viernes, 10 de febrero de 2017

Requiem




Antes, para esta fecha, o quizás unos días antes, me agarraba la 'depre' (depresión/tristeza) y me gustaba ir al cementerio, a llorar, por ahora, a mi único muerto. Obvio que tengo muchos muertos, pero solamente uno, que lo sufrí, lo lamenté y lo lloré en mi vida. Y había dejado de ir al cementerio, pero este año decidí volver. No sé que necesidad interna me hizo volver a la tumba del Guille, mi hermano muerto, cuando él recién tenía 12 años. 

Fui esta tarde, después de almorzar. Tomi y el Nachito fueron conmigo. Luciano y el Tato, tenían que trabajar. Hace 17 años, que el Guille se murió. Hoy tendría 29 años. La muerte del Guille, nos cambió la vida. Y se la dio al Nachito, porque si el Guille no se moría, el Nachito no hubiera nacido. O sea, que, muerto o vivo nos cambió la vida a todos. Lo que nunca lo vamos a saber, si fue para bien o para mal, pero, los que lo sobrevivimos, fuimos influenciados y mucho, con su muerte.

Y, durante todo este tiempo que escribí mis blogs, para esta fecha, le dedico el mismo poema, porque pinta totalmente, todo el conjunto de sensaciones y sentimientos, que todos percibíamos, después que se murió. Sensaciones y sentimientos que se fueron perdiendo en el tiempo, en la medida que nos fuimos desintegrando y disgregando como familia. En este poema también, va mi recuerdo a mis 'otros' muertos. A todos los que no conocí pero que vivieron para que yo esté hoy, acá y ahora...


ELEGÍA INTERRUMPIDA (fragmento)

Hoy recuerdo a los muertos de mi casa.

Al que se fue por unas horas

 y nadie sabe, en qué silencio entró. 

De sobremesa, cada noche, 

la pausa sin color que da al vacío 

o la frase sin fin que cuelga a medias

del hilo de la araña del silencio,

abren un corredor para él,

que vuelve: suenan sus pasos, sube, se detiene... 

Y alguien entre nosotros 

se levanta y cierra bien la puerta. 

Pero él, allá del otro lado, insiste. 

Acecha en cada hueco, en los repliegues,

vaga entre los bostezos, en las afueras.

Aunque cerremos puertas, él insiste...


Octavio Paz (poeta mexicano)
1914 - 1998. 



8 comentarios:

  1. Querido Luckitas. Hace rato no escribo pero hoy te mando un fuerte abrazo. Ojalá algún día tu corazón tenga la necesidad de abrirse y contarnos más de la vida de Guille.
    Y mientras tanto, ¿qué nos importa? Hay un tiempo para todo bajo el sol.
    Amá y seguí los guiños de la vida, pero nunca dejes de darle bola a las señales que no te gustan.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola RAÚL! Escribí la historia del Guille apenas empecé con mis blogs y creo que la volví a contar después pero más sintéticamente. Yo tenía 9 años cuando murió y la verdad que su muerte tan inesperada nos cambió la vida. Y la verdad que no me gusta mucho recordar aquellos momentos. En fin, es lo que hay...

      Besos!

      Eliminar
  2. Anónimo12/2/17 1:43

    Lu ....fuertisimo abrazzzo en este dia tan especial para vos y seguro para tu madre ! Q bueno lo recuerdes de la manera q sea y puedas ....Cuidate siii Charlieindio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias CHARLIEINDIO... el 10/02 es un día triste para todos pero los que tienen que trabajar no pueden venir al cementerio del pueblo. Por otra parte, todos tenemos ideas encontradas con respecto a este tema. Pero aunque yo sé que acá solamente están los huesos del Guille, me hace bien, venir a recordarlo. Capaz que el muy gil está sentando en la tumba de al lado cagándose de risa de mí, pero bueno, igual sabe lo que sentí, siento y sentiré por él.

      Besos!

      Eliminar
  3. Me parece muy bien esa visita al cementerio, en tan buena compañía. Seguro que acabarás yendo alguna vez sin necesidad de que sea el aniversario. Los muertos que conocimos en vida son nuestra vida. Un beso cariñoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo al Guille, lo recuerdo siempre ALUCINAITO. Pero no sé por qué tengo esa necesidad de ir al cementerio los 10 de febrero (aunque hubo años que no vine porque no es fácil, venir exclusivamente al cementerio del pueblo y un día de semana. Creo que el silencio y la soledad del cementerio ayudan a pensar mejor en la persona muerta. En mi casa también lo 'pienso' pero es diferente, no sé si me explico...

      Besos!

      Eliminar
  4. Ya sabes que yo también perdí un hermano, el tenia 4 años, yo 10. Compartimos ese sentimiento, al menos una vez al año.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JOSEP: perder a alguien muy cercano y querido debe ser lo peor. Especialmente si vivió poco y no disfrutó de todo lo que la Vida nos da.

      Besos!

      Eliminar