martes, 6 de diciembre de 2016

Reproche divino





El sábado fuimos al campo. Obviamente, Luciano no fue. La idea era juntarnos todos los 'diositos' como cuando éramos chicos y re vivir épocas pasadas. Pero el grupo se cosmopolizó con la entrada de gente 'nueva', casi todos 'novios' o amigos 'con derechos' o a punto de serlo. Y, como no nos conocíamos todos, los recuerdos y las vivencias estaban fragmentados. Y aunque nos unió el menú: 'picada' de quesos, fiambres y snacks, asado con ensaladas, bebidas (gaseosas, cerveza y alcohólicas) y el infaltable balde de 5 lts de helado, no fue lo mismo. 

Más de la mitad del grupo, no había tenido las vivencias que nosotros habíamos vivido en nuestra época de adolescentes, despertando a una sexualidad 'diferente', con todo lo que eso implicó en nuestras vidas. Ellos, los 'nuevos', traían otras vivencias. Ni buenas ni malas, simplemente diferentes. Y nos dimos cuenta, qué sana fue la nuestra, porque aunque no dejó de estar presente el sexo gay ni el alcohol, no vivimos esa época traumática de confusión, dilemas y represiones. La vivimos llenos de momentos agradables y no tantos, pero siempre disfrutando la vida y disfrutándonos. 

Y aunque individualmente tuvimos momentos malos. infaltables, en la vida de cualquiera, como grupo, atesoramos momentos realmente inolvidables. Y recién ahora, quiero decir, ya de grandes, recurrimos a algún tipo de droga, como el 'porro' de marihuana, no sé si por moda, convencimiento o necesidad. En cambio, los 'nuevos', incursionaron en experiencias con diferentes adiciones no solamente de alcohol, sino también de pastillas y de cocaína. Y nos dimos cuenta que aunque todos teníamos, más o menos, la misma edad, hablábamos idiomas diferentes.

De todos modos, intentamos recordar y revivir el pasado, yendo después de almorzar hasta la laguna. Tuvimos que dar un rodeo enorme, porque la casa abandonada, ahora está habitada y todo el entorno, ya no es tan silvestre ni está abandonado. En un momento dado, Carlitos me pidió que lo esperara que iba a orinar. Así que, mientras el grupo se alejaba, me quedé pensando en todo lo que estaba viviendo con Luciano que prefirió ir a la casa de la madre y también con el Colo, que me hubiera encantado que estuviera ahí conmigo, compartiendo el lugar y el momento, pero es entendible su postura.

Como Carlitos se demoraba, decidí ir a buscarlo. Estaba oculto por un montecito de 'chañares' (tipo de árbol) con el pantalón y el slip apenas bajo. Supuse que estaba cagando, pero igual le pregunté que estaba haciendo (a veces, soy capaz de hacer las preguntas más estúpidas del mundo) me dijo que 'nada' y comenzó a acomodarse la ropa rápidamente. Cuando lo vi así, con el pantalón y el slip apenas bajo, mostrando sus lindas y blancas nalgas, no pude menos que acercarme, interrumpir lo que estaba haciendo (vestirse) y arrastrándolo contra un árbol, lo besé en la boca. 

Y mientras lo seguía besando, me aflojé el pantalón. Carlitos, metió la mano por debajo de mi slip y me empezó a pajear. Obviamente, yo hice otro tanto. Cuando estábamos en plena actividad masturbatoria intercambiada y besándonos como locos, me dijo algo que no esperaba: me preguntó si él había dejado de gustarme porque ya no hacíamos 'nada'. Le dije que no 'hacíamos' nada, pero no era porque había dejado de gustarme. Y como me hizo un 'pucherito' (gesto de tristeza con la boca), le tomé la carita y verlo a los ojos, me dio tanta ternura, que lo comí a besos ahí mismo. 

Yo estaba 'al palo' (re excitado y con la pija erecta) pero también medio confundido por todo lo que estaba pasando. No terminaba de entender que era lo que me planteaba y cuál era su reproche. Yo entendía que Carlitos pedía pija y pija le podía dar. Total estábamos solos y en medio de la nada y a resguardo de cualquier mirada indiscreta. Pero, nuestros celulares no paraban de sonar. Hicimos caso omiso a esas llamadas, pero, los 'diositos' fueron insistentes. Finalmente, decidimos atender los llamados y explicarles que ya los alcanzábamos. Casi simultáneamente., surgió este diálogo:

Yo: sabés, ahora que vienen las vacaciones y que tenés tiempo libre, podés venir a casa. Total, yo también estoy de vacaciones y Luciano, como trabaja y no está, podemos aprovechar para hacer 'algo'. Además, Luciano te conoce y no creo que tenga problemas de que hagamos 'algo', no te parece?

Carlitos: sí, está bien, pero igual no le digas nada a nadie, eh?

Y: bueno, está bien... 

El año se termina y mi vida sigue tan enquilombada como siempre. No sé si Carlitos, acentúa mi poliamoría. Porque Carlitos me excita terriblemente como me 'calienta' cualquier diosito, pero también tengo ciertos sentimientos por este 'pibito'. Lógicamente, no quiero que por una 'calentura', tenga lío con el Colo o con Luciano. Pero cuando creía que todo mi mundo afectivo y sexual, se circunscribiría a Luciano, apareció el Colo para 'patear toda mi estantería' (tira abajo toda mi seguridad). Y ahora, es Carlitos el que me reprocha que lo tengo 'abandonado' y se ubica, como el tercero en discordia. Y algo de razón tiene. El camino a la laguna, lo hicimos abrazados y besándonos de tanto en tanto. Cuando llegamos, el resto de la pibada ya estaba casi por regresar. Así que nos quedamos un rato boludeando por ahí, recordando momentos felices y vivencias pasadas inigualables. Finalmente, decidimos regresar cuando los 'nuevos' manifestaron su aburrimiento. En el camino de regreso, me di cuenta, que con los 'nuevos' no solamente hablábamos idiomas diferentes, sino que también habíamos vivido (y vivíamos) en mundos diferentes, pero, por suerte, con mis 'diositos' antiguos o nuevos, seguimos hablando y viviendo el mundo de siempre. Y eso, a pesar de que muchas cosas cambiaron, no es poco... jeeeeee...





11 comentarios:

  1. El problema es que te gustan todos, sean de pelo rojo, de pelo verde o de granja avícola. Eso tiene difícil salida, especialmente mientras la calentura siga alcanzando proporciones volcánicas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es tan así ALUCINAITO, fijate que no me gustan 'todos' sino solamente los muy bellos físicamente (cara-cuerpo) y con una linda personalidad. Y no sé en Europa, pero acá en Rosario, apenas si es que son una pequeñísima minoría a la que obviamente deseo con todas mis ganas (sean heterosexuales o no) ya que me excitan terriblemente... jeeeeee...

      Besos!

      Eliminar
  2. Hola Lucky Luciano, vos que estudiaste psicologia seguramente te autoanalizaste y sabes mejor que nadie que no vas a cambiar. El unico consejo que te digo es que sigas asi, dando amor y guia a los chicos por todo el tiempo que puedas, que la vida te va a ir llevando, disfrutando cada dia como si fuera el ultimo. Cambiando de tema que lindo seria poder tener una foto tuya para conocerte a la distancia aunque sea. Si queres hacerlo en forma discreta te mando mi numero de washapp. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi estimado ANÓNIMO, no estoy tan seguro que no voy a cambiar. Posiblemente, haya cambiado en pequeñas cosas que no se notan por el hecho de no conocerme ni tampoco tratarme asiduamente. Obviamente, no creo que cambie mi gusto por los 'diositos' adolescentes y no tanto y otros gustos que tengo y que son 'non sanctos'...

      En cuanto a mi foto, hace un tiempo recuperé una de mis fotos que ilustró uno de mis blogs y que supongo debería andar por los 16/17 años y que posiblemente vuelva a colocar en mi perfil de Blogger.

      Tampoco cambié tanto, quizás con el cabello corto y un poco mas avejentado pero tan 'diosito' (simpático y físicamente atractivo) como siempre! jaaaaaa...

      Besos!

      Eliminar
    2. Bueno, dale, te tomo la palabra y pone una foto, yo te mando todas las que quieras, con o sin ropa jaja, solamente me tenes que pedir el washap. Besos en la cola.

      Eliminar
    3. Bueno, dale, te tomo la palabra y pone una foto, yo te mando todas las que quieras, con o sin ropa jaja, solamente me tenes que pedirme el washap. Besos en la cola.

      Eliminar
  3. En mi vida se han producido muchos cambios y me he movido por ambientes muy diferentes. Sé por experiencia que esas mezclas de gente de distintos ambientes no siempre funcionan, sobretodo cuando buena parte del grupo venís de una relación antigua y cargada de emociones compartidas a la que los nuevos difícilmente tendrán acceso.

    De todas formas, me parece fantástico que os sigáis encontrando de vez en cuando.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabés que pasa JOSEP? Que nosotros desarrollamos una amistad especial por lo increíble de como se fueron dando todas las cosas que vivimos. Supuse (mal) que si bien la idea de la 'isla' no funcionó, creo que pensé que nosotros no íbamos a cambiar nunca y me re equivoqué. A medida que crecimos fuimos incorporando nuevos integrantes al grupo que no siempre se integraron a nosotros y nosotros mismos fuimos cambiando (como debe ser).

      Hoy de tanto en tanto nos encontramos pero ya no somos lo mismo ni tampoco somos los mismos. Y eso en una relación afecto-amistosa socava desde la base misma. Solamente compartimos un pasado común pero nos separa un abismo del presente.

      Besos!

      Eliminar
  4. muy buen relato. que edad tiene carlitos? usa slip como vos? de que colores tenian vos y el? un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carlitos tiene 15 años (cumple los 16 en esta época) y generalmente usa boxer aunque suele usar slip también (es de los míos)... jeeeeee...

      Besos!

      Eliminar
  5. Hola Lucky, veo que hay otro Anonimo que te escribe tambien, yo soy de Chaco, para que puedas diferenciar los comentarios. Te mande recien el mismo comentario publicado dos veces, perdoname (es ese que termina diciendo besos en la cola jaja). Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar