domingo, 28 de junio de 2015

Mecenas





En estos últimos días, Luciano y yo, nos estamos viendo más seguido. De pronto, es como si Luciano comenzara a 'abrirse' pero muy lentamente. Creo que le hizo y le hace, mucho bien que yo me dedique casi por entero a él. Porque si bien es 'mamengo' (nene de mamá), la madre le dio siempre siempre más 'bola' (atención) al hermano más chico que a él. Y el padre, no le dio nunca otra cosa que 'mamporros' (golpes) y prohibiciones de acercarse a otros chicos y socializar.

Así que Luciano creció en un ambiente bastante enfermo y él mismo, con sus características personales, pocas veces se mostró realmente tal como era. Para colmo de todo, es gay, orientación sexual que mantuvo y mantiene en secreto. Yo lo conocí así pero de a poco se fue 'soltando' más y más hasta que muy recientemente, con la separación de sus padres y el abandono del padre del hogar, Luciano comenzó a exteriorizar algunas actitudes diferentes pero positivas.

De todos modos, todavía mantiene algunas cosas de antaño. Es huraño, no le gusta socializar con gente desconocida, ni de su edad ni más grandes, es parco, para nada demostrativo y le cuesta horrores exteriorizar sus sentimientos. Ni qué decir, tener muestras de afecto entre nosotros o hacer el amor. Y a pesar de todo esto, tiene ese 'no sé qué' que aunque lo hace distinto a todo lo que conocí, despierta en mí una atracción psico-física-emocional que no puedo llegar a entender del todo.

Justamente por estas características es que nuestros 'encuentros' la mayoría de las veces son a solas y escasas, son las veces que nos juntamos con cualquier otro 'diosito' y su pareja. Pero de estos encuentros solos, en casa o en lugares solitarios, donde no hay nada de gente, me sirve para hablar mucho con él y conocernos más y mejor. Y aunque cuando estamos solos, se da permiso para tener sexo gay, generalmente se inhibe, teniendo yo que hablar mucho para conseguir algo de Luciano.

Así y todo, conversamos de muchas cosas y de cosas muy profundas. Por ejemplo, me dijo que desde que el padre ya no vive con ellos, la están pasando económicamente muy mal, La madre no trabaja y prácticamente la familia de ella (tíos y abuelos), están colaborando con el mantenimiento de ellos y demás gastos de la casa. Y entre esos gastos, están los gastos 'extras' que aparecieron ahora y que se relacionan con el viaje de fin de curso a Bariloche, que Luciano va a hacer ahora en julio.

Por ejemplo, el viaje ya lo tiene pagado, pero ahora la empresa de turismo que los lleva, les dijo que por el aumento de ciertas 'cosas' tuvieron que agregar una última cuota 'extra'. También les sugirieron alquilar acá en Rosario, ropa para la nieve, ya que en Bariloche, el alquiler de ese tipo de vestimenta era muy caro. Y también les agregaron algunas 'excursiones'  que están muy buenas pero todos estos gastos 'extras' insumen un dinero que en este momento, Luciano no tiene.

Por suerte, Luciano tiene ropa de abrigo para llevar. Solamente le faltaría alquilar la ropa para la nieve, una 'campera' (chaqueta/cazadora) muy abrigada y un par de 'borceguíes'. Y allí aparecí yo, cual 'mecenas', que con mucho disimulo, sutileza, cariño, paciencia, dulzura y mil actitudes y sentimientos más, convencí a Luciano después de una extensísima resistencia, para que aceptara 'mi' dinero (que es el que me había dado el Nesti -cosa que él no sabe) para comprar lo que le falta.

Así que ayer, viernes, fuimos a la salida del colegio, a alquilar la indumentaria para la nieve y de ahí, fuimos a ver 'camperas' y 'borceguíes'. Demás está decir que caminar con Luciano por la peatonal, compartiendo momentos es algo realmente impagable. Claro que caminando 'separaditos', como dos buenos amigos y no demostrando ningún tipo de sentimiento, más que el de una estrecha amistad, existente entre nosotros. De todos modos, ambos gozamos de nuestra compañía.

Finalmente, compramos una 'campera' espectacular: reversible, es decir, que se puede usar de los dos lados. Con 'capucha' (caperuza) y mil bolsillos de todo tamaño. Del lado de adentro, está revestida en tela 'polar' re abrigada y tiene también mil bolsillos. Le llega hasta la mitad de la pierna, casi a una cuarta de la rodilla. La verdad que me costó un 'huevo' (testículo) y la mitad del otro, pero no estoy arrepentido para nada, porque lo hice por Luciano que se merece lo mejor que le pueda dar. 

Después, fuimos a comprar los 'borceguíes', que también me costó el otro medio huevo que me quedaba, pero la verdad que están sensacionales desde el punto de vista que los miremos. Luciano no cabía en sí de la alegría y me prometía una y otra vez que él iba a saldar su deuda conmigo, pero yo estaba más que contento, por verlo feliz a él. Para no tener 'bolonkis' con la madre, Luciano le va a decir que la campera la compró en una 'feria americana' (lugar donde venden ropa usada). 

Más tarde y cuando ya nos íbamos a buscar el auto a la cochera, nos encontramos de frente con el Yani. La verdad que casi nos 'topamos' (chocamos) de frente, así que no tuve más remedio que saludarlo y limar las asperezas que manteníamos desde aquel encontrón cuando era pareja del Juani. Apenas si intercambiamos algunas palabras. Luciano se mantuvo alejado unos cuantos pasos y no participó de la charla inicial. Esa situación me obligó a llamarlo y a presentarlo como a un 'amigo', aunque el Yani, sabedor de mis 'gustos' me preguntó si era un 'amigo' o un 'amiguito', haciendo que Luciano se pusiera rojo de vergüenza. Así que le tuve que reconocer que éramos pareja y como el Yani estaba apurado, me hizo prometerle que nos encontraríamos otro día y café mediante, conversaríamos de nosotros, porque la verdad que hace mucho que no lo hacemos. En el viaje a casa, le conté a Luciano, cosas del Yani. A la noche, como todos los viernes, Luciano se quedó a dormir en casa, así que aproveché, antes de hacerle el amor, de contarle absolutamente todo del Yani. Y de todas esas 'cosas', algunas me quedaron 'picando' (dando vueltas) en la cabeza... Y si el Yani...???





lunes, 22 de junio de 2015

Acoso nestiniano





Y como dice el refrán que 'la cabra al monte tira', eso es lo que me está pasando desde hace unos días. Ya me había pasado antes pero nada más que un par de veces. Pero, ahora empezó a hacerse casi continuo para convertirse en un verdadero 'acoso'. Este acoso me lo está haciendo el Nesti. Todo empezó hace unos cuantos días. Al principio, muy tímidamente pero a medida que fueron pasando los días, los mensajes por whatsapp y las llamadas telefónicas comenzaron a sucederse cada vez más.

Al principio, había decidido no atenderlo, pensando que se iba a cansar de mi indiferencia y me iba a dejar de molestar. Pero, contrariamente, a lo que yo esperaba, los esfuerzos del Nesti para contactarme, se redoblaron y se hicieron más intensos. Hasta que decidí atenderlo y combinamos un reencuentro en un bar que está cerca de mi casa. Esta vez, fui solo, sin el apoyo de Luciano, porque ya tomé la decisión, y es 'cosa juzgada' de no volver a relacionarme con el Nesti.

Así que el 'encuentro' fue bastante parecido al que tuvimos cuando decidimos 'romper' la relación, aunque esta vez, tuvo algunas variantes. Esta vez, no lo contaba a Luciano, para que me diera fuerzas para resistir los embates del Nesti. Y no lo hice, porque pensaba que no lo necesitaba a Luciano como finalmente no lo necesité. Además, porque no quería que Luciano supiera, por ahora, todo lo que me había pasado con la relación que mantuve con el Nesti.

En esta oportunidad, el Nesti, vino con 'perfil bajo' (sin buscar protagonismo o  notoriedad). Pero, pronto, me mostró las 'garras'. Y como en la primera reunión que tuvimos, el Nesti, habló 'loas' de mí, me ensalzó increíblemente y renovó y aumentó, todas las promesas que me había hecho en ese momento. Con la excepción, que ahora, me ofrecía más, muchísimo más. Pensaba recompensarme, de reanudar nuestra relación, con más dinero, ropa, departamento, auto, viajes y muchas otras cosas.

Pero esta vez, yo la tenía más 'clara' y no necesitaba de Luciano ni de nadie que me apoyara. La decisión de no continuar con la relación con el Nesti, ya la había tomado y no tenía ningún deseo de reanudarla, como el mismo Nesti, lo ansiaba. Así que fue eso lo que le dije. También le dije que estaba en 'pareja' con un 'chico' del que no le di mayores informaciones. Pero, el Nesti me dejó la 'oferta' en suspenso, para que yo 'la pensara bien y no le contestara en ese momento'.

Hasta me pidió 'clemencia' y que 'pensara bien' lo que iba a contestarle. Que yo ponía en juego no solamente mi futuro sino que también mi felicidad y la de él. Que no podía olvidarme y que yo sabía bien que era casi imposible reemplazarme. Que dejáramos todo atrás y que lo que había pasado, no volvería a suceder. Que solamente había sido un capricho de él, tener 'sexo' con el Tomi y me aseguró que ya no volvería a pasar eso porque era yo, definitivamente, la persona a la que él amaba. 

Que solamente sería para mí y que redoblaba la apuesta para que nos fuéramos a vivir solos en un futuro más o menos inmediato. Que los hijos me aceptaban, me querían y me extrañaban 'horrores' y que había tenido problemas con los dos más grandes, por el tema, de no dejarlos ir solos al colegio. Que había tenido que contratar un 'remisse' (auto alquilado con chofer) para que los llevara y aún así los hijos estaban disconformes y pedían por mí. 

Y que esa actitud de los hijos, él también la sentía pero aumentada, obligándolo a andar 'caliente' (excitado) todo el día y recurriendo a la masturbación y a los buenos recuerdos que yo le había dejado. Y me comporté mal. Porque, aunque tenía totalmente decidido no darle esperanzas y rechazarlo rotundamente, le mentí y le dije que necesitaba 'tiempo' para pensarlo. Que yo no había quedado bien anímicamente con la separación y que por eso, volví rápidamente a tener 'pareja'. 

El Nesti aceptó mi propuesta de esperar 'un tiempo'. Me dijo que él me daba todo el tiempo que yo considerara necesario siempre y cuando, le alimentara una llamita de esperanza para que volviéramos a ser pareja. Incluso me devolvió las tarjetas de débito y de crédito y me dijo que iba a depositar dinero en mi cuenta bancaria para que yo dispusiera de él, asegurándome que ese dinero, no me obligaba a nada, que no lo viera como 'presión' sino solamente como 'agradecimiento'... 

Finalmente, y después de esquivarlo y rechazarlo varias veces durante ese rato, dejé que apoyara su mano sobre la mía y me la acariciara como le gustaba hacerlo siempre. Me rogó que fuéramos al departamento, aunque sólo sea por algunos minutos: solamente para 'transa light' (besos, franela, paja y 'petes' (felación)). Me aseguraba que no habría nada de droga ni de alcohol ni de desnudos. Algo 'rapidito'. Bien 'express'... Como para que yo le sacara la 'calentura' que tenía y nada más. 

Pero le dije que no. Que yo tenía que decantar muchas cosas antes. Que me disculpara pero todavía yo no estaba preparado para volver a tener 'sexo' con él. Me dijo que estaba bien y que me comprendía, También que sabía como me había sentido y lo que yo sentía en ese momento y que sabía del mal momento económico por el que estaba pasando. Así que en un gesto estudiado, sacó del maletín que traía, un 'fajo' de billetes de $ 100 (la más alta denominación que tenemos). 

Me dijo que había $ 10.000 (algo así como u$s 1.100 o € 950). Que eran para mí, sea cual fuere mi respuesta porque yo me los había 'ganado' haciéndolo realmente feliz durante esos 3 meses que fuimos 'pareja' como nunca lo había sido. Y que iba a haber muchos 'fajos' iguales a ese, más si yo volvía ser pareja de él. Finalmente, me dijo nuevamente que fuéramos, aunque más no sea, 'unos minutos' al departamento, pero le volví a decir que no y ya no volvió a insistir. Me miró con cara de 'cordero degollado', se levantó y se fue. Cuando me quedé solo, pensé en mí y en mis sentimientos. El Nesti parece no darse cuenta que me está tratando como si yo fuera un 'taxi-boy' (prostituto). Y yo no soy ni quiero ser un 'taxi-boy'. Sinceramente, mi mente 'tapó' todos los sentimientos que sentía, tenía y exteriorizaba hacia el Nesti. En todo ese tiempo, que hablé con él, me parecía que comenzaba recién a conocerlo. Y mi memoria, se empeñaba a traerme a mi mente, imágenes de Luciano, en diferentes momentos, amándonos. Quizás por 'despecho' o por lo que fuere, con el Nesti, estoy 'jugando con fuego' . Pero muy en el fondo, creo que lo que quiero es 'venganza' por lo que me hizo y por lo que le hizo al Tomi. Y aunque esté 'jugando con fuego' estoy totalmente convencido de no volver a 'quemarme'... jeeeee... 









martes, 16 de junio de 2015

Permiso concedido





Acá se siguen deshilvanando los días sin ningún tipo de cambios. Ya me cansé de repartir 'currículums' por toda la ciudad pero no hay trabajo. Y el que hay, es 'full time' (exclusivos de 8 horas), mal pagos (400 dólares mensuales), esclavistas (12 horas de trabajo y poco sueldo) o con horarios rotativos (una semana de mañana, la otra de tarde y la tercera de noche y se vuelve a empezar). Así que a este 'paso' voy a tener que recurrir a 'conocidos y/o recomendaciones'. Otra no me queda...

Mi relación con Luciano está en su 'cenit'. Nos vemos poco pero cuando nos vemos, nuestro encuentro se caracteriza por los altos niveles de 'voltaje'. O sea, en lugar de 'cantidad' de tiempo, preferimos la 'calidad' de tiempo. Y en ese tiempo, 'explotamos', es decir, exteriorizamos terriblemente, nuestra pasión y nuestro amor. Son dos días a la semana, viernes y sábados, donde nuestros encuentros son intensivos y nos dejan 'de cama' (extenuados) pero felices.

El resto de los días, nos hablamos por 'celular' (teléfono móvil) o nos comunicamos por medio de mensajes por 'whatsapp'. A veces, por skype pero menos. Y aunque parezca 'rutinario' no lo es. Nuestros conversaciones son íntimas, intensas y constantes, lo que me demuestran que el interés de Luciano es real y continuo. A la mañana, me escribe desde el colegio, mientras está en clase, mensajes de whatsapp. A la tarde y a la noche, nos hablamos.

El sábado pasado, vísperas del domingo, día de las elecciones, Luciano vino a casa a cenar. Estábamos solos porque los otros 'pájaros' se habían ido. Así, mientras preparábamos la cena, tuvimos una charla íntima e intensa, sobre un aspecto que a Luciano 'no lo deja dormir' (estar tranquilo) y es su negación de su orientación sexual frente a terceros. Esto es, él íntimamente, se manifiesta gay pero hasta ahí. Delante de la gente, él no reconoce que es gay y se muestra 'hetero'.

Obviamente, ésto le trae problemas y grandes, especialmente porque Luciano, como ya dije en otros posteos, es muy lindo físicamente. De allí que permanentemente, esté rodeado por 'chicas' de su curso como también de otros cursos. Y Luciano, aparenta sentirse atraído por esas mujercitas, cuando en realidad, él no siente para nada esa atracción. Pero, para no despertar sospechas, no solamente las acepta sino que también las estimula para que esos 'encuentros' se produzcan.

Así, esa noche, me planteó, aunque más que un 'planteo' fue una especie de pedido de 'autorización' para que Luciano, en el viaje de fin de curso, pueda 'intimar' hasta donde pueda o lo dejen llegar esas chicas con las que se relaciona. Todo sea para salvar las apariencias, no solamente, con las chicas que van al viaje sino también con el resto de los chicos, ya que la mayoría, ya lo tiene conceptuado como un tipo que 'gana' (seduce/conquista) siempre y que coge/folla a quien quiere y cuando quiere.

Y hoy por hoy, las chicas están tan 'fáciles' que no dudo que Luciano, pueda llegar a tener sexo 'light' o del otro, más profundo, todas las veces que quiera o que se lo proponga. Más en el viaje de fin de curso a Bariloche, donde todo es libertinaje desenfrenado. Y aunque yo sé, que mi 'autorización' era mi 'espada de Damocles', no le podía decir que no, porque sé que para salvarguardar la imagen que tiene, Luciano iba a hacer lo que quería y no lo que yo decía. 

Así que le dije que le diera para adelante, que yo creía y confiaba en él y todo eso. Él me juró y re juró que lo hacía solamente por las 'apariencias' y por nada más. Y a mí no me queda más que creerle, aunque en el fondo, albergo mis temores, que a Luciano le terminen gustando las 'conchas' (vaginas) más que las 'pijas' (penes) y me termine dejando y dando por finalizada nuestra relación. Pero, bueno, qué otra cosa, podía hacer...??? Decirle que no...???

Así que le dije que sí, le aseguré que yo estaba muy seguro de él y de su fidelidad. Y que con mi consentimiento, lo único que yo buscaba, era que él, se sintiera seguro y apoyado en todo lo que hiciera porque de última, yo no iba a estar 'celoso' de la chica que lo consiguiera y que lo disfrutara. Especialmente, porque yo sabía íntimamente, que con ellas 'tendría sexo' pero que conmigo, 'haría el amor' y que eran cosas totalmente distintas. Eso sí, que usara 'forro' por las dudas, siempre...!!!

Luciano me dijo que estaba bien y que así iba a ser. Que él solamente tendría sexo y nada más y que no me preocupara, porque las que tenía, eran relaciones sin sentimientos. Y que era muy diferente lo que había entre nosotros, por lo que él sentía por mí. Pero ni estando solos ni diciéndomelo a mí, Luciano lo dice libremente. Sino todo lo contrario. Lo dice pero le da mucha vergüenza exteriorizar lo que piensa, dice o hace conmigo. Balbucea, tartamudea y se pone 'colorado' (rubor)

Es algo que no lo puede evitar: sentir vergüenza de exteriorizar su amor hacia mí, otro varón, aunque yo sea gay. Yo lo entiendo (a veces) y otras veces, me parece algo enfermizo, pero ya sé que es así. Trato de comprenderlo y disfrutarlo sin ponerlo en verdaderos 'bretes' (encierros) del que le cuesta mucho salir. Lo mismo le pasa cuando nos 'transamos' (besamos y acariciamos) o cuando 'hacemos el amor'. Luciano se entrega en cuerpo y alma, pero tengo que ser yo, quien le diga lo que quiero que haga porque no tiene iniciativa ninguna. Lo que le digo que haga, lo hace, sin decir nada ni 'chistar' (protestar) pero a veces, no sé si lo estoy 'atorando' (apurando demasiado), si le gusta o no, si lo ansía o qué, porque Luciano se limita a obedecer, aunque sé positivamente, que disfruta todo. Igualmente, cuando estamos solos, no opone ninguna resistencia y me deja hacer. Yo aprovecho la situación y lo disfruto plenamente, como el sábado pasado, que tuvimos sexo en la cocina, donde lo penetré primero 'de parado' un buen rato. Después, fuimos al dormitorio, donde en mi cama, lo volví a penetrar, lo empalé como a mí me gusta, con mucha más comodidad y en una posición, donde podemos vernos las caras, disfrutarnos plenamente y saber ambos, que el amor que nos profesamos es verdaderamente auténtico... jeeeee...






martes, 9 de junio de 2015

Espada de Damocles





Acá hay un refrán que dice: 'Cuando el pobre se arremanga, hasta el culo se le ve'. Y es así nomás. Ahora que estoy dispuesto a renunciar a mi 'poliamoría' y ser totalmente fiel, las oportunidades de seducir y conquistar 'diositos' en todos lados, aumentaron exponencialmente por mil. Claro que también se debe al 'destape' (deshinibición) total y completa de los géneros para dejarse ver y disfrutar de su condición/orientación sexual que los hace fácilmente asequibles.

Y esto se está dando cada vez más. Cuando yo empecé a caminar por este mundo gay, en mi pueblo, apenas si conocíamos a dos 'gays' totalmente asumidos. Los dos eran 'viejos', ya 'maduritos' y vivían solos. Se sabía que eran homosexuales pero no escandalizaban a nadie ni tampoco nadie sabía nada de sus vidas. Venían a la ciudad a 'putanear' pero en el pueblo, eran ciudadanos modelos. Uno era amanerado y el otro, totalmente afeminado pero ninguno de los dos, dio que hablar nunca.

Y en la ciudad pasaba otro tanto. Y a pesar que Rosario, siempre quiso ser una ciudad 'gayfriendly', no podemos olvidar nuestra 'mojigatería' y cercenábamos todos los derechos y la exposición de los gays. Pero ahora, todo eso cambió y si bien, todavía se condena a los gays, ahora se ven por la calle, parejitas de chicos o chicas, más o menos jóvenes, abrazados o tomados de la mano y prodigándose 'arrumacos' ante la vista, escandalizada de la gente. En el fondo se nota que esto todavía molesta.

Igualmente ya no es necesario tener el famoso 'radar-gay' para detectar a un gay en la calle. A algunos se les nota la orientación sexual más que en otros y a los que nada se les nota, ellos mismos, lo hacen notar. Obviamente, hay de todo: gordos y flacos; morochos, negros y blanquitos; rubios, castaños, colorados y negros; adolescentes, jóvenes y no tanto; lindos y feos. Gays y 'bi'. En una palabra, hay de todo. Claro que siempre los hubo, pero ahora se muestran sin inhibiciones.

Así que yo ando por la vida, como 'gordo a dieta'. Deseando comer todo lo que veo pero cuidándome por mi 'dieta'. Por favorrrrr...!!! Y como el imán, los polos opuestos se atraen, tengo que andar por la calle, haciéndome el 'exquisito' porque una 'banda' de feos de todas las edades, me tiran buena 'onda' y tratan de seducirme y conquistarme. Y también, están los otros: verdaderos 'diositos' que me 'comen' con la mirada y que me invitan a 'avanzar'.

Y no solamente 'avanzar' sino también, 'tirarme a la pileta' porque me muestran que tiene agua. Hay miles de ejemplos...!!! Y quizás yo lo note más ahora, que no trabajo y que ando mucho por la calle. A la mañana, cuando llevo al Nacho al colegio o al Tato y a Tomi a trabajar. Cuando voy o vengo de la facultad, cuando ando por el barrio o voy de compras al supermercado. Es terrible...!!! 'Llueve sopa y yo con un tenedor en la mano'...!!! jaaaaaaa...

Pero bueno, tengo que soportar todo, porque esto de ser fiel es decisión mía y de nadie más. Amo a Luciano y tengo que serle fiel, aunque me cueste horrores. Para colmo, Luciano es tan 'asexuado'...!!! No es normal en un chico de casi 18 años...!!! No le gusta 'penetrar' y permite que lo 'penetre' porque sabe que lo deseo muchísimo, pero nada más. Me felaciona y se deja felacionar porque sabe que me gusta pero si por Luciano fuera, su vida sexual se limitaría a las caricias y punto.

Solamente compartimos la cama, la noche de los viernes y sábados y es cuando 'hacemos el amor'. El resto de los días, duerme en su casa y yo en la mía. No le gusta estar con los 'diositos' ni que nos vean juntos. Aunque sí disfruta (y mucho) cuando estamos o salimos solos. Le gusta ir a lugares solitarios donde acepta y devuelve con pasión mis besos y mis caricias impúdicas y otras exteriorizaciones sexuales, como 'pajas' (masturbaciones). Prefiere las 'pajas' a hacer otra cosa.

Luciano es así y lo tengo que aceptar. Me cela terriblemente, especialmente con Tomi, porque sabe que vive en casa, que no tenemos parentesco y aunque nos consideramos 'hermanos' tuvimos/tenemos sexo con él y existen fuertes sentimientos en el presente. También de los otros 'diositos' porque conoce mi idea de la 'isla' y de los amigos 'con derechos'. Además no termina de asumirse 'gay' y se tilda de 'bisexual', pero creo que lo hace porque no termina de aceptarse y por temor al que dirán.

Además, se muestra ante el mundo como 'hetero', relacionándose con chicas y 'calentándolas' (excitándolas) con su belleza adolescente y con algunos atributos corporales, de los que ya hablé en otro post, pero del que sólo disfruto yo. Además es muy 'sexy' y 'sensual' con la gente que lo rodea y con las mujeres en general. Y aunque sé que me ama hasta el hartazgo, no solamente porque me lo dice sino también porque me lo demuestra, igualmente, me da temor de perderlo en cualquier momento, porque aunque sé positivamente que por ahora me muestra su faceta 'gay', en algún momento, puede exteriorizar su 'bisexualidad' y lo pierda con una chica. Por ahora, solamente son temores infundados míos, pero igualmente son temores que no me dejan disfrutar totalmente este lindo momento que estoy viviendo. Amo a Luciano y no quisiera ni me gustaría perderlo por sus inseguridades y su inestabilidad emocional. Creo que estoy 'pagando' de alguna manera, lo que les hice vivir a otros diositos que en el pasado se relacionaron conmigo. Ahora comprendo que no es nada grato, sentir esta 'espada de Damocles' balanceándose sobre mi cabeza. Espada que me hacen sentir, Luciano por un lado con sus actitudes inentendibles y por el otro lado, un montón de 'diositos' gays que no conozco y que veo a diario en la calle y que me provocan invitándome 'a tirarme a la pileta porque tiene agua'. Y yo en el medio, tratando de mostrarle a Luciano que soy un amante fiel, pero que muy íntimamente, en el fondo, es algo que no soy ni que siento... jeeee...






jueves, 4 de junio de 2015

Celos






El sábado a la noche, hicimos todo lo que teníamos planeado. Fuimos al recital de María Creuza, una cantante brasileña, que canta melódico y a la salida, fuimos a cenar, con Luciano, al restaurante chino donde trabaja Franco. Más que nada quería agasajar a Luciano por todo lo que me está dando en este tiempo y por lo bien que me hace sentir, estando a su lado. Ir al restaurante chino, es mucho decir, al menos para mí, porque casi todos los platos chinos, son a base de arroz, pescado y verdura cocida.

Esa es una de las contradicciones que tengo con Luciano: la gastronomía. Si por Luciano fuera, viviría comiendo comida china, tanto que creo, que si existe la 'reencarnación', Luciano fue chino en su otra vida. Sino no se explica tanto fanatismo...!!! Así que apenas entramos, Franco nos vio y nos ubicó en un lugar preferencial, cerca de la cocina y desde allí, nos llenó la mesa de platos con diferentes tipos de arroces, pastas, pescados, mariscos y verduras cocidas.

Por suerte y como Franco sabe que yo soy un carnívoro de llanura y que no 'comulgo' para nada con la cocina china, me mandó a la mesa, algunas exquisiteces cárnicas, como carne acaramelada de cerdo asado, pollo y ternera con 'tallarines' (fideos) chinos y otros bocados que no eran de arroz, ni de pescados o mariscos ni de verdura cocida tampoco. Para beber, como Luciano no toma alcohol, Franco nos hizo llegar unos jugos chinos de frutas tropicales, realmente muy ricos.

Después fuimos para casa, no sin antes, satisfacer las cientos de preguntas que Luciano me hizo sobre Franco. Preguntas que al principio pensé, que como Franco es un verdadero 'diosito', le gustaba a Luciano. Después, y como los interrogantes, venían cargados de fina ironía, me di cuenta que Luciano estaba celoso. Ya otras veces, tiempo atrás, me había mostrado algo de esta 'faceta', pero no tanto como a partir de ese día, que no sé qué bicho le habrá picado...

Para colmo, el Tomi no tuvo mejor idea que enviarme un 'wsp' (mensaje de whatsapp) apenas había pasado un minuto después de las 12 de la noche, felicitándome por mi cumpleaños. Eso bastó para que Luciano comenzara haciéndome una 'escenita' de celos que yo al principio, creí que era una broma pero después fui comprendiendo que Luciano hablaba en serio. Recién se calmó, cuando le conté bien toda la historia del Tomi, como entró en nuestra vida y qué representa para nosotros.

Como iba diciendo, después de cenar fuimos para mi casa y allí dimos rienda suelta a todo nuestro amor y a toda la pasión que ambos nos despertamos. Luciano, verdaderamente, es mi 'yin' y yo vengo a ser el 'yang' de nuestra relación. Nos entendemos a la perfección y nos complementamos extraordinariamente. Vivimos el momento y dejamos que todas las cosas que sentimos y deseamos, fluyan naturalmente (atención Instinto), sin sugerir, indicar o pedir nada al otro.

A la mañana siguiente, nos levantamos, desayunamos juntos y después lo llevé a la casa, no sin antes, asegurarme que iba a esperarme para volver a la tarde, para el momento en que fueran todos los 'diositos' y celebráramos mi cumpleaños como se debe. Nosotros (el Tato, el Tomi, el Nachito y yo) seguimos para la casa de mi abuelo, donde almorzamos en familia. La pasamos re bien y tuvimos un día fantástico e increíble, con mucha comida y bebida en un buen ambiente familiar.

Al fin de la tarde, después de la clásica merienda, me despedí de todos y me volví a casa. Antes, pasé por la casa de Luciano. Juntos fuimos a casa. Preparamos todo y esperamos que fueran llegando el resto de los 'diositos'. Luciano es un chico 'especial' por el lado que se lo mire. A diferencia del resto de los 'diositos' con los que sexualmente me relacioné, le molestan las manifestaciones de cariño, especialmente, cuando esas manifestaciones se exteriorizan y hay gente alrededor.

Realmente no entiendo ese tipo de actitudes y me desconciertan porque no sé en qué momento desea que lo acaricie o lo bese y cuando no. Como ya sé que ante la gente no le gusta que le haga nada, no le hago nada. Se conforma con algún contacto de piernas, brazos o manos si estamos sentados juntos. O algún entrecruzamiento de miradas, pero hasta ahí. Después, está el otro tema: es re celoso. Realmente no le conocía esta 'faceta' pero ahora que intimamos más, se vuelve insoportable.

Reconozco que en mis otras relaciones, no fui un modelo de fidelidad, pero ahora, que estoy haciendo las 'cosas' bien, a Luciano le asaltan estas inseguridades propias de un adolescente enamorado. Ese domingo, con los 'diositos' estuvo atento a todos y a todo, especialmente lo que yo decía y hacía. Salvo el Yani y Felipe que se auto marginaron solos, los demás fueron todos. Hacía mucho tiempo que no nos reuníamos y podíamos disfrutar un tiempo todos juntos. Fue algo realmente lindo.

Comimos, bebimos, conversamos de mil cosas diferentes, recordamos muchísimas anécdotas, escuchamos música y finalmente bailamos apretaditos, aprovechando como siempre la sensual voz de Caio y las sugestivas melodías de la música brasileña. También aproveché para conversar con los que hacía mucho que no lo hacía. La mayor sorpresa me la dio el Rata, con quién hablamos durante un buen rato, por medio del skype y que me dijo que pensaba venir en las vacaciones de invierno.

Después y como fueron llegando, también se fueron yendo, hasta que nos quedamos los 'pollitos', Luciano y yo. Como los 'pollitos' querían ver no sé que cosa en la televisión, aprovechamos con Luciano para ir a la cocina y prodigarnos unos cuantos 'mimitos' que no habíamos podido darnos antes. Así, estábamos en plena 'transa', cuando Luciano empezó a preguntarme vida y obra de cada uno de los 'diositos' y comenzó a hacerme una 'escena' de celos que no esperaba.

Yo traté de explicarle como era todo y contarle, que con todos, en mayor o menor medida, habíamos tenido algunos 'encuentros' sexuales, siendo 'pareja' con algunos y como 'amigos con derechos' con otros. Pero en lugar de calmarlo, esto le creó más inseguridades y empezó con preguntas y más preguntas. Para evitar una confrontación que veía venir, traté de hacerle entender que todas esas relaciones eran del 'pasado', de cuando era más 'chico' y todo eso, sin ponerlo en conocimiento de mi 'poliamoría' porque seguramente eso iba a ser el detonante para una discusión que no sabía cómo terminaría. Por suerte, Luciano, después de muchas promesas y juramentos de mi parte, creyó en mí y en mi fidelidad. Finalmente, pude abrazarlo, besarlo y acariciarlo un poco en las partes pudendas, pero no mucho, porque temía que entrara cualquiera de los 'diositos bebés' y nos vieran. Así que estuvimos un rato más 'transándonos' (acariciándonos) hasta que decidimos reunirnos con los 'diositos bebés'. Llevé a todos hasta la casa, como les había prometido a las madres y me despedí de Luciano, pensando cuanto amaba a ese 'pendejo' para renunciar a mi 'poliamoría' y dedicarle mi total y absoluta fidelidad. Una tarea 'apoteósica' pero que creo, que vale la pena intentarla. Al menos eso creo hoy... jeeeee...