domingo, 30 de agosto de 2015

El viudo alegre





El sábado pasado festejamos el cumpleaños de Caio: 25 añitos. Caio vino a descubrir sus 'agachadas' (debilidades) gay acá en Argentina porque en Brasil, Caio, siempre fue todo un 'hombrecito' hetero, hecho y derecho... jeeeeee... Bueno, junto con Caio, también cumplió años el Lucho. No muchos menos: 23. Así y todo, es una de las pocas 'parejas' que se mantienen y que aún a pesar del tiempo que sigue pasando, sigue brindándome la amistad de los primeros tiempos.

Los otros que se mantiene como pareja, son el Andy y el 'diosito' Emma y el Tomi y el Nico, que aunque 'andan' juntos, no terminan de ser una verdadera pareja. El resto y por diferentes motivos, se separaron o se hicieron de nuevos amigos, generalmente de la facultad, del club o vaya a saber de donde. De tanto en tanto, solemos reunirnos, alrededor de un buen asado de ternera a las brasas y recordar otros tiempos, que disfrutábamos de la vida como la misma Vida nos proponía.

Esto para decir que a la 'joda' (fiesta) de cumpleaños del Caio, de todos los que supimos ser en algún momento, fuimos algunos pocos. Los 6 que forman las parejas que nombré antes, el Matius con su nuevo 'novio' y yo, el 'viudo alegre', sobrenombre que me impusieron, porque saben, que aunque estoy en pareja con Luciano, él no quiere integrarse al grupo y por ende, no participa de ninguna de las fiestas o 'movidas' que hacemos. En fin...

También estaban algunos amigos y primos de Caio, que habían ido a Bariloche para las vacaciones de invierno y que estaban retornando a Brasil, pero que aprovecharon el cumpleaños de Caio, para hacer un paréntesis en su viaje de regreso. La verdad que la pasamos más que bien. Comimos a lo grande y nos bebimos todo y de todo. Hablamos hasta por los codos, contamos 'chistes', recordamos buenos momentos y cantamos y bailamos la música que sonó durante la sobremesa.

Ya muy entrada la madrugada y con una 'borrachera' de no creer, decidimos emprender el regreso. Caio junto a sus padres y hermanos viven ahora fuera de la ciudad en un barrio 'privado'. Y como yo no estaba en condiciones de conducir, producto de la borrachera que tenía, Luizao, uno de los hermanos de Caio se ofreció a conducir él. De paso, llevaba a los amigos de los primos hasta el hotel donde se alojaban. Caio iba a llevar a otros y el Matius y el Andy, a los que faltaban.

Por suerte, había muchos autos, así que. por ese lado, no hubo problemas. Los problemas, empezaron después que salimos. Mientras los otros autos, fueron por la ruta vieja, nosotros fuimos por la autopista. Un poco para evitar los controles de alcoholemia y otro poco, para no demorar tanto tiempo. Yo tenía una 'mama' (borrachera) que no veía y todo por culpa de Caio que cumplía años y de Lorenzo, que me hizo pasar una semana fatal que traté de olvidar con alcohol... jeeeee...

Mientras íbamos viajando sentí que Luizao le decía algo en portugués a los 3 que viajaban en el asiento de atrás. Yo que iba dormitando, me desperté cuando noté que el 'Palito' perdía velocidad y Luizao, lo estacionaba en la 'banquina' (franja lateral de la ruta). Cuando le pregunté que pasaba, me señaló el reloj de la temperatura. La aguja del reloj había entrado en la zona roja, indicando 'peligro'. Así que no tuvimos más remedio que estacionar el auto en la banquina y mirar el motor.

Apenas abrimos el capot, una densa humareda, nos envolvió completamente. El vapor de agua no dejaba de salir. El fresco de la noche me sacó un poco el adormecimiento que tenía. La humareda era mucha. Probablemente, nos habíamos quedado sin agua, pero era imposible ver el bidón del radiador. Fue en ese momento, cuando se produjo el segundo problema. En ese lugar, no había 'señal' para los celulares, así que estábamos totalmente incomunicados.

No podíamos avisarle al resto que nos estaba pasando ni tampoco podíamos llamar al 'auxilio mecánico'. Tratar de detener a los autos que pasaban fue inútil. Así que decidimos esperar que el motor se enfriara. Ponerle un poco de agua destilada que yo llevaba en el baúl y seguir viaje. Y eso fue lo que hicimos. Cuando palpamos el motor y comprobamos que ya no estaba tan caliente, eché el agua en el bidón. Una nueva humareda y el tercer problema: el agua caía por debajo del motor.

Toda el agua que le eché, el motor la tiró por debajo. Algo se había roto. Lo más probable, que fuera una manguera, pero entre la humareda y la oscuridad de la noche, era imposible comprobarlo. Una cosa era segura, no podíamos quedarnos ahí para siempre. No nos quedaba otra que ir a buscar señal para el celular, agua o un remolque. No podíamos mandar a los brasileñitos por cuestiones obvias. Tampoco podía ir Luizao y yo y dejar a los brasileñitos solos en el auto.

Así que Luizao y dos brasileñitos más, propusieron desandar el camino hasta el enlace que habíamos pasado, bajar por allí y volver a la casa de Caio. El tema era que de noche, todo el mundo está a la defensiva, más por la edad de estos 'pibitos' y el tema 'choreos' (robos), pero otra no nos quedaba. También era re peligroso caminar en la oscuridad por la banquina, pero que podíamos hacer...???Así que se fueron dejándome a mi y a otro de los brasileñitos que me haría compañía.

Con el otro chico pusimos balizas para señalizar el auto. De tanto en tanto, éramos iluminados por las luces de los autos que pasaban a gran velocidad y sin detenerse. Allí y tratando de entendernos de la mejor manera posible, entablé un diálogo interesante, con ese morenito brasileño, que la Vida me puso en el camino. No sé por qué no le había prestando mucha atención. Era un verdadero 'diosito'...!!! Tenía todo lo que yo le pido a 'mis' chicos. Con una excepción: éste era 'morenito'...

Morenito, no 'negro'. El pelo 'semimotoso' indicaba que sus antepasados seguramente habían sido africanos. Pero su color de piel, café con mucha leche, denotaban la presencia de la raza blanca en su sangre. También indicaba la mezcla de razas, sus ojos verde amarelhos como su bandera, que resaltaban su belleza aún en la oscuridad de la noche. El resto de los rasgos, aunque atenuados, son los de la raza negra... También sería su pija...??? Porque dicen que los 'negros' la tienen grande...

Por favor...!!! Cómo se me había escapado de mis percepciones siempre 'vigilantes'...??? Para colmo la oscuridad de la noche no me dejaba observarlo bien. Esa belleza a mi lado, terminó por quitarme los vapores del alcohol. Se llama Inacio, así sin 'g'. Tiene 20 años y estudia 'economía' o algo así. Nació en San Pablo pero no vive ahí y aunque él me recordaba del mundial, yo hubiera jurado que nunca lo había visto. Cómo  no ver semejante 'diosito'...??? Imposible...!!!

Lo 'malo' es que Inacio no habla ni español ni portuñol ni nada. Habla un portugués raro, muy regional y lleno de matices y lo hace tan rápido, que cuesta comprender que es lo que dice o quiere decir. Pero igual hablamos, con el lenguaje universal de los gestos y las señas, y así nos entendimos un poco. Me gustaba mucho su risa y sus dientes, blancos y alineados. También su sonrisa y su mirada pícara. El 'morenito' me estaba seduciendo. Yo estaría seduciéndolo a él...??? 

En un momento, decidimos entrar al auto porque el frío de la madrugada se hacía sentir. Sintonizamos una radio con música romántica 'ochentosa' que escuchamos en silencio. El ambiente lo quebró el propio Inacio cuando me dijo algo que no comprendí. Me pareció que, entre todo lo que dijo, había dicho 'gay' pero me podría haber dicho mil cosas, que como no comprendía la mayoría, me quedaba en silencio. Al silencio lo rompí, cuando ya no soporté más y gracias al alcohol que corría por mis venas, me animé y pasé mi mano, temerosamente, por la reacción que podía tener Inacio, por su cabello, en una caricia que denunciaba mis intenciones. Inacio me miró fijamente pero no dijo nada ni tampoco quitó mi mano. Y cuando yo estaba por retirarla y pedirle disculpas, Inacio tomó mi mano con su mano, mientras me miraba fijamente. La verdad, no sabía como iba a continuar ese momento. Pero, un camión semirremolque, que estacionó en la 'banquina' unos metros delante nuestro lo destruyó... (la termino en una próxima entrada porque se está haciendo muy larga)...







lunes, 24 de agosto de 2015

Lolo





La verdad que nunca pensé que sería tan difícil. Mejor dicho, difícil y además, complicado. Se llama Lorenzo, pero le dicen 'Lolo'. Tiene 16 años y es un 'semidiosito' que no alcanza la categoría que le doy a los 'diositos' pero poco le falta. Un accidente del que no pregunté mayores datos ni tampoco me los dieron, dejó a Lorenzo, desde finales de octubre del año pasado, postrado en una silla de ruedas, paralizadas sus piernas y sin ningún tipo de sensibilidad.

Lolo es el tercer hijo de 3 varones y 2 mujeres que tienen sus padres. Viven en la zona norte de mi ciudad, en un barrio residencial y cercano al río. Por lo que se puede ver 'a vuelo de pájaro' tienen un muy buen pasar económico y podrían disfrutar de la vida sino fuera por el infortunio de este chico. Durante la entrevista que tuve con sus padres, me dijeron que Lorenzo tiene un carácter 'especial' que se vio acentuado desde el momento del 'accidente'.

Va a hacer un año del accidente y de que no puede caminar y a pesar de las operaciones y del tratamiento kinesiológico que le hicieron, no hay adelantos de ningún tipo. Esto llevó a que Lorenzo, que había entrado ya en una depresión importante, la acentuara más aún. En todo este tiempo, está con muchísimos cuidados de rehabilitación médica, kinesiológica y psicológica, todas hechas en sanatorios o ámbitos dedicados específicamente a eso, pero, con resultados negativos.

Esto obligó a los padres a duplicar el esfuerzo y la rehabilitación se hizo también en la casa. Y le pusieron un 'acompañante terapéutico' con el fin de apuntalarlo en todo lo que pudiera. Pero como el tiempo fue pasando y no había resultados positivos, la relación 'profesional-paciente' se fue deteriorando hasta que llegó al momento actual. Lorenzo rechaza todo tipo de rehabilitación y también todo tipo de terapia. Está depresivo, agresivo, irónico y cruel con todos los que lo rodean.

Y los padres y hermanos ya no saben qué hacer, cómo tratarlo o qué reacción tener ante sus actitudes. También me dijeron que yo era el tercer 'acompañante terapéutico' y que esperaban que por ser el tercero, sería el que 'venciera'. Claro que por el momento, por más ganas que yo ponga, mis esfuerzos son todos en vano. Lorenzo prácticamente no me habla y cuando se digna a hacerlo, lo hace en forma cortante. Todo el tiempo está callado y enojado con la Vida, lo cual es lógico y comprensible, pero...

Lorenzo, prácticamente, no sale de su habitación individual y solamente mira, absorto y pensativo, por la ventana de su dormitorio. Todo lo que le atraía, ya no le atrae y no quiere recibir la visita de amigos y ahora está rechazando todo tipo de rehabilitación. Desde el 'vamos' (el comienzo) rechazó a sus acompañantes terapéuticos por diferentes causas. Y no soy el tercero como me dijeron, sino el sexto o séptimo. Los primeros fueron tipos con gran experiencia y terminaron todos rechazados. 

Así que los padres de Lorenzo, optaron por descartar a los más competentes y buscaron a alguien que congeniara con el pibito. Como tengo que ir a la facultad, pacté con los padres 'acompañar' a Lorenzo, 4 horas diarias, todos los días (excepto fines de semana). No tengo una función específica, solamente acompañarlo, brindarle 'contención' y ayudarlo en lo que no pueda o no se anime a hacer. No hablamos de dinero pero me dijeron que, si mi trabajo los satisfacía, duplicarían mi sueldo.

Más o menos, mi profesor de la facultad, que me consiguió la 'changa' (trabajo temporal) me dijo cuánto estaban cobrando el 'acompañamiento terapéutico' pero los padres de Lorenzo no quisieron hablar de momento del tema y me dijeron que como estaba a 'prueba', recién hablaríamos del tema, si veían que mi relación con Lorenzo y mi 'trabajo' fuera satisfactorio. De lo contrario, me pagarían estrictamente lo que deberían y cada uno seguiría su camino.

Así que quedamos así, pero por como van las cosas, no creo que dure mucho en este trabajo. Por muchas ganas que ponga, no puedo 'llegar' (congeniar) con el pibito. Hasta ahora, no soy más que un 'sirviente' especializado y obediente a los caprichos del pendejito y esto, aunque es comprensible, no me gusta. A la larga, sé que voy a congeniar con este pibito, pero para eso, necesito tiempo. Claro que hace 'nada' que trabajo con este pibito pero los padres están muy ansiosos e impacientes y quieren ver resultados. Y aunque me brindan materialmente todo lo que necesito, siento sus miradas expectantes continuamente. Por ahora, Luciano, que sigue exteriorizando su bisexualidad, se constituye en mi 'confesor' y como es apenas un año mayor que Lorenzo, creo que me va a servir y mucho, para comprenderlo mejor. Así que en eso estoy ahora. Como me dijo una vez mi viejo, 'nadie me dijo que la Vida me sería fácil' pero por lo que veo, la Vida no sólo no es fácil sino también complicada... jeeeeeee...





lunes, 17 de agosto de 2015

Poco seso





'Poco seso' es una forma de llamar, acá, a la persona poco inteligente. En esta caso, está utilizado como una fina ironía ya que con esa palabra, quiero describir diferentes situaciones totalmente contrarias a lo que intento decir con el título de este post. El primero de ellos, se refiere a mi situación estudiantil. En poco más de 20 días, rendí y aprobé, 3 materias y un 'trabajo de campo', que venía estudiando o que ya había estudiado, rendido anteriormente y por diferentes motivos, no aprobadas.

Bueno, en esta oportunidad, con bastante esfuerzo me metí de 'lleno' (completamente) en la fase final de mi carrera y comencé, casi sin planearlo, en la 'cuenta regresiva', es decir, que ya estoy dentro de lo que sería la fase final de mi carrera universitaria. Me quedan por cursar 8 materias, de las cuales, 3 son 'seminarios' cuatrimestrales, 3 son materias 'anuales' y 2 son específicamente relacionadas con la 'residencia' final. En pocas palabras, en poco tiempo más, seré 'psicólogo'... Qué tal...???

La verdad, que cuando empecé a estudiar, nunca pensé que iba a llegar tan lejos y a estar tan cerca de terminar con la carrera. Me falta el esfuerzo final y en este momento, Luciano es mi 'leitmotiv'. Creo que está igual de entusiasmado que yo, en coronar exitosamente, este esfuerzo que estoy haciendo. Me acompaña y me motiva en todo momento y se me ofrece, todo él, física y espiritualmente, para que yo no afloje en este último tramo. Incluso, quiere seguir mis pasos universitarios... jeeeee...

Realmente, en estos últimos meses, Luciano cambió muchísimo y creo que para bien. el divorcio de sus padres y mi rompimiento de la relación que yo tenía con el Nesti, fueron las causas de este cambio. Creo que Luciano, necesitaba 'atención exclusiva' y tanto la madre como yo se la dimos. Y ahora, estamos cosechando lo que le dimos. De a poco, Luciano fue cambiando y si bien, es bastante 'bipolar' en muchos aspectos, creo que estas actitudes, están marcadas por la adolescencia que está viviendo.

Por suerte, el 'síndrome Bariloche' le afectó poco y nada. Pudo ocultar que es gay y se mostró tan 'hetero' como quería mostrarse. Es más, su incipiente noviazgo 'hetero' está llegando a su fin. Luciano está haciendo lo posible para 'romper' la relación con la 'minita' que está saliendo. Ella lo cela y lo quiere en exclusividad. Luciano, aprovecha esto y hace todo lo contrario: no le presta atención, viene mucho a casa e inventa 'encuentros' con otras chicas. Algo así como el principio del fin.

También, estoy estudiando una posibilidad de trabajo. Al final, el trabajo que me había ofrecido el Nesti, aunque lo necesitaba y me pagaba bien, decidí rechazarlo por el compromiso que iba a tener con él. Así que para evitar problemas lo rechacé. Sí le dije que se lo diera al Yani porque era la mejor manera de tenerlo cerca sin que nadie sospechara nada y todo eso. Después de eso, al Nesti no lo vi más, pero ya va a volver a aparecer en cualquier momento, de eso estoy seguro...!!!

Esta semana que pasó, uno de mis profesores, del que soy 'ayudante de cátedra', me dijo sino me animaba a trabajar de 'acompañante terapéutico', aprovechando que yo estaba 'avanzado' en la carrera y necesitaba conseguir un trabajo de pocas horas y en donde se pagara bien. La verdad que me la dejó 'picando' (para que pensara la propuesta). Yo estoy totalmente indeciso. La paga es más que buena y puedo aplicar mucho de lo que sé, pero aún así, tengo mis dudas. El tipo me dijo que me iba a dar más detalles en cuanto los tuviera porque él tampoco sabía mucho de qué se trataba. Lo único que sabía es que era un 'acompañamiento' para un 'pibito', pero no tenía más detalles. Así que iba averiguar bien y me decía todo, esta misma semana. Así que por ahora, estoy 'deshojando la margarita'. Tengo que sopesar bien, todos los 'pro' y las 'contra', ya que, aunque estoy medio 'embalado' (bien dispuesto) no me gustaría fracasar, más en una cosa así, relacionada directamente con lo que estudié. Además, sé de casos muy difíciles de tratar y no me gustaría 'debutar' con un fracaso y menos con un pibito. Así que esto es lo que me está pasando ahora. Cuando todo parece que se encaminaba y marchaba bien, 'parió la abuela' (ocurre un imprevisto), se hace un gran 'bolonki' y todo vuelve a empezar... jeeeeee...






domingo, 9 de agosto de 2015

Mi novio 'bi'





Fue en el momento posterior a cuando hicimos el amor y antes de ducharnos y cambiar las sábanas, donde poco tiempo después, seguiríamos con la transa antes de dormirnos profundamente, soñando con nosotros, nuestro amor gay y todo lo demás, cuando Luciano, me empezó a contar de sus aventuras sexuales heteras en Bariloche. No sé si en todo el mundo es igual, pero qué fácil le resulta todo a los chicos 'heteros', especialmente con las 'minitas'. Qué fáciles son, por favor...!!!

Ellas mismas proponen a algunos de los varones a hacer 'cositas' relacionadas con el sexo y como siempre andan 'calientes' (aún en esos días) la 'cosa' es bastante fácil para ese grupo de 'elegidos'. Ni qué decir, para los 'diositos' como Luciano. Lo cierto, que había un grupito, integrado por los 'líderes' y los más lindos, que sabían de antemano, por así decirlo, que 'algo' iba a pasar en el viaje y que por eso, se habían puesto de acuerdo para viajar juntos. En ese grupo, iría Luciano.

El ómnibus en el que viajarían, era de dos pisos y lo compartieron, con chicos de otro colegio, para abaratar costos. Tenía 65 asientos, distribuidos en dos pisos: 15 abajo y 50 arriba. En el piso de abajo, además estaban el compartimiento del equipaje y el de los choferes, ambos, aislados de los pasajeros. También había un baño en cada piso. Los profesores del colegio y los padres acompañantes viajaban en el piso superior mientras que los pocos alumnos que viajaban en el piso inferior, lo hacían solos. 

En el viaje de ida y en el de vuelta, Luciano se ubicó en el piso de abajo del ómnibus, junto a otros chicos y chicas de su curso. El resto y los chicos del otro colegio, se ubicaron en el piso de arriba del ómnibus. El viaje durante el día transcurrió sin mayores novedades. El viaje demoró casi 20 horas, de las cuales, la mitad del viaje fue con luz diurna pero la otra mitad, se hizo por la noche. Y fue, a la noche, cuando comenzó el descontrol.

El piso de arriba estuvo medianamente controlado, pero, según Luciano, en el piso bajo, que es donde siempre queda sin vigilancia ni adulta ni paterna, 'corrió' mucho el alcohol. Y sus efectos desinhibitorios, se hicieron sentir rápidamente. Así fue que, entre bromas y juegos eróticos, Luciano comenzó a exteriorizar su libido heterosexual. Al principio no fueron más que 'escarceos' sexuales grupales sin otro fin que el de divertirse y pasar el rato, pero luego...

Luciano y algunos compañeros, con sus ocasionales parejitas, siguieron con caricias pudendas, amparados por el silencio y la oscuridad de la noche. Y si bien los tocamientos iniciales, comenzaron siendo inocentes caricias eróticas, lo que siguió a continuación, fue 'transa, franela, pajas y petes' intensos y silenciosos. Aparentemente, parecía que los ocupantes del piso inferior dormían, pero aquello, fue una verdadera Sodoma sobre ruedas.

Durante la estadía en Bariloche, Luciano no tuvo tanto sexo como había imaginado. Lo hizo solamente con una de sus compañeras y también tuvo un 'acercamiento' importante, con una 'minita' del otro colegio, alojados todos en el mismo hotel. En el viaje de regreso, hizo otro tanto, pero no fueron más que 'petes' en el baño del ómnibus con una chica diferente a la del viaje de ida, siempre en el baño del ómnibus y también de noche.

En una palabra, Luciano superó las 'pruebas' que tanto temía. Es más, me contó que en Bariloche, una de sus compañeras, después de tener sexo con Luciano, le pidió ser 'novios'. Luciano, con la esperanza de alejarla, le dijo a la pibita, que únicamente serían novios si ella se dejaba penetrar analmente. La pibita, la pensó algunos segundos y contrariamente, a lo que pensaba Luciano, le dio el 'okey'. Así que ahora, tengo un novio que tiene una novia. Otro Sebi, aunque en versión más joven...

La verdad, que esto no me gustó nada y me inquietó bastante. Luciano, no sólo tendría a varias pibitas para tener sexo y parecer 'normal' sino que tendría a esta pibita prácticamente 'pegada' a su lado y dispuesta a complacerle todos sus deseos. Pero me quedé más tranquilo, cuando Luciano, me aseguró, juró y re juró, que él me prefería a mí antes que a esa 'minita'. Y que prefería, aunque le daba vergüenza reconocerlo, hacer de 'pasivo' conmigo, que 'activo' con ella. Y bueno, está todo bien y aunque no me gusta mucho la idea, de compartir a mi pareja, con otra persona, me la tengo que 'comer' (soportar) porque no me queda otra que aceptar. Una porque de esa manera, Luciano se siente mejor y más seguro de sí mismo. A los ojos de la gente es un 'machito' espectacular, aunque, en la intimidad sea una 'minita' perfecta para mí. Y la otra, es porque no quiero, que por culpa de mi inflexibilidad, pierda a este 'pibito', que se posiciona tercero, de mis más preferidos, después del Sebi y de Marco. Lo que no me 'cabe' (gusta) es que coja/folle sin forro, porque no estoy dispuesto a chupar una pija que se metió en la 'concha' (vagina) o en el 'ortito' (culito) de una putita... En fin, la verdad que me tengo que 'bancar' (tolerar) cada cosas, que son de no creer...!!! Ya lo dijo Saint Exupèry en 'El Principito': 'debemos soportar a los gusanos, si después queremos ver a las mariposas'... jeeeeee...





martes, 4 de agosto de 2015

Protector protegido





Se nota que Bariloche hace milagros porque el Luciano que volvió, no es el mismo que el que se fue. Este Luciano, está mucho más 'extrovertido, exultante y provocativo'. Antes del viaje, era todo lo contrario: introvertido, depresivo y de perfil bajo. Algo yo había notado, el domingo en la casa, cuando la madre se fue a la cocina y nos dejó solos. Luciano, se levantó y se vino a donde estaba yo sentado y me estampó un beso en los labios mientras manoteaba mi entrepierna.

Otro tanto sucedió, el martes, que vino a mi casa. Yo, después de duchado, me puse como única prenda un holgado buzo de algodón, que cubría mis partes. Luciano, como nunca antes, tomó la iniciativa: me agarró la pija, comenzó a masturbarme y me daba sensuales besos en el cuello y me mordisqueaba la oreja. Yo apenas tomé el café que Luciano había preparado y lo llevé a mi dormitorio. Cerré la puerta con llave, lo desnudé mientras nos transábamos y lo tiré sobre mi cama.

En otros momentos y circunstancias, Luciano se había mostrado reservado, expectante y a la espera de mis indicaciones. Esta vez no fue igual que siempre. Luciano, se acostó a mi lado y sin dejar de pajearme y de besarme, me dijo que me había extrañado 'horrores'. Y que se dio cuenta, de todo lo que me amaba, mucho más que a cualquier miembro de su familia y casi tanto como a su mamá. Y eso, es mucho decir, para un pibito 'sobreprotegido' por la madre como lo es Luciano.

Y ante mis preguntas, de que me contara, cómo la había pasado en Bariloche, me dijo que bien, que ya me iba a contar después, pero que estaba muy caliente conmigo y haciendo caso omiso a mi curiosidad y arrodillado en la cama, con la pija erecta y cabeceante, se dedicó a masturbarme y a hacerme una felación espectacular. Todo lo que hacía, lo hacía con tanta pasión y contracción, que yo no podía creer, que aquello estaba ocurriendo. Y me estaba ocurriendo a mí...!!! jeeeee...

Sabedor de la atracción que me despierta su culito redondo, paradito, apretadito y duro, Luciano dejó la posición que mantenía, para girar un poco su cuerpo y hacer un '69' perfecto. Se introdujo toda mi pija en su boca y me siguió 'pajeando', mientras me ofrecía ese 'bocadito' que yo tanto apetecía y que lamí y chupé incontables veces mientras nuestra excitación sexual, iba 'in crescendo', hasta llegar a que el mismo Luciano, me rogara varias veces, que lo 'cogiera' (penetrara).

Siempre pienso como es posible que un varón tenga un culito tan perfecto como Luciano...!!! El sabe lo que tiene y en lugar de ocultarlo, lo resalta. Su 'cola' (nalgas/glúteos) es perfecta desde donde se lo mire. Y en realidad, yo no sé qué es lo que me atrae más: si la carita perfecta que tiene, la 'cola' (culito) o la personalidad de Luciano. A todos mis diositos, los eligí siempre por las caras, pero este es perfecto físicamente por donde se lo mire...!!! Claro que su personalidad... jeeeee...

Luciano seguía rogándone que lo cogiera. Obviamente que no lo hice rogar más. Lo puse de espaldas en la cama, puse sus pies en mis hombros y me arrojé sobre él. Mientras lo besaba desesperadamente, Luciano con sus manos, guió mi glande hasta su agujerito, al que previamente le había untado bastante gel con sabor a frambuesas. Su agujerito es muy apretadito y siempre me cuesta mucho penetrarlo. Pero, vencidas las primeras resistencias, luego se hace todo más fácil.

Apenas empecé con el movimiento dentro de su cuerpito adolescente, Luciano comenzó a masturbarse lentamente porque si lo hace rápidamente, eyacula enseguida. Así que tenemos que cuidarnos en eso. Luciano tiene que aguantar todo lo que pueda su calentura y no masturbarse rápidamente. porque es cuando eyacula a los pocos minutos. Pero, esta eyaculación temprana, la compensa porque no pierde la erección. Y a los pocos minutos, recarga nuevamente... jaaaaaaa...

Igualmente, como es pasivo, esto mucho no nos interesa. En Bariloche, donde tuvo sexo hetero, si tuvo que tener en cuenta estos detalles pero por suerte, los superó. Así estuvimos un muy buen rato, con el 'saca y pon'. Cambiamos de posición infinidad de veces. Ni Luciano ni yo queríamos que ese rato se terminara. Alargamos hasta donde pudimos la intensidad de la penetración. De la pija de Luciano, comenzó a manar sin cesar, abundante líquido pre seminal. 

Salía copioso por su glande y caía despaciosamente a su bajo vientre mientras Luciano no dejaba de gemir. No sé si por placer o por dolor, porque en ese momento yo aumenté la velocidad de mi penetración. Ambos estábamos disfrutando de aquel momento. Finalmente, cuando yo ya estaba a punto de eyacular, comencé a masturbar a Luciano, para poder, 'acabar' los dos juntos, cosa que hicimos con bastante precisión: él, acabó sobre su pecho y mi mano y yo dentro de él.

Después, le saqué mi pija, lo puse boca abajo en la cama, le pasé mis brazos por debajo de los suyos y con mis manos, sujeté las de él. Con mis pies, enredé los suyos y le abrí las piernas al máximo y volví a penetrarlo. Durante mucho tiempo más seguí lentamente ahora, con mi ondulante movimiento, tratando de meter mi pija profundamente en su cuerpito, tratando de dejar dentro de Luciano, mi última gota de leche y haciéndole sentir mi 'posesión' sobre él.

Así, jadeante y transpirado, mordisqueando su nuca y las orejitas y con un movimiento ondulante y esporádico, me mantuve sobre Luciano un buen rato más. Después, nos acostamos de lado, nos cubrimos y seguimos con la 'transa' post penetración.  Por suerte, para mí, mis temores se fueron disipando, cuando Luciano terminó admitiendo, que le gustaba más coger/follar conmigo que con una chica. Que ya me iba a contar, pero, que en ese momento, quería disfrutarme porque se dio cuenta que le gustaba 'estar' conmigo porque yo lo 'protegía' y él, se sentía 'protegido'. Y terminó de aniquilar todos mis miedos a perderlo, cuando me dijo, que me amaba más que a nadie en este mundo y me declaró todo su incondicional amor y su eterna pertenencia a mí. Qué más puedo pedirle a alguien a quien realmente amo y que más allá, de algunas 'felonías' de mi parte, quiero conservar a mi lado hasta el fin de mis días...???