sábado, 29 de abril de 2017

Ni mejores ni peores, diferentes




Esta semana pude comprobar 'in situ' que la mentalidad de nuestra sociedad va cambiando. Y la 'cosa' comienza por donde debería: por los más jóvenes. No va a ser fácil cambiar el modo de pensar de una sociedad tan tradicionalista como la rosarina pero creo que no nos queda otra: el mundo está cambiando y lo querramos o no, también nosotros somos parte del mundo. No sé si seremos mejores o peores, pero sí, seremos diferentes. Y esto lo pude comprobar esta semana, en ocasión de juntarse un grupo de compañeros del Nachito, en casa, con el fin de hacer un 'TP' (trabajo práctico).

El día elegido fue el martes, un día típicamente otoñal. Estaba fresco y llovía mansamente desde la madrugada. Trabajé hasta el mediodía, almorcé en el comedor del colegio con un par de compañeros docentes y como no tenía que trabajar a la tarde, estuve conversando con algunos 'pibitos' de la escuela primaria que tenían que hacer el contraturno y después me fui. Cuando llegué a mi casa, no estaba ninguno de los 'pájaros' y el silencio era amo y señor del lugar. Como el ambiente estaba destemplado, puse la calefacción al mínimo, me hice un café y decidí dormir un rato de siesta.

Como 'no daba' (no era buena idea) acostarme en la cama porque después, cuando me levanto, siento más frío, decidí arroparme con una manta y me senté en uno de los sofás individuales, que miran al balcón-terraza. El ambiente se estaba templando pero afuera seguía lloviendo. Intercambié algunos mensajes de 'wsp' con algunos amigos hasta que me quedé dormido. Me desperté, al rato, por algunos gritos y algunas risas que me llegaban desde la cocina. Aparentemente, uno de los 'pájaros' había llegado. Posiblemente fuera el Nachito con algunos amigos.

En el balcón-terraza vi a una parejita fumando y apoyados, de lado, sobre la baranda. Aparentemente ya no llovía. El 'pibito' tomaba fugazmente, con una de sus manos, la cara de la 'pibita' y le acariciaba la mejilla. Los dos vestían jean y una campera impermeable, tipo 'canguro' con capucha, que los aislaba de la lluvia. Pensé que en algún momento se iban a besar porque sus caras se habían aproximado bastante pero contrariamente a mis pensamientos, apenas vieron que me había despertado, giraron la cabeza y me dieron la espalda, mirando a la ciudad que se extendía al frente.

Quizás se dieron cuenta que los estaba mirando y por eso adoptaron esa actitud. Así que me levanté y fui para la cocina que era de donde provenían las voces. Ahí estaba el Nachito y un numeroso grupo de chicos y chicas. Habían llegado hacía un rato y se estaban organizando para hacer un 'TP'. La mesa de la cocina estaba cubierta de apuntes, libros y 'tablets'. La verdad que no era el mejor lugar para ponerse a hacer nada del colegio porque pronto llegarían los demás 'pájaros' y la cocina no es el mejor lugar para estudiar pero sí para beber o comer algo y conversar de cualquier cosa.

Justamente, eso es lo que le estaba diciendo al Nachito, indicándole que usara la mesa del living-comedor que iban a estar más cómodos y seguramente, nadie los iba a molestar. El Nachito, me argumentaba que no habían ido a la mesa del comedor porque yo estaba durmiendo en uno de los sofás y no querían molestarme. Y que por eso, fueron a la cocina. Así que le agradecí el gesto y mientras los 'pajaritos' se mudaban al nuevo lugar, me percaté que la parejita que estaba fumando en el balcón-terraza, estaba entrando a la cocina.

También me di cuenta que un par de 'pibitos' no dejaban de mirarme: uno, era Joaco. El otro, un 'diosito' que no conocía de antes pero que estaba 'cogible/follable' del lado que se lo mirara. Medio femenino para mi gusto, pero 'diosito' al fin. Joaco es el 'diosito' que rechazó mis insinuaciones de seducción en una oportunidad que había venido a casa. Aún así, la actitud del pibito no había cambiado. Con la mirada, me desnudaba y me cogía/follaba, pero solamente con la mirada. Con el otro 'diosito' también intercambié miradas durante toda la tarde-noche pero hasta ahí.

A Joaco no lo había vuelto a ver. Ni siquiera en el colegio. Claro que como ellos son alumnos secundarios y yo trabajo con alumnos primarios y en el edificio de la escuela primaria, generalmente, no los veo casi nunca, a no ser, que vengan al gabinete por cualquier cuestión o yo los cruce en algún recreo o en el comedor. De todos modos, ahí estaba, mirándome y haciéndome algunos gestos inequívocos que me indicaban que 'su' pileta tenía agua. En cierto momento, me hizo acordar del 'jueguito' histérico que tuve con el Colo apenas nos conocimos. Y éste iba por el mismo camino.

Así dadas las cosas y mientras el grupo juntaba todo para mudarse a la mesa del living-comedor, estuve mirando a la 'parejita' que había visto fumando en el balcón-terraza. Había algo en ellos que me llamaba la atención pero no sabía qué era. Cuando me quedé solo y me puse a hacer café, vino el Nachito a decirme que quería que conociera a algunos 'chicos' que no conocía y que, ellos, me conocían del colegio pero que no sabían que era su hermano. Así que fui con él hasta el comedor y ahí me presentó a sus compañeros de estudio y que es el 'quid' de este posteo.

A algunos ya los conocía de encuentros anteriores. Joaco, entre ellos. Cómo me gusta ese 'pibito' por favor! El otro 'diosito' en cuestión, se llama Nicolás Julián. Julián para diferenciarlo de otro Nicolás, que también integra el grupo. Nicolás Julián es gay asumido y también algo (bastante) afeminado. Yo, de todos los 'diositos', nunca tuve la oportunidad de relacionarme con un 'pibito' afeminado (uno de los 'pollitos BB' es afeminado pero todavía no tenemos una relación cercana). Mi radar-gay había detectado la homosexualidad de ambos, tanto la de ese Nicolás Julián como la de Joaco.

Después, vinieron las 'sorpresas'. El 'pibito' de la parejita fumadora, se llama Martina y obviamente, no es un 'pibito', como yo creía, sino una 'pibita' igual que su 'partenaire' (Pili/Pilar). Su cabello, tipo 'melena' me confundió. Mi radar-gay no detectó nada. Solamente detectará varones gays? El grupo era una verdadera 'arca' de Noé. Sus integrantes se habían juntado para hacer un trabajo práctico sobre 'La inclusión en la escuela'. Tema bien elegido, en donde pude comprobar la amplitud mental de esos adolescentes de 16 años, con los que tuve oportunidad de conversar e intercambiar pareceres.

Y la conversación siguió aún después de que llegaran los 'pájaros'. Incluso, más allá, porque aunque muchos se fueron antes de la cena, con la consigna de continuar otro día, algunos aceptaron quedarse a cenar y ahí fue, que conversando con ellos, pude comprobar como la mentalidad va cambiando entre los adolescentes. En mi adolescencia, era impensable reconocerse 'diferente' y no sentirse excluido. Por suerte, todo eso está cambiando y ahora, se están aceptando cosas nuevas, especialmente, las relacionadas con el sexo y el derecho que tenemos todos a sentirnos 'incluidos'.

Al menos, con la 'onda' de la 'inclusión' que está reinando en el país, los adolescentes de hoy, me hacen ver que no son mejores ni peores a lo que éramos nosotros, sino que son diferentes. Pero el tema no termina ahí. De a poco (o de a mucho), cada vez son más los que saben que soy gay (el Nachito se los dice orgullosamente a todos sus amigos, conocidos y compañeros). Y realmente no sé cómo terminará todo esto. Sin quererlo, voy saliendo lentamente, del 'closet' y casi sin proponérmelo. En algún momento, supongo que alguna de las autoridades del colegio va a querer hablar del tema conmigo. Y ya no está el 'Capo di tutti capi' para que salga a cubrirme la espalda. En una palabra, creo que mi 'clandestinidad' tiene los días contados. Y una vez que abandone la clandestinidad creo que ya nada será igual. Hasta quizás, sea el fin de esta extensa década de escritor virtual...





sábado, 22 de abril de 2017

Autorregalo





No conozco que es lo que pasa en otros países, pero en Argentina, pasan cosas realmente poco creíbles. Claro que no entiendo nada de economía pero no me explico, cómo un bien, en lugar de depreciarse con el tiempo, el efecto es al revés: se valoriza. Eso es más o menos lo que me pasó con el Fiat Palio que tenía. Lo compré en cierto precio, lo usé bastante tiempo y ahora que lo vendí, en lugar de que su valor sea menor, es al contrario, es mayor.

De esta situación, hace algún tiempo, conversábamos con algunos profesores del colegio. Especialmente porque uno de ellos, tenía a la venta un auto de su propiedad y me comentaba que el auto costaba mucho más ahora que cuando lo compró. Y que esa era la causa principal por la que le costaba tanto venderlo o encontrar un comprador. En aquel momento, quería vender su auto con dinero 'cash' (efectivo) pero ahora con la imposibilidad de venderlo, aceptaba otras opciones.

Entre esas opciones, aceptaba que le entregaran un auto en buen estado y de menor valor y el resto, en dinero en efectivo. Y bueno, la idea, me empezó a resonar en la cabeza. No había tanta diferencia de dinero y yo podía cambiar de marca, de modelo y otras características. Consulté mi idea con Luciano y con los 'pájaros', también con algunos 'diositos' y finalmente con mi viejo, que fue el que 'me calentó el pico' (me convenció) para que le diera para adelante.

Así dadas las cosas, cambié al Fiat Palio 2004 que tenía por una Ford Ecosport 2008. El martes a la noche me entregaron la 'chata' (leáse la Ecosport). El miércoles a la mañana fui al colegio con ella y al mediodía, fui a probarla, con Luciano, que había pedido permiso en el trabajo para faltar ese día y con Carlitos. Al principio, la idea era ir hasta la Circunvalación, avenida que rodea a la ciudad, marcando el límite de la ciudad, aunque la ciudad ya superó ese límite hacia el oeste. 

A pedido de Luciano decidimos cruzar la ciudad pero en lugar de ir a la Circunvalación, salir directamente a la ruta y para evitar problemas, tomar la autopista. Una vez ahí, decidí que podíamos ir hasta la casa de campo de mi viejo, así dejábamos de perder tiempo dando vueltas sin sentido. Así que eso fue lo que hicimos. La 'chata' anda re bien. Es muy cómoda y el andar no es tan 'duro' como dicen de los autos americanos. Así que, cuando menos lo esperábamos, ya estábamos en el pueblo. 

Lo atravesé de punta a punta, sin encontrar a nadie conocido y tomé por el camino de tierra que pasa por la tranquera de nuestra casa de campo. El camino después de tantas lluvias estaba hecho un desastre. La 'chata' respondió más que bien aunque la 'embarré' bastante. La tranquera a la casa de mi viejo estaba cerrada con candado y por mucha bocina que toqué, no me atendió nadie. Así que supuse que el Juanma no andaba por ahí y que seguramente estaba en su casa. 

Así que dí un enorme rodeo para entrar por detrás, directamente por la entrada de la casa del Juanma. El Juanma ni la mujer estaban en la casa. Solamente, nos salieron a recibir unos cuantos perros nada amistosos. Como vimos que ahí tampoco había nadie, pasamos directamente por el camino interno, a la casa de mi viejo. Una vez ahí, bajamos a estirar las piernas y viendo que el Juanma no estaba por ningún lado, decidimos entrar a la casa de campo, descansar, merendar y luego, regresar a casa. 

Fue Luciano el que empezó a 'franelear' (acariciar y besar) a Carlitos mientras yo destapaba una Coca Cola y abría un paquete de 'masitas' (galletitas dulces). La calentura fue más fuerte que nuestras ganas de merendar y en cuanto menos nos dimos cuenta, nos estábamos 'transando' mutuamente. Para estar más cómodos, decidimos ir a la cama del dormitorio grande. Y en menos de lo que demoré en escribir esto, nos desnudamos, parcialmente primero y totalmente después.

Carlitos se puso en la posición 'perrito' y nos ofreció su culito. Luciano fue más rápido que yo y se colocó detrás, salivó el agujerito del pendex y masajeando el sexo de Carlitos, apoyó la punta de la pija y ante los gemidos lascivos de Carlitos, lo fue penetrando lentamente. Yo no tuve otro remedio que colocarme delante y dejar que Carlitos me 'peteara' (felacionara). O mejor dicho, Carlitos no me peteó sino que yo lo cojí por la boca. 

Y aunque no era la primera vez que los tres teníamos sexo, esa vez resultó distinta a las anteriores. Creo que fue porque era la primera vez que penetrábamos de esa manera a Carlitos. Es decir, por la boca y por el culo. La sensación de penetrar una boca no es lo mismo que una felación y por la cantidad de leche que largué, creo que esa fue la causa. También para Luciano fue espectacular porque aunque es eyaculador precoz, esta vez aguantó bastante. Y Carlitos gozó como nunca. 

Después, como el culito de Carlitos no aguanta todavía dos polvos 'al hilo' (consecutivos) por más descansos que hagamos, invertimos los papeles y trocamos nuestros lugares. Carlitos ocupó mi lugar y yo el de Luciano. Así que a Luciano no le quedó otra que dejarse penetrar doblemente: por la boca y por el culo. Aunque debo confesar, que más que una penetración bucal fue una simple felación. Gocé (gozamos) increíblemente como nunca antes. Volví a arrojar en el intestino de Luciano, los acostumbrados hectolitros de leche que despido cuando estoy muy caliente y que me y nos dejó exultantes. Los tres quedamos muy contentos de todo y de cómo lo habíamos vivido. Realmente nos habíamos disfrutado como nunca antes y la habíamos pasado más que bien. Qué hubo de diferente esa tarde? No lo supimos pero algo cambió. Logramos la plenitud que estábamos buscando y nos dio pie para creer que sí podíamos 'funcionar' como 'trieja'. Así que estuvimos mimándonos un buen rato hasta que empezamos a tener frío. Fue entonces cuando decidimos ducharnos, merendar rápidamente y regresar antes que nos sorprendiera la noche. En el viaje de regreso estuvimos comentando todo lo vivido y llegamos a la conclusión de que la 'chata' nos había traído suerte. O era el ambiente de campo? O ambas cosas a la vez? Un 'autorregalo' que sirvió para que nuestra pareja de tres alcanzara el cenit de la relación. Experiencia que pensamos repetir esta noche mismo, aprovechando que todo nos resulta favorable... jeeeee...





sábado, 15 de abril de 2017

Conventillerío (puterío)




Conventillo (del diminutivo de convento) es como se denominaba, a principios del siglo XX, a un tipo de vivienda urbana colectiva, también conocida como inquilinato, en Argentina, Uruguay, Chile y Bolivia, o casa de vecindad, en España. Se trataba de una vivienda en la que cada habitación era alquilada por una familia o por un grupo de hombres solos, generalmente inmigrantes europeos. Los servicios (como cocina, baños y patios) solían ser comunes para todos los inquilinos.

Obviamente, este tipo de vivienda, hizo que la convivencia fuera difícil, no solamente por la vecindad sino también por la propia idiosincrasia de los inmigrantes que habitaban estos conventillos. De allí, que las discusiones, los enfrentamientos y las peleas eran cosa de todos los días. Estas disputas, algunas originadas por pequeñeces, dieron lugar al término 'conventillerío'. Y un conventillerío fue lo que pasó esta semana, entre algunos de los 'diositos' medianos, menores y 'pollitos'...

Porque después de tantas idas y vueltas para que Carlitos se nos integrara, formando una 'trieja', todo volvió a como era en un principio. Todo se originó cuando el 'Pollito' se enojó con el Matius, desde el día del cumpleaños. Esa noche, el Matius no quiso interferir en la decisión de Carlitos de incorporarse a nosotros y arrastrar con él, al grupo de los 'pollitos BB'. Esto, dejó al 'Pollito' sin liderazgo, lo que causó su enojo y que extendió hacia todos, Matius incluido.

O sea, que más que un problema de 'pareja', este es un inconveniente que los supera como tal y se transforma en un problema de celos y no otra cosa y que afecta al grupo de 'diositos' chicos. Celos por perder el liderazgo de los 'pollitos BB' y porque Carlitos decidió incorporarse a nuestra pareja y nuestro grupo. Pero eso no es de ahora, sino que tiene su 'historia'. Desde bastante antes de fin de año, el 'Pollito' y Carlitos, lucharon tapadamente para ocupar el liderazgo sobre los 'pollitos BB'.

Y como aparentemente los 'pollitos BB' le responden más a Carlitos que al 'Pollito', éste le pidió al Matius que lo ayudara y como el Matius no quiso meterse en líos, discutieron por esa pavada. Pero no todo quedó ahí, sino que el 'Pollito' fue más allá. Habló con Carlitos y le dijo que sino retrotraía todo a 'fojas cero' (al inicio), él le iba a decir a la madre de Carlitos, lo que estaba pasando entre él y nosotros. Y que no le convenía que se supiera porque tenía mucho más para perder que para ganar.

O sea, toda una 'guachada' (conventillerío). Así que, casi sin haber comenzado la experiencia de la 'trieja', la tuvimos que interrumpir y por causas ajenas a nosotros. En fin... Esta vez, la idea del poliamor con una pareja de tres, que casi estaba funcionando perfectamente, la tuvimos que abortar. Obviamente, la ausencia de Carlitos se extrañó por muchos motivos y aunque no habíamos alcanzado una cama excelente, recuperábamos fuera de la cama, todo lo bueno que Carlitos nos daba. En fin...

El jueves, me encontré con la Agus. Repetimos la misma ceremonia que en el último encuentro. Almorzamos juntos en el mismo resto-bar, pequeño e íntimo que descubrimos y del que nos estamos haciendo 'habitués' y terminamos, con el café y alcohol y algo más en su departamento de soltera y hablando de 'nuestros' planes y de cómo andaban nuestras cosas y teniendo sexo. Así que le comenté, muy 'por arriba' (superficialmente) que había pasado con Carlitos y lo que estábamos pasando.

Pero, lo hice solamente por contarle algo. Ella me contó cosas de su residencia médica y de los padres pero no había visto al Matius, así que no sabía cuán afectado podía estar, después del rompimiento con el 'Pollito'. Así dadas las cosas, en un momento dado, hizo un comentario, sobre la pelea del hermano y el 'Pollito', diciéndome que ya eran 'grandecitos' y sabían lo que hacían y que el 'Pollito' también era 'mayorcito' para andar metiéndose con 'pibitos' menores de edad.

Así que así, sin saberlo, la Agus me estaba dando la solución de este verdadero 'problema'. Ella había encontrado la punta del ovillo. Luciano y Betulo (este último sin saberlo y erigiéndose como 'guionista-colaborador') terminaron por tirar de la punta del ovillo para poder desovillar todo. El temor de Carlitos ante la amenaza del 'Pollito' de hacer público lo que estaba haciendo con nosotros, hizo que por ver el bosque, no viéramos el árbol.

Porque el 'Pollito' podía amenazar a Carlitos de ser gay y de dar a conocer su condición sexual, pero, ellos (léase el 'Pollito' y Carlitos) comenzaron a tener sexo cuando eran menores de edad, pero ahora, que el 'Pollito' ya es mayor de edad y si bien no tuvo nunca más sexo con Carlitos, sí los tuvo/tiene con los 'pollitos BB'. Con este argumento, decidimos, Luciano y yo, ir contra el 'Pollito', contra acusarlo de corrupción de menores e ir en salvataje de Carlitos y de los 'pollitos BB'.

La reunión que mantuvimos todos, con el 'Pollito', fue espectacular porque él creía que tenía las de ganar y que íbamos a rogarle que cambiara de actitud. Eso provocaría el rompimiento definitivo de nuestra 'trieja' y que él volviera a liderar el grupo de los 'pollitos' y de los 'pollitos BB'. Claro que nunca pensó, que nosotros teníamos un 'as' bajo la manga. Amedrentarlo con nuestro razonamiento y que comprendiera lo frágil de su posición fue solo uno.

Enseguida se dio cuenta de la mala posición en la que estaba y decidió, no decir nada, dejar todo como estaba y como dicen los abogados, 'no innovar', jaaaa... Así que, como corolario del mal manejo de la situación, cayó realmente 'en desgracia': se distanció del Matius, de Luciano, de Carlitos y de todos los 'pollitos BB'. Y 'nosotros' (léase Carlitos, Luciano y yo) nos quedamos con todos los 'pollitos BB'. Algo así como 'a río revuelto, ganancia de pescadores'... jeeeee...

Claro que ahora queda lo más difícil y es llevar a buen puerto, estas nuevas relaciones y hacer congeniar a los 'diositos' grandes, medianos, chicos y bebés, que no va a ser nada fácil, teniendo en cuenta, que ya nada es como antes. Y aunque no hay tanta diferencia de edades (los más grandes tenemos alrededor de los 26 años mientras que el más chico tiene la mitad de esa edad) el 'salto generacional' es inmenso y las experiencias de vida también. El pueblo no es la ciudad y todo influye. Yo ya no soy el 'patrón de estancia' que era antes porque bueno, ya crecimos y estamos 'grandecitos' (como dice la Agus) pero no confío en el liderazgo de Carlitos, para llevar adelante un grupo de 'diositos' gays. Así que, si Carlitos se nos integra definitivamente a nosotros, creo que voy a tener que tomar nuevamente, al toro por los cuernos... Claro que pensar en una nueva y futura 'isla' es algo muy pero muy lejano... Aunque por qué no? Jaaaaaaa...






sábado, 8 de abril de 2017

Acción y reacción




Colo: pero vos me dijiste que no tenías novio... 

Esa fue la primera reacción del Colo cuando, después de varios 'encuentros' de finales felices, le dije, en el último 'encuentro', que tenía una relación sentimental con Luciano. Claro que no se lo dije de 'una' (rápidamente). Lo hice tratando de usar, las palabras más adecuadas, para explicarle bien la idea de mi 'poliamoría',  aunque sabía de antemano que iba a ser difícil. Claro que, en ningún momento pensé que calificar el intento de 'difícil' era poco. El Colo no entendía o no quería entender.

De nada valían mis palabras. El Colo se cerraba y estaba empecinado en sus razones y no quería aceptar las mías. Y sin más comenzó a derramar las clásicas lágrimas que derraman todos. Se correrá la voz entre ellos, que las lágrimas me 'desarman'? No sé qué tienen las lágrimas que me 'pueden'... Es que hay tanto misterio detrás de las lágrimas! Porque una persona no llora por llorar, sino que llora porque, evidentemente, aflora un sentimiento verdadero. Y el Colo, lloriqueando, siguió:

Colo: vos fuiste el primero de mi vida... yo creí en vos...

Y: Colo, vos sos re importante para mí. Lo que pasó, es que supuse que no ibas a querer una relación de 'novios', sabiendo como sos vos y como son en tu casa... Por eso, me 'arreglé' con Luciano pero quiero seguir 'saliendo' con vos, no quiero perderte...


Y aunque el Colo, insistía que creía que lo único que yo buscaba era cogerlo, le tuve que decir que lo que yo buscaba con Luciano, era una estabilidad emocional que él no me iba a poder dar, no sólo por sus inseguridades sino porque también estaba experimentando su homosexualidad desde hacía poco tiempo y no iba a querer una relación de 24 horas. Además teníamos que tener en cuenta la familia cerrada y totalmente 'homófoba' que tenía y así seguí durante un buen rato.

Pero, el Colo no entraba en razones. Más cuando se enteró que yo, además de haber iniciado una relación amorosa con Luciano, la había ampliado a otro chico y que ahora quería incluirlo a él. Y no había forma de hacerle entender que él no era, solamente, un chico al que desvirgué. Que las 'cosas' eran diferentes. Que me gustaba, no sólo físicamente sino también por su manera de ser. Y por eso lo había esperado tanto tiempo y por eso también lo amaba como lo amaba.

Pero, le pedí, que me comprendiera. Que yo era así. No podía amar y ser fiel a una sola persona. Que yo amaba a varias personas al mismo tiempo y me sentía unido a ellas, tanto emocional, afectiva como sexualmente. Volví sobre la idea de la 'poliamoría' y de que probara de integrarse a mi grupo de amigos 'con derechos' que había formado con Luciano y Carlitos. Que se conocieran y que viera si podían ser amigos. Y que después veríamos si daba para 'otras' cosas. 

Y que la idea, era que fuéramos compartiendo tiempos y espacios, según lo que sentíamos por el otro: simpatía, amistad, afecto casto, amor, calentura. Pero siempre en un clima de diálogo sincero, armonía, tolerancia, comprensión y paciencia porque no era fácil eso de la 'poliamoría' pero tampoco era imposible, como lo había podido comprobar personalmente, hacía un tiempo atrás. Y que la experiencia falló, porque falló la sinceridad en uno del grupo, que hizo que la experiencia colapsara.

Y aunque en ese momento, en la 'isla', éramos muchos más que tres, igual logramos vivir armónicamente la 'poliamoría' durante mucho tiempo. Porque en la 'poliamoría' se dan sensaciones y sentimientos de amistad, afecto, amor y sexo pero no necesariamente, es algo sexual. Lo importante, es que nos sintamos todos, unidos emocional y afectivamente con el otro. De ahí que la relación amorosa o sexual puede ser con todos o con unos más y con otros menos.

Y le aseguré que lo que yo sentía por él, era lo mismo que sentía por Luciano y por Carlitos. Y que 'me' y 'se' diera la oportunidad de vivir la experiencia del 'poliamor'. Después de tanto preámbulo, de tantas palabras, de caricias, besos y declaración de amor eterno, el Colo, se fue calmando. Cuando se serenó, le aseguré que él no era uno más y que era muy importante para mí, por eso no quería dejarlo. Pegó su cuerpo desnudo al mío y juntado sus manos sobre mi pecho, casi me imploró:

Colo: entonces, ahora que tenés novio, me vas a dejar?

Yo: uy, Colo, nunca te voy a dejar... Por qué te voy a dejar?

C: y... si tenés novio, no tiene sentido que sigamos 'saliendo' (noviando)...

Y: no entendiste nada de lo que te dije? Luciano acepta mi 'poliamoría' y no le importa que yo salga con otro chico. Si vos también aceptás, que yo esté saliendo con otro chico, nosotros podemos seguir saliendo...

C: pero eso es tan raro... Cómo una persona puede tener dos novios al mismo tiempo?

Y: sí, ya sé que es raro... Pero la 'poliamoría' es así de rara... Por eso te digo que seas comprensivo y que no tengas miedo, yo voy a estar siempre con vos... 

C: mmm... no sé... viste como soy de estructurado... 

Y: está bien, Colo, yo solamente quiero ser feliz y que vos seas feliz... No quiero perderte pero tampoco quiero perder a Luciano... Podemos probar a ver que 'onda'... Querés? 

C: no sé, tendría que ver, pero yo tampoco quiero perderte...

Y: entonces, 'probemos'... Sí, Colo? Es igual a como estamos ahora con la diferencia que sabés que hay otros chicos que amo tanto como a vos. Y que me gustaría que los conocieras. Y sino querés no importa. Simplemente, no quiero engañarte Colo y menos perderte... Entendés? 

Así empezamos a escribir este capítulo de mi vida que no sé en qué terminará. Soy consciente que estoy jugando con fuego... Pero como dice el tango: 'el que no arriesga, no gana'. Y no puedo desaprovechar, esto que me da la Vida. Tengo que poner todo de mí para que la 'cosa' (situación) funcione. Además, la idea, es formar una nueva 'isla'. Las 'líneas' están tiradas. Luciano y Carlitos ya saben de la existencia del Colo y lo aceptan como 'amigo' aunque todavía no se conocen.

Falta que el Colo se abra a la idea de hacerse amigo de Luciano y de Carlitos. No quiero por ahora, una pareja de cuatro. Esa no es la idea de la 'isla'. Lo que yo necesito es que el Colo acepte la idea de que no es 'único' en mi vida sino que hay 'alguien' (algunos) más. Claro que me gustaría que se consolide una relación de amistad entre ellos, es decir, lograr la atracción empática primero. Luego, intentar llegar a la atracción sentimental para finalmente llegar a la sexual. No es tan descabellado si se crean las condiciones para que se den las cosas. El hecho de compartir tiempos y no convivir, nos va a ayudar a no caer en el desgaste propio de la rutina y a que podamos consolidar nuestros sentimientos. Claro que hay un largo, larguísimo trecho, para llegar a ser una 'tetraeja'. Pero por ahora, eso no me quita el sueño... Jeeeee...




sábado, 1 de abril de 2017

Trieja


Creo que nunca tuve un post con tantos comentarios, como el de la propuesta (no tan) descabellada que me hizo la Agus! Por favorrrrr! Qué poca fe que me tienen como 'padre'! Me tuve que defender como 'gato panza arriba' de muchos que no creen que estoy capacitado para tener un hijo. O mejor dicho, criarlo y educarlo. Reconozco que soy algo 'inmaduro' todavía pero quizás la presencia de un hijo en mi vida, me sirva para poner algunos puntos sobre las 'íes'.

Pero, no nos adelantemos a los hechos. La propuesta de la Agus, fue solamente eso: una propuesta, que no la vamos a concretar inmediatamente. Creo que antes, va a pasar 'mucha agua bajo el puente'. Darle 'forma' a su propuesta y medir y calcular, todos los 'pro' y las 'contras' que pueden llegar a surgir si se concreta 'nuestro' anhelo de tener un hijo juntos. Obviamente, no vamos a casarnos ni nada por el estilo, pero no ser matrimonio, no impide que podamos tener un hijo. O sí?

Claro que hay muchas 'cosas' que debemos resolver y que seguramente hablaremos, en cada 'encuentro íntimo' que tengamos, la Agus y yo, y que no son tantos tampoco. Así que a no desesperar. Ya les iré contando, cómo se desarrolla mi vida. Y como el tiempo es cada vez más tirano, tengo que reorganizar nuestra vida cotidiana. Y este blog es parte de ella. Por eso, voy a escribir los post, solamente los sábados y responderé a los comentarios cuando tenga tiempo para hacerlo.

Y ahora, el nuevo post. Un lector del blog de Zekys, me dijo que el término 'trieja' lo usó Zekys para referirse a su 'matrimonio' conformada por tres personas. Por lo que Zekys dice, su matrimonio de tres no tiene problemas de relación ni de convivencia y como el término me gusta, yo también voy a adoptarlo. Mi 'trieja' conformada por Luciano, Carlitos y yo, tampoco tiene hasta ahora, problemas de convivencia. Los problemas que tenemos son de relación y más específicamente de relación sexual. 

La primera vez que estuvimos los tres juntos compartiendo una cama fue después del cumpleaños del Matius. Esa madrugada nos volvimos los tres a casa. No nos bañamos previamente como es nuestra costumbre, así que nos desnudamos y nos acostamos. Decidimos que Carlitos se acostara entre Luciano y yo. Pero poco fue lo que hicimos. Apenas un poco de 'transa' (caricias y besos) pero no fuimos más allá. Estábamos agotados y ebrios y eso fue lo que hizo que no llegáramos a tener sexo. 

Ahora es diferente. Carlitos, a veces, viene a casa a la tarde, cuando yo todavía estoy trabajando y tiene sexo con Luciano. Los viernes viene a la noche y se queda a dormir en casa, aprovechando que Luciano va a la casa de la madre tiene sexo conmigo. En esos momentos, tenemos el sexo que siempre tuve con Carlitos. Con Carlitos, siempre, tuvimos buena 'cama' aún a escondidas de Luciano. Ahora que Luciano aprueba nuestros encuentros, nuestras 'camas' son sublimes. 

Y los sábados o domingos, tenemos sexo los tres. En estos encuentros, nos dimos cuenta, Luciano y yo, que no sentimos lo mismo que sentíamos cuando teníamos sexo con Kevin, por ejemplo. Creemos que es porque con Kevin solamente teníamos 'sexo' a diferencia de que con Carlitos hacemos el 'amor'. Afloran otros sentimientos y por ende, todo tiende a ser diferente. Sea lo que sea, no sentimos ni experimentamos las mismas sensaciones que cuando teníamos sexo con Kevin.

Así que, aunque no sabemos el por qué, no llegamos a la plenitud de la satisfacción sexual haciendo el amor con Carlitos. Aunque esta 'sensación' se circunscribe únicamente al plano sexual porque como trío, llegamos a la mejor de las relaciones de convivencia, claro que Carlitos no vive todo el tiempo con nosotros y solamente compartimos con él, algunos momentos de la semana. De todos modos, la relación que mantenemos es increíblemente buena.

Como por ejemplo, cuando viene a casa a merendar, a las tardes, después del contraturno del colegio o cuando los fines de semana (léase viernes y sábados) se queda a comer y a dormir en casa. De todos modos, y aunque tenemos un tiempo limitado compartiendo momentos, en casa o fuera de ella, haciendo 'nada' o en cualquier actividad, nunca sentimos que somos una pareja de tres. Incluso, como 'trieja', llegamos a la plenitud en la simple 'transa' (caricias/manoseos) y disfrutamos de nuestra compañía permanentemente. Así dadas las cosas, estamos muy felices de poder relacionarnos como hasta ahora y aunque esta relación 'de a tres' no esté funcionando en el plano sexual, como quisiéramos, estamos muy contentos, de que la 'cosa' funcione integralmente. Creemos que lo primordial, es amar incondicionalmente al otro y sentirnos amados de la misma manera, ser felices y sentirnos excepcionalmente bien. Así y todo y aunque no tenga sentido, yo le sigo buscando la quinta pata al gato. La integración del Colo a nuestra pareja de tres y la propuesta de la Agus, de tener un hijo conmigo, me siguen dando vueltas alrededor de mi cabeza como el vuelo de la mosca alrededor de la miel... jeeeeee...