viernes, 25 de abril de 2014

Semana ¿santa?






La verdad que el fin de semana largo de semana santa pude comprobar personalmente que la vida nos está cambiando tan imperceptiblemente que no nos damos cuenta, pero que ya no somos los adolescentes que fuimos y estamos entrando en una etapa de post adolescencia o pre-juventud. Y aunque toda esta 'evolución' se esté dando sin que yo o los 'diositos' nos demos cuenta, no podemos dejar de admirarnos de esto que nos sucede y de preguntarnos al mismo tiempo cómo canalizar todos estos cambios de una manera más consciente y reflexiva..

Ahora entiendo, el por qué cuando yo era un pre adolescente y empecé a escribir mis 'diarios' virtuales, muchos no me creían lo que contaba. Es que hoy, casi a punto de cumplir 23 años (que viejo por favorrrrrr...!!!) me doy cuenta que viví una adolescencia 'acelerada', 'quemé' (salté) varias etapas evolutivas y tuve 'sexo gay' a la edad de que la mayoría de los chicos gays de esa misma edad, se la pasan de conflicto en conflicto, sintiéndose marginados, incomprendidos, poco tolerados y todo lo que sienten y perciben estos 'gaycitos', llegando a provocarse daños físicos e incluso, llegando al suicidio.

Y acá viene lo 'particular' de lo que planteo. No sé si fue porque conformé un grupo de 'diositos' gays que desde el 'vamos' (comienzos) nos relacionamos entre nosotros, nos desinhibimos totalmente y tuvimos sexo casi todos con todos. Y mi característica de ser 'patrón de estancia' ayudó mucho a que yo, sea el causante, de mantener unido al grupo, de hacerlos experimentar sensaciones nuevas, de profundizar sus sentimientos y de permitir hacer que cada uno expresara libremente lo que le viniera en ganas, respetando al 'otro' y siempre sintiéndose 'parte' de un grupo...

Aunque ahora, ya no es como antes, donde los horarios y los tiempos coincidían porque todos estábamos en el colegio secundario. Entonces era posible ponerse de acuerdo fácilmente, organizar salidas o encuentros, armar 'rutinas' y disfrutar de la vida como la Vida mandaba. Pero ahora es diferente. Cada uno tiene horarios y tiempos diferentes y si bien el grupo no se disolvió nunca, si cuesta mucho hacer coincidir nuestros tiempos. Así que aprovechamos el fin de semana largo de semana santa, para volver a la casa de campo, donde siempre pasamos momentos inolvidables en todo sentido. Revivimos viejos tiempos y renovamos antiguas fidelidades...

Y esta vez no faltó nadie. Ni los 'grandes', ni los 'medianos', ni los 'chicos' que se nos unieron el sábado 'santo': los 'pollitos BBs' (Carlitos, el 'otro' Nachito que es hermano del Pollo, cuatro amigos del Nachito 'mío' más el Nachito, todos de 13 años más el Pollito, Luciano y el Pollo que tienen 16 y 17). Los invité a que pasaran el fin de semana con nosotros, más que nada para 'espantar' el fantasma que yo mismo creé. Al final y al cabo, que sea lo que la Vida quiera: yo tengo que estar bien, sentirme bien por mí y por el Nachito, apoyarlo y ayudarlo en todo lo que pueda, pero dejar que él sea el arquitecto de su propio destino.

Esta vez fueron todos, como cuando éramos chicos... No faltó nadie...!!! Ni siquiera el Gasti o el mismísimo Sebi...!!! Creo que teníamos necesidad de vernos, reencontrarnos y volver a disfrutar de cada uno de nosotros y de los diferentes momentos, de la mejor manera como cada uno lo entendía. Obviamente el fin de semana largo de la semana 'santa' fue un fin de semana 'non sancto', donde 'sodomizamos' y 'gomorrizamos' a todo aquel que por propia voluntad y libre albedrío, hizo lo que quiso o lo que sintió en ganas. Explotamos a 'full' el derecho a roce y volvimos a revivir y recrear buenos momentos vividos.

Además, los días, fueron excepcionales. Un sol brillante y una temperatura tibia daba para disfrutar del campo y de nosotros mismos en cualquier lugar y no solamente, de noche y en una cama. Creo que 'cogi' (follé) y me 'cogieron' (follaron) en mil posiciones diferentes, en muchísimos lugares distintos e innumerables 'partenaires'. Dimos 'rienda suelta' a todos nuestros deseos y los únicos que se salvaron fueron los pollitos 'BBs', aunque supongo que algunos, de alguna manera, perdieron la 'virginidad' (al menos, la mental) aunque no me consta que hayan perdido alguna de las otras virginidades... jeeeeee...

También hablamos mucho de nosotros, sobre nosotros y de la vida. El jueves y el viernes santo, compartimos la comida, los momentos de ocio, los juegos físicos e intelectuales, los momentos de reflexión y posteriormente las camas. Nos disfrutamos de diferentes maneras, durante el día y la noche. Siempre en un clima distendido, amistoso y cordial, características que no obviamos en ningún momento y no sé por qué, el sábado desembocamos en una verdadera 'orgia', que transformó todo el ambiente, en un clima especial, donde nos liberamos de toda 'represión' que podíamos traer y volvimos a vivir intensamente nuestra adolescencia.

El sábado santo a la noche, después de un día intenso en todo sentido, a diferencia de los otros días, comenzamos temprano, a tomar alcohol y a 'calentar' el ambiente, jugando 'a la botellita' o al 'monte nudista', juego de naipes, que recreamos copiando de una película yanky, que varios de nosotros vimos, donde se repartían los naipes y a los que le tocaban un naipe de valor más pequeño, se debía sacar una 'prenda' (algo de ropa) hasta que la mayoría terminaba con muy poca ropa y los de más 'mala suerte' totalmente desnudos, recibían posteriormente diferentes 'castigos' sexuales que debían cumplir para satisfacción de todos.

Después de la cena y ya en la sala, porque a la noche refrescó bastante, el abundante alcohol, la música, las luces apagadas y la penumbra del ambiente, empezó a hacernos efecto, así que nos fuimos juntando en grupitos: los pollitos 'BBs' por un lado y los demás por otro, especialmente para 'transarse' y entrar en 'climax'. Total, casi  todos (había algunos pollitos BBs que no) sabían que éramos amigos con 'derecho a roce', derecho que se mantenía inalterable y aunque respetamos a las parejas conformadas, si ellos aceptaban las proposiciones 'deshonestas' que les hacían, casi siempre (por no decir siempre) encontramos respuestas positivas...

Como creí que íbamos a 'intensificar' lo que habíamos hecho el jueves y el viernes santo, pero la presencia de los pollitos 'BBs' amigos de mi Nachito y el otro Nachito, hizo que nos inhibiéramos, así que decidimos 'preservarlos' de alguna manera. Para eso, me 'inmolé' para hacer ajenos a los pollitos 'BBs' de todo lo que estaba pasando en la casa. Aunque sé que el Pollito y Carlitos ya andan haciendo 'algo' y Luciano también, igualmente, los arrastré para que me acompañaran y con el resto de los pollitos 'BBs' fuimos a caminar por el campo de noche, sin otro motivo que sacarlos del ambiente altamente sexualizado que se vivía en la casa..

También vinieron conmigo, el Matius y el Juani. Todos, fuimos a un 'claro' del bosquecito de la entrada, a mirar las millones de estrellas que fulguraban en el cielo negro y hablar de diferentes cosas. Subrepticiamente, en la oscuridad de la noche, no pude evitar que algunos tuvieran algunas 'transas' (caricias) inevitables, especialmente lo que conformaban una pareja, pero la oscuridad de la noche, ocultó todos esos acercamientos. Después, cuando a los más chicos de los 'BBs' les dio sueño y frío, volvimos a la casa. El silencio de la noche y de la casa era increíble. Los únicos ruidos, sordos, provenían de los dormitorios...

Diálogos susurrantes, ruidos extraños, algunos quejidos, risas sofocadas y gemidos ahogados, que alcanzábamos a escuchar, más el alcohol que habíamos ingerido en exceso y el tiempo que había pasado sin que tuviéramos más contactos íntimos, hicieron que tanto el Matius y el Juani por un lado y el Pollo, el Pollito y Luciano por el otro y con una muy buena y planificada estrategia, los invité a hacer 'algo' entre nosotros. Así que los seis, después de un corto diálogo esclarecedor de lo que queríamos hacer y de como entendíamos esa situación, erradicamos nuestras inhibiciones y complejos y terminamos gozándonos durante una buena parte de la noche, haciendo un sexteto que por razones obvias se transformó en dos tríos, cuyos integrantes 'rotamos' permanentemente y que disfrutamos en forma increíble, aunque dudo mucho, que podamos volver a repetir algo como esto... jeeeeee...





lunes, 21 de abril de 2014

Haciendo tiempo 2





Continuación del post anterior...

Como yo había terminado de comer, Federico me invitó a su departamento que estaba en las inmediaciones, a tomar café, mientras él aprovechaba a comer algo y así podíamos seguir conversando. Como yo no tenía otros planes, le dije que sí, que lo acompañaría, pero que no tenía  todo el tiempo del mundo porque a las 16 horas tenía que estar en la facultad. Federico me dijo que estaba bien, porque él a las 15.30, debía estar nuevamente en el trabajo. 

Con ese plan, pagué lo que había consumido y me fui con Federico a su casa, y aunque mis planes eran pasar un rato, haciendo tiempo y recordando tiempos 'idos', Federico, tenía otros pensamientos... Entramos al edificio donde vive Federico, tomamos el ascensor y bajamos en el piso 19. Federico, vive en un departamento de un ambiente, muy chiquito, con muy pocos muebles y bastante austero. Mientras Federico calentaba un trozo de tarta en el microondas, me preparó el prometido café.  

Después con una excusa que no alcancé a escuchar, Federico entró al baño mientras yo me asomaba al pequeño balcón del departamento, a observar la magnífica vista que se me ofrecía a los ojos desde aquel lugar. Como realmente estábamos muy altos, me dio un poco de vértigo, así que decidí regresar nuevamente al interior del departamento. Allí ya estaba Federico, sentado en un pequeño sofá de dos cuerpos, invitándome a sentarme a su lado. Hecho esto, comenzó con un interrogatorio al que no estaba preparado...

Me preguntó por qué había reaccionado como lo había hecho en el baño del colegio cuando estábamos en el secundario, si era verdad que yo noviaba con el Sebi, si yo era 'gay o bi', si era verdad que para demostrar que no era gay tuve que demostrarlo 'saliendo' (teniendo sexo) con la Agus y varias preguntas más. Yo no estaba cohibido para nada pero no sabía cuál era la intención de Federico con semejante interrogatorio. Así que para terminar con eso, yo también le hice algunas preguntas, mucho menos inquisidoras que las que me hacía él.

Me terminó respondiendo con algunas evasivas hasta que admitió que se había 'distanciado' con la novia y que no sabía lo que le estaba pasando, pero desde que me vio en la casa de Julia, estaba confuso con sus sentimientos, de allí la disolución de la pareja y la cantidad de veces que nos encontramos 'casualmente' en diferentes lugares y momentos, algunos días después hasta que se convenció de que mi homosexualidad no era tal y se terminó alejando de mi vida hasta el re encuentro de hoy.

Y allí mismo, me dijo que estaba muy 'caliente' (excitado) conmigo y quería probar 'hacerlo' (tener algún tipo de actividad sexual) conmigo. Y la verdad que no sé por qué reaccioné como reaccioné. Federico no es un 'diosito', una por la edad que tiene y la otra, porque dista bastante de serlo. Además es mayor que yo, por lo menos 4 años y no reúne las características que busco en los 'diositos' con los que tengo sexo. Pero en lugar de 'blanquear' (aclarar) mi sexualidad, me negué totalmente a tener algún tipo de sexo con él. 

Mi reacción lo desconcertó tanto que casi terminó rogándome e intentando por la fuerza, besarme en la boca, cosa que rápidamente eludí. Pero lo tenía tan cerca, que no pude evitar que me empujara y cayéramos sobre la cama. Y allí, recostado sobre mí, trataba de besarme en la boca mientras que una de sus manos, buscaban mi entrepierna y se detenían sobre mi pija que ni siquiera estaba erecta, pero que de tanto manosearme, logró que se me parara. Igualmente no lo dejé hacer. Realmente me deseaba. 

Pero no quería 'abusar' de mí. Sólo quería que fuera yo, quien abusara de él. Quería 'petearme' (masturbarme con la boca) y que lo 'cogiera' (follara). Extrañamente, le dije que se había 'equivocado'. Que yo no era 'gay' ni siquiera 'bi' para asentir a tener sexo con otros varones. Le dije que me disculpara pero que yo no era lo que él pensaba. Me zafé rápidamente de la situación en la que estaba, me acomodé la ropa como pude y salí sin decirle más nada. Sé que esto de 'tener sexo por tener sexo' realmente, conmigo no va. 

Solamente tengo 'sexo' con algún 'diosito' que me gusta o 'hago el amor' con quien realmente así lo siento. Pero, esto con Federico, no era ni una cosa ni la otra. Simplemente no me gusta tener sexo con 'cualquiera'. Primero lo tengo que 'conocer', sentir 'amigo', después viene el 'roce' y luego, si se profundizan los sentimientos llegamos a conformarnos como 'pareja'. Pero tener sexo con alguien que apenas conozco y que sinceramente no me atrae, conmigo no va. No me gusta el sexo 'express' (rápido). El 'toco y me voy'. No sé si este pensamiento mío de hoy será así siempre, pero bueno, equivocado o no, yo me considero el 'arquitecto de mi propio destino'. Lo único que espero es no arrepentirme de todo esto en el futuro, cuando sea viejo y vea como en el chat gay de acá, muchos 'maduritos' suelen buscar el sexo 'express' como una forma de satisfacer sus necesidades sexuales. Claro que ellos también, son 'los arquitectos de sus propios destinos'... O no...???



miércoles, 16 de abril de 2014

Haciendo tiempo





No sé que está pasando por la cabeza de los padres del Pollo que cada vez lo mezquinan más. Es como si de pronto, se hubieran dado cuenta de que el Pollo estaba haciendo cosas 'raras'. El padre no tanto, porque como los padres están separados, el padre no le pasa mucha 'bola' (atención). Únicamente los fines de semana que se los lleva a la casa, a él y al hermano más chico, pero de ahí no pasa. La única que lo controla y mucho, es la madre y es ella, la que lo mezquina. Se habrá dado cuenta de algo...???

La verdad que me desconcierta porque siempre nos cuidamos al extremo de no hacer ninguna cosa que despertara sospechas en la madre. Es más, muchas veces, le dí atención 'preferencial', lo cuidé como pocas veces cuidé a ninguna de mis parejas (reconozco que es chico todavía y que quizás por eso, extremé tantos cuidados), pero... Así que de a poco, nos fuimos 'alejando', no tanto por nosotros, sino por la madre y para no ponerlo en evidencia y provocarle problemas yo también me alejé de él.

El hecho de esta 'separación' con el Pollo me llevó a una abstinencia de sexo a la que no estoy preparado. Luciano y el Pollito, desde que empezaron las clases, tampoco los veo como en las vacaciones. Más ahora, que dejé de darles las 'clases particulares' que les venía dando y que me permitía no sólo verlos, sino interactuar con ellos, especialmente con Luciano. No con el Pollito, con quien, después de su primera experiencia conmigo, se automarginó y no respondió más a mis 'insinuaciones' de volver a hacer 'algo'.

Y por si esto fuera poco, el trabajo 'temporario' que me había conseguido la madre del Pollito también se terminó y muy a su pesar, no me dieron la posibilidad ni siquiera de seguir trabajando haciendo cualquier cosa allí dentro de la 'ART' (Aseguradora de Riesgo de Trabajo) donde prácticamente había aprendido a dominar todas las tareas que me habían asignado, sino que el hecho, de ser el único 'varón' en un ambiente femenino, nos había hecho muy bien a todos. A ellas, laboralmente y a mi económicamente hablando.

Así que ahora paso mis días entre la facultad, mi casa y 'tirando' (repartiendo) currículums vitae. Mi función ahora es ser 'amo de casa' ya que hoy por hoy no tengo trabajo, así que me estoy encargando de todo lo que la casa necesite o se refiera. Ayer, cerca del mediodía, tuve que ir a pagar unos 'impuestos' y la patente del auto, y como estaba sin nada por hacer, me fui a un banco céntrico y de paso, dí algunas vueltas por ahí y aproveché para repartir algunos currículums que tenia impresos.

Después y un poco menos agobiado por el 'fantasma' que yo mismo creé y alimenté sobre la presencia del Nachito en casa y nuestra influencia, me fui a comer algo a una 'lomitería' (lugar donde se venden entre otras cosas, 'lomitos', que viene a ser casi lo mismo que una hamburguesa, con la diferencia de tener, en lugar de carne picada, un sabroso y grueso bife de carne de lomo de ternera asada, queso, jamón cocido, tomate, lechuga y huevo), todo acompañado por papas fritas 'bastón' y un enorme vaso de Coca Cola de 500 cc.

Ya que estaba ahí y era la hora de la salida del colegio, del Nachito, le mandé un sms para que se llegara y almorzara conmigo, porque del colegio, no estábamos tan lejos que digamos, pero el 'pendex' (chico) tenía otros planes y me dijo que no. Así que pedí nomás un 'lomito' y mientras lo comía pensaba en mis cosas y en como se estaba desenvolviendo mi vida. Había derrotado al 'fantasma' del Nachito, pero volvían a surgir viejos 'fantasmas' (la falta de dinero, de pareja, de trabajo, de una familia, etc, etc.)

Con esos pensamientos negativos estaba, cuando vi pasar por la vereda, un muchacho con una cara que me pareció conocida. Y que me miró abstraídamente, tal como miraba yo, a la gente que pasaba por el lugar. Pero a diferencia del resto, esta persona se detuvo, me miró fijamente, me sonrió, me hizo un gesto con la mano y volviendo sobre sus pasos, entró en la 'lomitería' y con una ancha sonrisa se acercó a mí, preguntándome cómo estaba. Mi memoria, en milésimas de segundo, me trajo su nombre: Federico.

Con Federico, nos conocimos en la casa de Julia, mi hermanastra, un día que fui a comer. Él era el novio de una amiga de Julia y si bien, ambos vendíamos 'heterosexualidad' hasta por los poros, en un momento que nos quedamos solos, nos dijimos mucho con las miradas y con nuestros pensamientos, pero no fuimos más allá. Después de esa vez, nos volvimos a encontrar, casualmente, en la calle, donde Federico me dijo que habíamos ido al mismo colegio, con la diferencia que cuando él egresaba, yo recién comenzaba el polimodal.

Me recordó aquella anécdota, cuando salí a defender al Sebi de los de 6º año, que se juntaban en el baño o en las cercanías del baño, y allí, les quitaban la merienda o el dinero o molestaban haciendo 'bullying' a todo aquel chico, especialmente los más chicos y que no fuera de 6º año y que osaran usar el baño. El Sebi usó el baño, los de 6º le quitaron la merienda y el dinero que llevaba y yo, en un rapto de 'amor y locura' (ya éramos pareja con el Sebi en secreto) salí a defenderlo.

Todavía me acuerdo, el silencio que se produjo en el baño, cuando prácticamente lo conminé al 'mandamás' de los de 6º año que le devolviera lo que le había sacado al Sebi. Aquello fue una locura impensada de mi parte. Pero ese día, no sé que pensaba el jefe de aquellos abusadores, que lejos de hacerme amedrentar por el resto de sus seguidores, me preguntó qué pensaba hacer yo en el caso que no le devolviera nada. Y mientras me decía esto, puso su cara a la altura de la mía pero lo suficientemente cerca para que lo golpeara.

Y eso me dijo que hiciera. Que lo golpeara, si me animaba, al tiempo que me trataba de 'putito' porque había salido a defender al Sebi y los demás se arremolinaron en círculo a mi alrededor, esperando vaya a saber qué. El baño se había llenado de chicos, esperando ver como me masacrarían entre todos, pero no sé en qué pensó el 'mandamás' cuando acercó su cara y me dijo que si me animaba le pegara. Habrá pensado que no me iba a animar...??? Obviamente le pegué con el revés de mi puño, cosa que él no esperaba.

Recuerdo que se tiró hacia atrás, pero no tan rápidamente como para evitar que con los nudillos de mi mano, lo golpeara fuertemente en la nariz, haciéndolo sangrar a borbotones y salpicando con su sangre la pared azulejada del baño. La sangre que le salía era impresionante. Los demás testigos del hecho estaban anonadados. En ese momento aparecieron los 'celadores'. Al de 6º se lo llevaron a la enfermería y a mí, al despacho del director.

Federico recordaba aquella anécdota y se reía como si hubiera pasado ayer. También recordaba todos los planes que habían hecho para devolver aquella afrenta, pero todo quedó en la nada, cuando ellos egresaron y aunque yo comencé a 'salir' (noviar) con la Agus, para eliminar todo vestigio de mi homosexualidad, su mayor venganza fue que habían plantado y había germinado, la semilla de que yo era 'gay' y mucho me costó salvar mi 'honor' y borrar de mi vida escolar aquel término con el que me habían tildado. 

Como yo había terminado de comer, Federico me invitó a su departamento que estaba en las inmediaciones, a tomar café, mientras él aprovechaba a comer algo y así podíamos seguir conversando. Como yo no tenía otros planes, le dije que sí, que lo acompañaría, pero que no tenía  todo el tiempo del mundo porque a las 16 horas tenía que estar en la facultad. Federico me dijo que estaba bien, porque él a las 15.30, debía estar nuevamente en el trabajo. Con ese plan, pagué lo que había consumido y me fui con Federico a su casa, y aunque mis planes eran pasar un rato, haciendo tiempo y recordando tiempos 'idos', Federico, tenía otros pensamientos... (sigue)



miércoles, 9 de abril de 2014

Un nuevo fantasma





Desde que era chico, desde los 9 años y a partir de la muerte del Guille primero y a los 13, cuando sentí una gran 'atracción' psicofísica por el Sebi, en el cual descubrí que mi orientación sexual, ya no sería 'heterosexual', sino que en cambio sería 'gay' o a lo sumo 'bi' por la atracción que siento también por la Agus, muchos fantasmas aparecieron en mi vida, en esos diferentes momentos y en otros momentos también. Y después de mucho tiempo, vuelven a aparecer ahora y todo por el Nachito.

Como todos los que me leen saben, el Nachito es mi hermano menor, tiene 13 años y se vino a vivir con nosotros (mi hermano el Tato, el Tomi que es un hermano adoptivo que me dio la Vida y yo) a la ciudad, después de haber vivido durante mucho tiempo con mi mamá y su pareja, en un pueblo cercano a Rosario. La verdad que mi vieja tomó esa decisión, para facilitarle las cosas al Nacho primero, a ella después y a todos nosotros en general. Pero sin quererlo o no, me creó un nuevo 'fantasma' (temor).

Lo que pasa es que al Nachito lo amo. Creo que más que a mí mismo. Lo amo porque además de ser mi hermano más chico, lo amo por como es, por todo lo que tuvo que pasar y vivir. Y aunque todas las teorías científicas digan lo contrario, de que el ambiente no condiciona a los gays y yo comparto esas teorías para todas las personas en general, no siento lo mismo cuando al Nachito se refiere. Tengo miedo de que el 'ambiente' en el que vivimos, influencie sobre él y re oriente su heterosexualidad aparente.

Especialmente porque el Nachito se está desarrollando integralmente y tiene una personalidad ya 'marcada'. Tiene muchas cosas mías pero también del Tato. Físicamente es parecido a mí en todo pero tiene una personalidad avasallante y exteriorizante igual que el Tato. Vive permanentemente alegre, haciendo y diciendo 'boludeces' (bromas) y hablando siempre en 'doble sentido' (con por lo menos dos interpretaciones diferentes). Además se adaptó perfectamente a nosotros en este poquito tiempo.

Y eso que modificamos mucho las cosas que hacíamos en casa. Nos cuidamos más porque la presencia del Nachito nos lleva a cuidarnos más en todo sentido. Pero es él mismo, desde que vive con nosotros el que se 'liberó' en todo sentido y se adaptó a nuestra forma de vida. Anda desnudo o semidesnudo por la casa, para deleite de todos los 'diositos' que vienen a casa, compartió la ducha del baño conmigo un par de veces (si lo supiera mi vieja...) y hace otras cosas que me dicen que el Nachito es uno 'más' de nosotros.

Y acá es donde aparece el 'fantasma'. Y no es porque considere que los gays somos malas personas ni la homosexualidad es algo negativo, pero el Nachito, con 13 años y viviendo entre 'gays' y 'bis', lo veo tan vulnerable... Además está en pleno desarrollo sexual y por eso temo más.. Por ahí se me aparece el 'fantasma' de ver como podemos llegar a influenciar sobre el Nachito, que ve como los hermanos se van la cama: uno, el Tato, indistintamente con chicas o un chico (el Tomi) y el otro, yo, con chicos.

Y como el Nachito, se está desarrollando sexualmente, está ávido de saber, sentir y experimentar cosas relacionadas con el sexo. Y esto es lo que más me preocupa. Ya intentó hacer 'algo' conmigo, en un engaño pergeñado por el Tato pero se avenía a hacer 'cosas' conmigo o a que yo le hiciera 'algo' (un felatio o una masturbación) por mi condición de gay. Sé, positivamente que el Tato no le va a dar cabida, pero estoy seguro de que es capaz de 'meterle ficha' (tratar de convencerlo) para que lo 'avance' (seduzca) al Tomi, que como un buen boy scout, está 'siempre listo' para irse a la cama con cualquiera de nosotros.

Ya conversé de este tema con el Tomi y me dijo que no me preocupara, pero, como no voy a preocuparme, si el Tomi tiene el 'sí' fácil..??? Además, el Nachito califica perfectamente como un 'diosito' y puede llegar a torcer las 'convicciones' de cualquiera (no las mías), porque además de ser atractivo y simpático tiene un lindo físico en todo sentido y eso ayuda, aunque recién tiene 13 años. Además, si quiere hacer algo con alguno de los diositos, lo puede hacer tranquilamente sin que yo me entere y a esto también le tengo temor: al 'ocultamiento' de algo que yo considero natural en 'otros' pero que no puedo hacerlo con el Nachito, por tratarse del Nachito justamente, más allá de que defienda que todos tenemos derecho a tener sexo desde chicos y no creo que para disfrutar del sexo tenemos que tener 18 años o ser 'mayores de edad' como piensan mucha gente (incluidos muchos gays) todavía. De ahí este 'nuevo' fantasma que se me apareció y no desaparece porque yo mismo soy el que alimento su existencia. Será por aquello que 'lo importante no es lo que la Vida me hace, sino lo que yo hago con lo que la Vida me hace'...??? jeeeeee...