domingo, 29 de enero de 2017

El día después




Esto sucedió apenas diez horas después del día que fuimos a la pizzería donde me 'afanaron' y de mi última conversación con Luciano. No fueron más que un intercambio de 'wsp' (mensajes de whatsapp). El primer 'wsp' me llegó alrededor de las 8.30. Yo estaba totalmente dormido y me había olvidado poner el celular en vibrador. Estaba totalmente despatarrado en la cama y apenas rozando mi cuerpo con el cuerpo desnudo de Carlitos, quien dormía con la serenidad de un bebé a mi lado.


8.30

Wsp de Luciano: todo bien?

Wsp mío: creería que sí. Vos? 

Wsp de L: también después hablamos...


Y no hubo más 'wsp'. No me gustó, ese 'después hablamos' de Luciano. De qué quería hablar? Del permiso que me había dado con Carlitos para ver qué hacía yo? Esperaba que yo no aceptara esa insinuación de llevarme a Carlitos a la cama? De última, Luciano me lo dijo dos o tres veces, lo de Carlitos. Es decir, me insistió. Se habría arrepentido? Y yo que tenía entre mis planes 'desengancharme' de Carlitos, hice todo al revés! Por favorrrr!

Y ya no pude seguir durmiendo. No supe resistir la tentación de rechazar a Carlitos menos con la anuencia de Luciano. Es lo que buscaba y el mismo Luciano me había dado el okey. No quería desaprovechar ese 'permiso'. A pesar de que en mis planes también estaba dejar de relacionarme con Carlitos, quien, totalmente desnudo, dormía a mi lado, plácida y angelicalmente. Nada hacía suponer que horas antes habíamos tenido sexo tan fogoso y nos hicimos el amor como nunca.


12.30

Vuelve a llegarme un nuevo 'wsp' de Luciano...

Wsp de Luciano: siguen de 'joda' (fiesta)?

Wsp mío: no, Carlitos ya se fue. Por?

Wsp de L: qué estás haciendo?

Wsp mío: estaba estudiando pero ahora hice un 'recreo'

Wsp de L: me pasás a buscar?

Wsp mío: no vas a ir con tus amigos como siempre?

Wsp de L: no 

Wsp mío: pasó algo?

Wsp de L: no

Y: ok. A las 4 ando por ahí

Wsp de L: ok


16.30

Más respuestas raras y cortantes. Para mí que estaba 'enculado' (enojado). Apenas habló en el trayecto. Ya en casa, no quiso comer y fuimos directamente al dormitorio; Nos desvestimos pero no quiso 'transar'. Por suerte, enojado conmigo no estaba, porque se acurrucó pegado a mi cuerpo. Lo abracé y lo atraje más a mí. Una de sus manos tomó mi pija semi parada, pero no me masturbó como de costumbre. Tampoco me susurró el clásico 'cogeme' (follame), sino un raro 'abrazame fuerte',,,

No me quedó otra que preguntarle:

Yo: qué te pasa?

Luciano: nada, abrazame nada más...

Y: te pasó algo? 

L: No, nada... No quiero hablar...

Y: está bien bebé...

Silencio más silencio es igual a silencio...


18.30
No sé en qué momento me dormí pero me desperté sobresaltado. Todavía lo mantenía aferrado fuertemente a Luciano que dormía plácidamente a mi lado. Le besé el rostro y los labios, muy suavemente, hasta que se despertó. Me miró con ojos de 'cordero degollado' y me dijo que no iba a ir a la casa de la madre como siempre y si me 'jodía' (molestaba) eso. Le dije que no, que estaba bien y que al contrario, me gustaba que se quedara. Y se lo reafirmé diciéndole:

Yo: yo estoy acá para cuidarte, protegerte, servirte y amarte. Te amo como nunca amé a nadie y nunca me vas a molestar ni vos ni nada de lo que hacés. Entendiste?

Me dijo que sí. Y no pude menos que sellar mis palabras con un beso en los labios de Luciano. Él me devolvió el beso y luego, apoyó su cabeza en mi pecho y se pegó a mi cuerpo. Pero, algo no estaba bien. Le pregunté si estaba bien y me contestó que sí y que tenía hambre. Así que nos levantamos, me puse una 'bermuda' (pantalón con piernas hasta la rodilla) y él, un 'short' (pantalón corto) cortísimo que le re marcaba el culito redondo y parado que tiene y que dan ganas de violarlo sin más...

Y fuimos para la cocina. En el comedor estaba el Nachito y un montón de 'pajaritos' merendando y mirando la tele. El Nachito nos presentó a todos los 'pajaritos'. Todos nos saludaron y nos besaron como se acostumbra acá. También estaba Joaco. No sé si todos saben que somos gays y 'pareja' pero se hicieron los distraídos, como 'perrito al que se lo están culeando'. De ahí, fuimos para la cocina. Y, mientras preparaba la leche chocolatada, tomamos unos mates con el Tato y el Tomi. 

Cuando terminé de preparar la chocolatada, les robé dos facturas a los 'pajaritos' y un budín marmolado que había quedado de las fiestas de fin de año y nos pusimos a merendar en la cocina, conversando con el Tato y el Tomi. Así le dábamos el espacio que necesitaban los 'pajaritos' que estaban en la mesa del comedor merendando y mirando la tele, hablando 'boludeces' (cosas intrascendentes) y cagándose de risa entre ellos. Nosotros, no teníamos planes para la noche, debido a la decisión de Luciano de no ir a la casa de la madre. Igualmente, y a pesar de los esfuerzos que hacía Luciano, me di cuenta que algo no andaba bien. Pero por cortesía con los 'pájaros', nos quedamos con ellos, hablando boludeces. Pero con las 'panzas' llenas y 'calientes' (excitados) los ánimos, el Tato se olvidó de la cortesía y las normas de convivencia. Lo miró al Tomi, le tocó la mano y le dijo; 'vamos', invitación que ni ebrio ni dormido, el Tomi desprecia cuando se lo dice el Tato y tomándolo de la mano, se dejó llevar a su dormitorio. Y nosotros, nos quedamos solos. Me pareció que Luciano me quiso decir algo pero en ese momento, entró el Nachito con otro 'pajarito' y rompió el ambiente de 'confesión'. Cuando se fueron, y para no ser menos que los 'pájaros', le dije a Luciano, 'vení' y tomándolo de la mano, también nosotros fuimos a nuestro dormitorio... jeeeeee... 





martes, 24 de enero de 2017

Afano (robo)




Juro que pensé mucho en lo que el Gasti me había dicho y no podía dejar de darle la razón. No el 100% pero sí, en parte. Para hacer lo que me pedía, tenía que renunciar a Carlitos y al Colo y ver como reaccionaban y apuntalarlos de la mejor manera, para que la ruptura no sea tan traumática. No iba a ser fácil por la historia personal de cada uno de ellos y como la fui (fuimos) desentrañando. Me parecía que el tema era más que importante y ameritaba, tratarlo con calma, paciencia y tiempo.

Por suerte, para mí, dejé que pasara un poco el tiempo, para pensar qué estrategia seguir. Así fue que la semana pasada para salir de la rutina, Luciano y yo, decidimos ir a comer pizza y tomar cerveza a alguna pizzería de una avenida que queda cerca de mi casa. Esa avenida,  en un largo de 20 cuadras, están concentrados muchos de los restaurantes, pizzerías, cervecerías, bares y heladerías de Rosario. Y obviamente, todo el mundo, va a ese lugar, para comer bien y pasar un muy buen rato.

Y nosotros, no fuimos la excepción. Pero, los jueves, es uno de los días de la semana, que Luciano hace de hetero y sale con la 'novia'. Y tenía que encontrarse con ella, como mucho a las 23. Así que para no quedarme solo, decidí hacer extensiva la invitación a los 'diositos' y a los 'pollitos BB'. Pero, por ser una invitación tan sorpresiva, yo daba por seguro, que la mayoría no iba a poder. Pero, me equivoqué y entre 'pitos y flautas', terminamos yendo dieciséis.

Cinco 'pollitos BB' (que andan siempre con el 'Pollito'), el 'Pollito', el Matius, pareja del 'Pollito', Luciano, yo, Carlitos, el Gasti, el Andy, Tomi, Nico (que ahora que Tomi regresó reanudaron sus vínculos sentimentales), Lucho (el ex de Caio), Franco (que esa noche no trabajaba) y paremos de contar. El éxito de la convocatoria fue por un acto de impensada generosidad mía, porque especulando que no iban a ir todos, les dije cuando los invitaba, que yo iba a pagar todos los gastos.

Realmente, es la última vez que los invito a comer, al menos fuera de mi casa. Porque comieron como si fueran a matarlos apenas dejaran de comer y se bebieron todo lo que le ponían adelante! Dónde meten esa increíble cantidad de comida y bebida? En qué la transforman esos verdaderos 'diositos' que tienen un cuerpo escultural y apolíneo y no se les descubre un gramo de grasa? Todos, son exhibidores de músculos bien 'marcados' (hasta los más chiquitos) y una belleza incomparable.

Igualmente y aunque éramos varios, al que más extrañé, fue al Colo. Era una reunión ideal para él y sus circunstancias. Embeberse de un ambiente gay sano, no es 'moco de pavo' (algo sin importancia). Todos 'pibitos' gays, pero sanos y no me refiero a libres de enfermedad (que también son sanos por eso) sino porque pongo las 'manos en el fuego' por todos y sé que no me voy a quemar. Porque más allá de las particularidades de cada uno, son 'pibitos' auténticos, sin maldad, ni vicios ni adicciones.

Y eso, es mucho decir. Antes de las pizzas, compartimos 'nachos' con queso cheddar derretido y 'carlitos' (sandwiches de miga tostados de jamón y queso). Luego, trajeron las pizzas (5), todas de 12 porciones y de diferentes gustos. Todo, regado con Coca Cola para los 'pollitos BB' y cerveza rubia y negra para el resto (las dos primeras jarras de litro y medio, las dos segundas jarras de 2 litros y medio y cuatro botellas finales, de cerveza negra). 

Hasta ahí, todo bien. La 'cosa' comenzó a descontrolarse cuando tipo 23, menos los 'pollitos BB', el resto estaba 'chispeante'. Fue cuando Luciano recibió una llamada del hermano y me dijo que se tenía que ir, porque no sé que cosa le pasaba a la madre. En realidad, el que lo llamó fue el Nachito y el 'verso' (mentira) de la madre, era por si alguien preguntaba. Pero, nadie preguntó ni dijo nada. Salimos a la calle a buscar un taxi y mientras estábamos en eso, tuvimos un diálogo más o menos así:

Luciano: me voy a cojer con la Luli...

Yo: ah, necesitás 'guita' (dinero)? 

L: no, lo que quería pedirte, es si puedo ir al departamento del Gasti... así no gasto en 'telo' (hotel por horas) y me puedo quedar hasta mañana. Total, como mañana 'laburo' (trabajo), a las 8 'maso' (más o menos) te lo dejo vacío...

Y: no sé, bebé, mirá que el Gasti no lo usa pero por ahí, le da la 'loca' (ganas) de irse a dormir ahí o llevarse a alguien para cojer y te encuentra ahí adentro... 

L: vos no le podrías avisar al Gasti? 

Y: mmm, está bien, ya voy a ver que le digo... 

L: gracias, Lu, te amo!

Y: vos me amás pero yo me quedo solo haciéndome 'la del mono' (masturbar) esta noche...

L: jajajaj... Ahí viene un taxi... Si querés, llevátelo al Carlitos... Yo te doy permiso...

Y: (Chan!) qué?

L: Decile al Carlitos si quiere ir a 'dormir' con vos, vas a ver que te dice que sí... Si querés obvio sino querés me echo un par de polvos y me vuelvo a casa... 

Y: no, no, está bien, 'hacé la tuya' (seguí con tus planes)... 

L: jajajaja... En serio te digo lo de Carlitos, 'posta' (verdad), si le decís algo vas a ver que Carlitos 'agarra viaje' (acepta)... Yo te doy mi 'bendición' (permiso)...

Me guiñó un ojo, se metió adentro del taxi y se fue. Ahí me acordé y lo llamé al celular, para decirle donde estaban las llaves del depto del Gasti. Me dijo que estaba bien, que él ya sabia y que aunque estaba en pedo, me amaba como siempre, me volvió a insistir con Carlitos y me dijo que 'le diera para adelante' (continuara con esa idea) y que la pileta 'tenía mucha agua'. Y me cortó. Mientras volvía a la pizzería mi cabeza giraba a mil. Luciano me había dado permiso para hacérmelo a Carlitos.

El sueño anhelado se me estaba haciendo realidad. Está bien que Luciano estaba 'en pedo' (ebrio) y yo también. Y cuando uno está en ese estado, dice cosas sin pensarlas y de las que después se puede arrepentir o directamente, se arrepiente. Cuando volví con la 'pibada' (grupo de pibitos), los 'diositos' más grandes, ya habían pedido la 'cuenta' (adición) porque se estaba haciendo tarde para los 'pollitos BB'. No tenían permiso para más de las 12.30 de la noche o como mucho, la 1 de la madrugada

Ahí vino la segunda sorpresa: $ 3.200 'mangos' (pesos) todo. $ 3.200? Una locura! Qué rompimos? 200 dólares por comer pizza? Eso era un 'afano' (robo), pero bueno, 'a lo hecho, pecho'. Había dicho que yo iba a correr con los gastos y no podía arrepentirme. Además, venía con un 'plus': el permiso de Luciano para poder encamarme con Carlitos...! Así que pagué sin 'chistar' (decir nada), le avisé al Gasti que iba a ocuparle esa noche, el departamento y que otro día, hablábamos bien. En un aparte, le dije a Carlitos, si quería venir a casa a 'dormir' conmigo y 'al toque' (rápidamente) me dijo que sí. Así que con Carlitos de copiloto, llevé a un par de 'pollitos BB' a la casa mientras que el Matius y el 'Pollito' llevaban a los otros. El resto se dispersó según sus propios planes. La noche que había comenzado de la mejor manera, paso a ser una noche pésima, con un 'afano' a cara descubierta, pero como no hay mal que por bien no venga, iba a terminar de forma excelente, gozando a un Carlitos insaciable y cuasi perfecto y con la 'bendición' de Luciano... Qué más podía pedir? jeeeeeee...





viernes, 20 de enero de 2017

Tres son multitud




A diferencia del primer encuentro con el Gasti, este segundo encuentro no fue tan sexual como yo pensaba. Habíamos quedado en encontrarnos en su departamento y yo suponía que el Gasti, como el Colo el día antes, iba a querer que yo hiciera de pasivo. Y ya iba preparado a soportar estoicamente los 'pon y saca' del Gasti que con su eyaculación retardada, puede estar serruchándome sin descanso por dos horas sin problemas. Claro que después queda muerto y mi culo abierto como una flor. 

Ese jueves llegué después del mediodía. El Gasti tiene la particularidad de cualquier otro 'diosito' o 'pollito BB': me calientan apenas los veo. A los segundos nada más ya estoy hecho un volcán a punto de erupcionar. Y ese día no fue la excepción. Para colmo, nunca, ningún 'diosito' le puso 'peros' a mis 'avances' sino que siempre le dieron para adelante. Y cuando me rechazaron por alguna causa siempre fue usando la diplomacia y de tal manera que yo no me sentí ni rechazado ni desplazado ni nada. 

Ese mediodía, el Gasti accedió a mis besos y mis caricias. Incluso me dejó desnudarme y que lo desnudara y que nos transáramos hasta que hicimos un 69 perfecto que terminó con nuestras respectivas leches en la boca del otro, después de felacionar y pajear al Gasti mucho tiempo. Pero, como hacía mucho calor y estábamos cansados, decidimos darnos una ducha y secarnos con el aire acondicionado, acostados en la cama. Claro que el fresco del ambiente hizo que nos dormitáramos. 

Cuando me desperté lo escuché al Gasti que hablaba por el celular. Estaba pidiendo comida a domicilio pero por la hora, ningún restaurante estaba abierto y como teníamos hambre, decidimos ir a comer algo a algún bar de la zona. Después de dar muchas vueltas por la zona, nos resignamos y terminamos yendo al lugar donde compro los 'lomitos' cada vez que me encuentro con el Colo. Ahí nos vendieron comida, cerveza y fuimos a comer todo eso al parque que está enfrente.

Y ahí charlamos. De él, de mí y de nosotros, pero más de mí. Hablamos mucho como cuando vivíamos juntos y me hacia ver y comprender algunas cosas. Y ese día no fue la excepción. Sino hubiera sido por esa actitud de esclavo sumiso que el Gasti quiso tener conmigo desde que nos conocimos, creo que nuestra relación hubiera sido diferente. Pero, no se dio. No se dio porque el Gasti quería que yo fuera su 'amo' pero yo nunca me sentí cómodo en esa onda de 'amo-esclavo'.

Ahora sería diferente, pero bueno, 'no puedo llorar sobre la leche derramada'... Lo cierto, que tuvimos oportunidad de charlar un poco más sobre mi situación, ya que sabía lo de Carlitos y yo y le había adelantado, cuanto nos encontramos en mi casa. todo lo que había pasado y vivido con el Colo. Y así salió un diálogo más o menos como este:

Gasti: hay algo que no entiendo...

Yo: qué?

G: vos hablás 'loas' de Luciano, decís que es un pendejito único y que nunca conociste a nadie que fuera como él y todo eso....

Y: sí y...?

G: no entiendo, si es tan perfectito como decís, qué buscas en Carlitos y en ese Colo? La ingenuidad de Carlitos? Vos decís que Luciano la tiene. La inexperiencia del Colo? También me dijiste que Luciano está aprendiendo a hacer de todo para hacerte feliz porque nunca había hecho nada con nadie. Entonces?

Y: entonces qué?

G: dale, no te hagás el 'gil' (tonto)... y menos conmigo... qué te dan esos 'pibitos' que no lo encontrás en Luciano?

Y la verdad que la tuve que pensar. Y por mucho que la pensé no encontré la respuesta. Ahí me di cuenta, que no tenía una respuesta. Lo único que podía ser era mi 'poliamoría' o el 'gustito' que tiene el hecho de andar de 'trampa' (engañando). Reconozco que cuando salía con el Nesti, yo andaba de 'trampa' con Luciano, porque además de ser muchísimo más joven y más lindo, también, cambiaba mi rol, porque yo era el 'activo'. Pero, ahora? Qué me dan, Carlitos y el Colo que Luciano no?

G: viste que es lo que yo digo? Ni vos sabés la respuesta... Le metés los 'cuernos' a Luciano por una simple 'calentura' de 'pendejo' (chico menor de edad) y con ese 'verso' (mentira) de tu 'poliamoría', lo único que vas a lograr, va a ser perder a ese 'pibito', que según vos, es lo mejor que conociste y que no hay nada mejor que él en el mundo... No podés ser tan inmaduro, boludo! Vos sabés que yo te amo como jamás amé a nadie, ni siquiera al Matius y con eso te digo todo, así que lo que te digo, es de buena leche y porque quiero verte feliz porque te lo merecés por todo lo que hiciste y por todo lo que hacés... O por una calentura de mierda, querés cambiar un primer premio como es Luciano por dos, tres o más premios consuelos? La pensaste?

Y: uuuhhhh, Gasti, justo hoy tenías que venir con esto? 

G: vos te creés que Luciano no tiene sentimientos? Y que no le va a doler si se entera que le estás metiendo los cuernos con Carlitos y también con ese 'pibito' que vos le decís Colo o con cualquier otro pibito que te pase por adelante y te caliente? No te parece que con los 19 años que tiene, no sufrió demasiado, primero con el padre que lo recagaba a trompadas a él, a la madre y el hermanito y que después sufrió para aceptar su homosexualidad y entregarse a vos de la manera que lo hizo? Después sufrió cuando le dijo a la vieja que era gay y la madre lo echó de la casa y al final, todo lo que debe haber pasado y sufrido, para enfrentarse a una de las dos personas que más ama en la vida, que es la madre para pelear por vos, para poder ser tu pareja y convivir juntos y entregarse a vos como se entregó desde el principio? A vos te parece, que un pibito así, se merece todo esto que le estás haciendo?

Y siguió con la 'perorata' (discurso apasionado) no sé cuánto tiempo, perorata que me hizo pensar, reflexionar y reconocer que tenía razón y que su 'cagada a pedos' (reto/amonestación) encerraba una verdad incontrastable: estaba tirando por la borda, algo que la Vida me había dado casi sin proponérmelo y que es este 'pibito' (léase Luciano) hoy por hoy, es mi 'Osa Polar' y mi 'Cruz del Sur' de mi vida actual. El que me está señalando para donde tengo que ir y cuál es mi verdadero destino. Así que decidí que voy a dejar de 'joderle' (molestarle/importunarle) la vida a este 'pibito' (léase Luciano) y me voy a dedicar exclusivamente a él, tal y como lo merece. Ya voy a ver como hago para que la ruptura con Carlitos y con el Colo sea lo menos traumática posible, especialmente para ellos, porque ellos también se merecen lo mejor. Al menos, hoy, eso es lo que yo creo. Veremos dijo Lemos...




viernes, 13 de enero de 2017

Dos son compañía





Carlitos y el Colo, hoy por hoy, conforman una dupla, que me da algo de respiro, el 'oxígeno' que necesito para que la relación con Luciano no sea tan asfixiante. Luciano, encuentra en la Luli, el oxígeno que él necesita. Y así, gracias a ellos, nuestra relación, cada día que pasa, se va haciendo más exquisitamente increíble. Aunque, por lo visto, escuchado y vivido hasta ahora, no todo son rosas sino también, tenemos que soportar ciertas 'espinas'. Y nuestras espinas son la Luli y el Colo.

Aunque hoy me voy a referir a nuestros 'encuentros' del nuevo año. Con Carlitos, primero y al día siguiente, con el mismísimo Colo. Con Carlitos, habíamos quedado encontrarnos en casa, el lunes 2, día que diluvió y debido a eso, decidimos postergar nuestro 'encuentro' para el día siguiente. Pero, a diferencia de encontrarnos en mi casa, decidí que fuéramos al departamento del Gasti y así mataba dos pájaros de un tiro: veía como estaba todo y de paso, tenía sexo con Carlitos.

Así fue que lo pasé a buscar por la casa, un rato antes del mediodía. Como la madre trabaja, Carlitos se queda solo en su casa y podríamos encontrarnos ahí pero él no quiere tener que justificar mi presencia ante el Pollo. Como si todavía fueran 'pareja' (aunque nunca lo fueron)! Incluso, Carlitos, quiere que el Pollo piense que él sigue siéndole fiel, aunque sabe que el Pollo y el Matius son pareja. Y ve que el Matius, se queda en la casa del Pollo durante el tiempo que no está la madre. En fin...

Pero como cada uno de nosotros, tiene su propia locura y para no ponerlo demasiado ansioso, opté por llevar a Carlitos a mi casa. Y ahora, que tengo la autorización del Gasti para usar el departamento, que mejor que llevarlo allá. Y también, al Colo. En casa, no pasa nada si los tengo que llevar porque Luciano trabaja y los 'pájaros' no molestan para nada. Pero, aunque no molestan, siempre es mejor estar solos, usar toda la casa y no circunscribirnos al dormitorio exclusivamente.

Así que el martes, fui con Carlitos para allá. Y el miércoles, lo llevé al Colo, después de una larga 'perorata' del por qué prefería ir ahí y no a mi casa como ya se estaba acostumbrando. El departamento es chico comparado con mi casa (apenas si tiene un dormitorio y demás dependencias) pero está en un barrio del macrocentro, bien reservado y discreto. Por piso, hay cuatro departamentos y las 3 veces que fui (el jueves nos encontramos ahí con el Gasti), nunca nos cruzamos con nadie.

Y aunque el lugar era desconocido, nos movimos como pececitos en el agua, ya que al no tener que estar atentos al movimiento de personas que entran o salen, todo se hace más tranquilo. Tuve casi 6 largas horas para disfrutar a los dos pibitos, que hoy por hoy, no solo me sacan la calentura sino que también me sacan el sueño. Carlitos porque no solo es un 'diosito' como los que a mí me gustan sino porque también está desarrollando un cuerpito espectacular.

Y el Colo, por toda la extraña belleza que me ofrece, que lo hacen irresistible, al menos para mí y por sus temores e inseguridades, lo hacen más atractivo todavía. Como cuando el mismo jueves, me sorprendió con la idea que quería probar con ser activo conmigo. No sé por qué me avisó antes. Quizá por inexperiencia, por temor o por su propia inseguridad de no saber que el mismo 'encuentro' es el que nos permite, sino está declarado de antemano, un rol u otro. 

Obviamente, que le dí para adelante. Tener dentro mío a uno de ellos, me satisface muchísimo. El hecho de sentir la pija de cualquiera de mis 'diositos' dentro mío, me produce una cantidad de sensaciones placenteras que no puedo describir con palabras. Y sentir al Colo, tomar posesión de mi fue de no creer. Al principio, obviamente, lo hizo en forma tímidain pero luego, dejándose llevar por la calentura estalló en gemidos y potentes chorros de leche me llenaron por completo al tiempo que no paraba de besarme.

Mientras tanto, yo terminé de 'pajearme' (masturbarme). Al terminar, le pregunté al Colo, como estaba y aún agitado y casi sin aire, me dije que bien y me devolvió la pregunta. Yo le dije que estaba espectacular, que me había gustado mucho y que me gustaría repetir eso. Creí que el Colo me había entendido bien, que mi deseo de repetirlo, era para otro día. Pero no fue así. El Colo me miró y se acostó a mi lado, de espaldas en la cama. Cerró los ojos y me dijo: 'Bueno, dejame descansar un ratito y sigo'... No pude menos que comerlo a besos. Creo que en ese momento, lo amé tanto como lo amo a Luciano. El no comprendía el por qué de tantas muestras de amor. Obviamente, que lo saqué de su error de interpretación, nos reímos mucho y nos seguimos transando durante un buen rato prometiéndonos amor eterno... 

viernes, 6 de enero de 2017

Sobre llovido, mojados





A la navidad, la pasamos bajo agua. Llovió más de 200 mm en menos de 3 horas e hizo que toda la región colapsara. El hecho de vivir en el centro de la ciudad y en el piso 10º, nos permitió, pasar sin sobresaltos el fenómeno meteorológico que afectó a toda la ciudad. La tormenta fue a la madrugada y mucha gente, como nosotros, no nos sentimos afectados. Únicamente a la mañana y por los noticieros y los comentarios, nos fuimos enterando de todo. Este tipo de lluvias se dan en la región cada tanto, pero no es nada común, por lo que no es frecuente que se repitan como se repitió.

El lunes 2, me levanté tan temprano como siempre, para llevar a Luciano hasta el trabajo. El día antes, le había hablado a Carlitos, para preguntarle, si quería venir a almorzar a casa y como los 'pájaros' no estaban, íbamos a estar tranquilos y con tiempo para hacer 'algo' hasta que Luciano volviera, tipo 18 horas. Le dije que le iba a cocinar su comida favorita (milanesas con papas fritas) y que había helado. Obviamente que me dijo que sí. Así que cuando volví a casa, me puse a hacer la comida, ordenar todo y esperar a Carlitos. Pero, a las 11, el cielo comenzó a oscurecerse.

Y el meteoro, de la semana pasada, volvió a repetirse, esta vez en horas del mediodía. A las 12 comenzó a diluviar. Parecía que el cielo se había abierto para dejar caer de golpe, toda el agua acumulada. Una hora después, seguía lloviendo tan intensamente como al principio. La tormenta era eléctrica y muy fuerte, con ráfagas de viento muy intenso. En ese momento, me llegó el primer 'wsp' de Carlitos, avisándome que no iba a venir porque se había inundado su calle y no podía salir. Le dije que estaba bien y que mejor, lo dejáramos para el día siguiente.

Media hora después, la tormenta seguía con tanta intensidad como al comienzo. La lluvia era torrencial y me comencé a preocupar, cuando los desagües del balcón-terraza, no daban abasto para absorber toda el agua que caía en esos momentos y comenzaba a anegarse. El agua acumulada ascendía lentamente y amenazaba, si la lluvia seguía, con entrar al living-comedor alfombrado. Ahí fue cuando comencé a preocuparme. Pero, no podía seguir lloviendo de esa manera, por tanto tiempo... O sí? A las dos de la tarde, escuché el sonido insistente, del timbre de la entrada.

Del otro lado, escuché la voz del Gasti, pidiéndome que lo dejara pasar. Cuando llegó a la puerta de mi casa, vi que estaba empapado totalmente. Me dijo que había ido a un banco cercano a hacer algunas operaciones y allí lo había sorprendido la lluvia. Y cansado de esperar y viendo que la lluvia no se interrumpía, decidió venir a casa. Claro que no pensaba que estaba lloviendo tanto y aunque se guareció de la lluvia todo lo que pudo, llegó totalmente empapado. Así que le dí un toallón para que se secara y ropa seca del Tato, ya que son físicamente parecidos.

Estábamos en eso, cuando escuchamos el ruido del agua cayendo en cascada sobre el balcón-terraza. Los desagües de la azotea tampoco evacuaban la cantidad de agua caída y totalmente inundada, el agua caía sobre mi balcón terraza. La posibilidad de que el agua entrara a casa se potenció. Así que perdido por perdido, lo único que se podía hacer, era quitar las rejillas de desagüe y rogar para que, o dejara de llover o la quita de las rejillas fuera suficiente o resignarnos y dejar que las cosas fluyan. Por suerte, la lluvia amainó y al retirar las rejillas de los desagües, el agua se evacuó rápido.

El portero y el hijo, al que llamamos ante la emergencia, pudieron limpiar los desagües de la azotea y lograron desinundar el lugar. Luego, bajaron a casa, para terminar de limpiar los desagües del balcón-terraza de casa. Para ese momento, ya no llovía. Teníamos la ropa empapada y pegada al cuerpo y dejaba entrever nuestras formas sin necesidad de adivinar nada. El hijo del portero, un lindo chico que yo no conocía, nos miraba demasiado. Seguramente, sabía que éramos gays, pero no dijo nada. Solamente nos miraba, pero mi radar-gay no me indicó nada aunque mi pija cabeceaba enloquecida.

Al rato, se fueron. Y volvimos a quedar solos y totalmente empapados. Así que decidimos darnos una ducha con agua tibia y ponernos ropa seca. Pero, no pudimos resistir la tentación, de vernos desnudos y secándonos mutuamente, que comenzamos a recordar viejas épocas, no tan lejanas, que hacíamos eso cuando vivíamos juntos. Y entre bromas de doble sentido y toqueteos impúdicos, terminamos teniendo sexo. Redescubrir al Gasti después de tanto tiempo y gozar de ese 'diosito' que se entregó como siempre, fue realmente increíble. Volvimos a gozarnos como hacía tiempo que no lo hacíamos. 

Después, estuvimos hablando un poco de lo que estábamos viviendo personalmente. Ahí fue cuando me enteré, que va a 'romper' con el novio porque no lo aguantaba y que vivía con la madre y que todavía conservaba el departamentito que le habían comprado, cuando quiso ir a vivir solo. Me recordó que yo tenía una llave y que lo podíamos usar para futuros 'encuentros' entre nosotros. Obvio que le contesté que sí y no sólo pensando en él, sino también pensando en Carlitos y el Colo, Después, volvimos a tener sexo y entregarnos uno al otro, como si antes no hubiéramos hecho nada. 

Como faltaba poco para que Luciano llegara a casa y teníamos hambre, decidimos comer las milanesas con papas fritas que había hecho para disfrutar con Carlitos. En eso estábamos, cuando llegó Luciano y se agregó a nuestro 'almuerzo tardío-merienda'. Le contamos todo lo que había pasado y como había llegado el Gasti, por casualidad, para darme una 'mano'. Obviamente, que no le conté nada de nuestros 'encuentros' sexuales y Luciano, tampoco sospechó nada raro. El Gasti, se fue enseguida y con Luciano, decidimos ducharnos e ir a la cama. Encendimos el aire acondicionado de nuestro dormitorio y nos secamos mutuamente y luego, totalmente desnudos, nos tentamos y nos hicimos, varias veces, el amor. Al fin y al cabo, los días de lluvia son especiales y los inicios de año también. Al día siguiente, le tocaría el turno a Carlitos y al otro día, al Colo. Así que mi año comenzó bastante 'movidito' y a no ser por la lluvia, no me puedo quejar, hasta ahora,  del 2017... jeeeeee...