viernes, 13 de enero de 2017

Dos son compañía





Carlitos y el Colo, hoy por hoy, conforman una dupla, que me da algo de respiro, el 'oxígeno' que necesito para que la relación con Luciano no sea tan asfixiante. Luciano, encuentra en la Luli, el oxígeno que él necesita. Y así, gracias a ellos, nuestra relación, cada día que pasa, se va haciendo más exquisitamente increíble. Aunque, por lo visto, escuchado y vivido hasta ahora, no todo son rosas sino también, tenemos que soportar ciertas 'espinas'. Y nuestras espinas son la Luli y el Colo.

Aunque hoy me voy a referir a nuestros 'encuentros' del nuevo año. Con Carlitos, primero y al día siguiente, con el mismísimo Colo. Con Carlitos, habíamos quedado encontrarnos en casa, el lunes 2, día que diluvió y debido a eso, decidimos postergar nuestro 'encuentro' para el día siguiente. Pero, a diferencia de encontrarnos en mi casa, decidí que fuéramos al departamento del Gasti y así mataba dos pájaros de un tiro: veía como estaba todo y de paso, tenía sexo con Carlitos.

Así fue que lo pasé a buscar por la casa, un rato antes del mediodía. Como la madre trabaja, Carlitos se queda solo en su casa y podríamos encontrarnos ahí pero él no quiere tener que justificar mi presencia ante el Pollo. Como si todavía fueran 'pareja' (aunque nunca lo fueron)! Incluso, Carlitos, quiere que el Pollo piense que él sigue siéndole fiel, aunque sabe que el Pollo y el Matius son pareja. Y ve que el Matius, se queda en la casa del Pollo durante el tiempo que no está la madre. En fin...

Pero como cada uno de nosotros, tiene su propia locura y para no ponerlo demasiado ansioso, opté por llevar a Carlitos a mi casa. Y ahora, que tengo la autorización del Gasti para usar el departamento, que mejor que llevarlo allá. Y también, al Colo. En casa, no pasa nada si los tengo que llevar porque Luciano trabaja y los 'pájaros' no molestan para nada. Pero, aunque no molestan, siempre es mejor estar solos, usar toda la casa y no circunscribirnos al dormitorio exclusivamente.

Así que el martes, fui con Carlitos para allá. Y el miércoles, lo llevé al Colo, después de una larga 'perorata' del por qué prefería ir ahí y no a mi casa como ya se estaba acostumbrando. El departamento es chico comparado con mi casa (apenas si tiene un dormitorio y demás dependencias) pero está en un barrio del macrocentro, bien reservado y discreto. Por piso, hay cuatro departamentos y las 3 veces que fui (el jueves nos encontramos ahí con el Gasti), nunca nos cruzamos con nadie.

Y aunque el lugar era desconocido, nos movimos como pececitos en el agua, ya que al no tener que estar atentos al movimiento de personas que entran o salen, todo se hace más tranquilo. Tuve casi 6 largas horas para disfrutar a los dos pibitos, que hoy por hoy, no solo me sacan la calentura sino que también me sacan el sueño. Carlitos porque no solo es un 'diosito' como los que a mí me gustan sino porque también está desarrollando un cuerpito espectacular.

Y el Colo, por toda la extraña belleza que me ofrece, que lo hacen irresistible, al menos para mí y por sus temores e inseguridades, lo hacen más atractivo todavía. Como cuando el mismo jueves, me sorprendió con la idea que quería probar con ser activo conmigo. No sé por qué me avisó antes. Quizá por inexperiencia, por temor o por su propia inseguridad de no saber que el mismo 'encuentro' es el que nos permite, sino está declarado de antemano, un rol u otro. 

Obviamente, que le dí para adelante. Tener dentro mío a uno de ellos, me satisface muchísimo. El hecho de sentir la pija de cualquiera de mis 'diositos' dentro mío, me produce una cantidad de sensaciones placenteras que no puedo describir con palabras. Y sentir al Colo, tomar posesión de mi fue de no creer. Al principio, obviamente, lo hizo en forma tímidain pero luego, dejándose llevar por la calentura estalló en gemidos y potentes chorros de leche me llenaron por completo al tiempo que no paraba de besarme.

Mientras tanto, yo terminé de 'pajearme' (masturbarme). Al terminar, le pregunté al Colo, como estaba y aún agitado y casi sin aire, me dije que bien y me devolvió la pregunta. Yo le dije que estaba espectacular, que me había gustado mucho y que me gustaría repetir eso. Creí que el Colo me había entendido bien, que mi deseo de repetirlo, era para otro día. Pero no fue así. El Colo me miró y se acostó a mi lado, de espaldas en la cama. Cerró los ojos y me dijo: 'Bueno, dejame descansar un ratito y sigo'... No pude menos que comerlo a besos. Creo que en ese momento, lo amé tanto como lo amo a Luciano. El no comprendía el por qué de tantas muestras de amor. Obviamente, que lo saqué de su error de interpretación, nos reímos mucho y nos seguimos transando durante un buen rato prometiéndonos amor eterno... 

10 comentarios:

  1. Jmm, tú como siempre enredado en diversos amores "platonicos", luego te metes en los problemas que inconscientemente te gustan pero igual terminas como el gato, siempre cae de pie.

    Creo que el dia que no estés enredado dejaras de ser Luckitas jeje.

    Un gran abrazo para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No siempre mi vida será enredada, amigo DANIEL. Creo que debería madurar y 'sentar cabeza' como me lo aconsejó el Gasti en un 'tete a tete' que tuvimos y que voy a postear mañana.

      Hoy por hoy es lo que pienso, pero soy tan cambiante e inconstante, que no sé, cuánto me van a durar mis buenas intenciones... jaaaaaa...

      Besos!

      Eliminar
  2. Hola Lucks, hay algo de ternura entre tantos encuentros que parecieran ser frivolos para no matar la pareja con luciano, pero q a la vez parecieran ser tus otras parejas, para mi que en otra vida fuiste árabe y estabas casado con un monton de odaliscas y tenias un harén y nadie estaba celoso de nadie xq mister luckitas atendia muy bn a todas con sus hectolitros de leche rendidora jajajaa saludos -juan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola JUAN! Según una charla que tuve días pasados con el Gasti, Luciano se merece mucho más de lo que le estoy dando. Y por ahí, algo de razón tiene. Voy a tener que luchar contra mi naturaleza y ver que pinta. No quiero perder a Luciano, pero tampoco quiero dejar a Carlitos o al Colo y a otro gaycito que anda revoloteando por ahí y que todavía no presenté en 'sociedad'.

      Algo así, como dice mi viejo, quiero 'la chancha, los veinte y la máquina de hacer chorizos' (léase todo) y bueno, para desear, hay que desear en grande, sino no tiene sentido. O sí? Jaaaaa...

      Besos!

      Eliminar
  3. Me encanta que lo tengas tan claro y que sepas disfrutarlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo tenía en claro, JOSEP, lo tenía (tiempo pasado). Porque nunca falta un 'buey corneta' (persona que desentona) para tirar todas mis creencias y seguridades a la mismísima m... Claro que yo tengo mucho culpa por escucharlo. En fin, es lo que hay... jeeeeee...

      Besos!

      Eliminar
  4. Buenasss Luu!!!
    Como dice el dicho, “Dos son compañía, tres son multitud”
    Que no se te junte el ganado sin previo aviso porque es para quilombo xD jaaaa!!!
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabias palabras las tuyas EMI! Parece que son varios los que están pensando que se me puede juntar el ganado en algún momento. De ahí que me conminaron a tomar medidas extremas o ... (en un próximo post me explayo)... jeeeeee...

      Besos!

      Eliminar
  5. Por lo que veo no has perdido el tiempo jeje. Es interesante lo que dices que ellos en vez de alejarte, avivan tu relación. Yo quisiera verlo de ese modo, pero por más que intento, hay algo dentro de mí que no me lo permite. Supongo que debo liberarme de ese prejuicio como en su momento lo hice cuando me acostaba con un chico. En fin. Feliz año y que éste tenga cosas más bonitas que el anterior.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ERIK! Conversando con el Gasti me hizo ver algunas cosas, especialmente que por ver el bosque (léase diositos), estoy perdiendo de vista al árbol (léase Luciano).

      Y creo que razón tiene y mucha. Claro que para ver solamente al árbol y no al bosque, debo ir en contra de mi naturaleza. Hoy estoy dispuesto a eso y no sé qué resultará. Veremos dijo Lemos...

      Besos!

      Eliminar