sábado, 10 de junio de 2017

David, furioso y rápido




Mi cumpleaños, lo festejé, el mismo 31, con una reunión familiar (Luciano incluido) en la casa de mi vieja. Pero, el viernes 2, decidimos con los 'diositos' festejar mi cumpleaños en el restaurante donde trabaja Franco. Yo hubiera preferido celebrar mi cumpleaños comiendo una buena parrillada o pizza o pastas en ese orden, pero tuvimos que aceptar la sugerencia de Franco, de hacerlo donde trabaja para que él también pudiera participar, aunque sea de a ratos. En fin...

La pasamos bien aunque debo reconocer que esta vez fueron los clásicos 'diositos' de siempre: el Gasti, el verdadero 'diosito' Emma, Andy, Lucho, Juanes, el Tomi, Nico y Franco que iba y venía. Luciano no fue porque aunque está más participativo todavía no comulga mucho con los 'diositos' más grandes y se había ido a la casa de la madre. El Matius, tampoco fue, porque reanudó su relación con el 'Pollito' y para evitar problemas decidió quedarse con él. El resto del 'pollerío' no participó.

Y como era viernes y varios de ellos tenían obligaciones o planes para el día siguiente, los festejos terminaron temprano. Esa noche tenía que dormir solo. Luciano no estaba y Carlitos ahora, menos. Como había bebido bastante y tuve que llevar a Juanes a la casa, decidí regresar conduciendo por calles secundarias porque le temía a los controles de alcoholemia y de narcolemia. Generalmente estos operativos los hacen los fines de semana y casi siempre por la noche y sobre avenidas importantes. 

De ahí que preferí conducir por calles secundarias teniendo en cuenta principalmente que había bebido bastante y aunque no estaba borracho, sí estaba 'chispeante' (alegre), condición inequívoca de que tenía en sangre más alcohol que el debido. Pero claro, lo que no pensé es que tenía que cruzar una de las avenidas importantes por más calle secundaria que fuera la arteria por donde yo circulaba. Pasa que a veces los 'zorros grises' (inspectores de tránsito) hacen los operativos en los lugares más increíbles.

Justamente es por eso que se los conoce con el mote de 'zorros grises': debido a que los tipos son muy 'vivos' (pícaros) para poner 'trampas' y 'cazar' incautos, provocando que los automovilistas cometan infracciones tontas que ocasionan multas que no las aplican, sino que 'arreglan' por medio de la 'coima' (soborno) con el infractor por una suma bastante menor que la que correspondería si pagara la multa. Por eso, todo el mundo trata de evitar estos controles aunque no todos logran eludirlos.

Aminoré la velocidad a medida que me iba acercando a la avenida. Si mucho antes de llegar al cruce, veía amontonamiento de gente, autos y motos con las clásicas balizas azules, había decidido estacionar la Eco y tomarmeun taxi para regresar a casa. Definitivamente no quería problemas porque a veces, no es posible llegar a un 'arreglo' con el 'zorro gris'. El funcionario se muestra incorruptible, no acepta la 'coima', confecciona la multa en mi caso por ebriedad y hace remitir mi auto al 'corralón municipal'. 

Y el gasto por la multa, el traslado del auto en infracción y la estadía en el corralón municipal es terriblemente oneroso. Así que es preferible, evitar ese momento. Por suerte, como venía avanzando despacio, llegué casi a la esquina y no vi nada anormal. Solamente algunos chicos parados en la esquina, esperando el colectivo. Eran cuatro adolescentes. Dos de ellos rodeaban a otro y por medio de sus ademanes me di cuenta que lo estaban robando. El tercero intentaba quitarle las zapatillas. 

Así, sin violencia, para no llamar la atención de nadie que pasara por el lugar. Simplemente lo amedrentaban amenazándolo casi veladamente. No había gente cerca y le estaban quitando todo lo que consideraban que tenía valor de reventa. En ese momento, se percataron de mi presencia. En un acto reflejo e inconsciente les grité qué estaban haciendo. Una boludez. Los 'choritos' (ladroncitos), sin mirar siquiera, corrieron en diferentes direcciones y el 'pibito' se quedó absorto y sin saber que hacer. 

Tenía desprendidas las zapatillas que no habían alcanzado a sacarle. Todo lo demás, me dijo después, se lo habían robado: la mochila, la campera, el buzo, el celular, dinero y una cadenita de oro. Apenas los 'choritos' hubieron desaparecido, al chico le dio una crisis nerviosa y comenzó a lagrimear e insultar el accionar de estos chicos. Furioso e impotente, casi, fuera de sí, se puso a llorar. Le dije que se tranquilizara que lo iba a llevar hasta la casa. Ahí me dijo que no era de Rosario y que vivía solo. 

Me contó que había ido a estudiar a la casa de un compañero de la facultad y se volvió en un colectivo, del que descendió justo donde lo asaltaron. Y que no podía entrar en su departamento porque le habían sacado la mochila con la llave del departamento junto a algunos apuntes de la facultad. Por suerte, ni en la mochila ni en el celular había datos de donde vivía. Y, como era muy tarde para buscar un cerrajero, le dije si quería ir a casa y quedarse a dormir, que a la mañana, buscaríamos un cerrajero. 

Así que, mientras íbamos a casa, fuimos contándonos nuestras cosas. El pibito se llama David y tiene 23 años, aunque parece muchísimo menor. Mi radar gay, una vez más no falló. Y aunque no es un 'diosito' como los que me gustan, se acerca bastante a mi ideal. Y por la manera de hablar, de gesticular y de mirarme, supe que David, además de ser gay, me 'tiraba' buena onda. Y si exteriorizó su 'orientación sexual' fue porque se dio cuenta que mi solidaridad, no era totalmente desinteresada. 

En casa, todavía no había llegado ninguno de los 'pájaros' y eso que ya casi eran las dos de la madrugada. David denunció por teléfono el robo del celular y de una tarjeta de crédito pero no quiso ir a la comisaría y hacer la denuncia en la policía. Como me dijo que estaba hambriento, le di para que comiera algunos sandwiches de miga que me habían sobrado del dia de mi cumpleaños y tomamos Fernet con Coca Cola. Estuvimos hablando de nosotros y de lo que hacíamos y de lo que no. Hasta que decidimos ir a dormir. Y aunque hasta el momento, todas las camas estaban vacías, más tarde estarían ocupadas. Salvo la del Nachito que no me confirmó si volvía a casa a dormir o se iba a lo de mi vieja. Así que lo único que pude hacer, es decirle a David, que tenía dos opciones: o se acostaba en un colchón inflable en el suelo alfombrado de mi dormitorio o si se animaba, podía compartir la cama conmigo. David me miró fija y pícaramente y apoyando la mano sobre mi pija, me dijo que prefería compartir mi cama y de paso, sino me enojaba, quería pagarme de alguna manera, todo lo que hasta ese momento, había hecho por él... jeeeeeeee...



9 comentarios:

  1. Hasta borracho te llueven los diositos del cielo. Y pensar que, a mitad de post, creía que la cosa había acabado en multa...
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Por suerte, ALUCINAITO, la cosa no terminó en multa sino en algo mucho mejor que no sé si fue solamente un 'touch and go' o se convertirá en otro amigo 'con derechos'. A David recién lo conocí 'algo' y no sé cómo puede terminar este 'encuentro' casual?

    Pero me están pasando tantas cosas en la vida que a veces pienso, que mi vieja tenía razón, porque me calificó desde que yo era chico, como'un catalizador de problemas'. Aunque no todos los problemas convergen en mí, porque yo no los busco. Creo, simplemente que ellos me buscan a mí. Algo así como 'ladran, Sancho, señal que cabalgamos'... jeeeeee...

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Hola Lu, si vos sos un catalizador de problemas, yo quisiera una replica del catalizador para uso personal, a mi no me pasan esas cosas jaja.
    Un Abrazo
    Arman

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, ARMAN! Mirá según mi premisa 8, 'nada pasa por casualidad, las cosas pasan porque se las busca'. Por esa misma esquina que por donde pasé yo, deben haber pasado muchos autos, tanto por la avenida como por la calle secundaria. Sin embargo, solamente yo me detuve e intervine. El resto, porque hacía frío o porque tenía sueño o porque estaba apurado no lo hizo.

      Por eso creo, que muchas de las cosas que nos pasan, es porque la buscamos. Eso sí, también hay una pequeña cantidad de cosas, que nos buscan aunque no lo busquemos. De ahí que mi vieja me dice que soy un 'catalizador' de problemas... jeeeee...

      Besos!

      Eliminar
    2. Este comentario, Lucky, me ha recordado una canción catalana que he traducido para vosotros:

      Ahora que estoy solo
      (Enric Barbat)

      Por la mañana cantando
      llamó a la puerta
      un gozoso caminante
      que con la canción muerta
      se fue llorando.

      Ahora que estoy solo
      a medianoche
      añoro la canción
      de mi amigo.

      AI mediodía llegó
      un hombre muy cansado
      y el agua me pidió
      y yo que estaba muy ocupado
      no le escuché.

      Ahora que estoy solo
      a medianoche
      añoro la sed
      de mi amigo.

      Al atardecer pasó
      un ladrón perseguido,
      yo no le ayudé
      por miedo a ser herido
      y se lo llevaron.

      Ahora que estoy solo
      a medianoche
      quisiera liberar
      mi amigo.

      Eliminar
    3. No entiendo mucho como tengo que interpretar la letra de esta canción para ajustarla en mi vida, JOSEP. Con esta letra, me estás diciendo que estoy jugando con fuego y corro el riesgo de quemarme? Sino es así, realmente no entiendo tu comentario.

      Besos!

      Eliminar
    4. Lo que plantea la canción es que si no hacemos nada por ayudar a los que lo necesitan, solo nos queda arrepentirnos "a medianoche" de no haberlo hecho. Tu ayudaste y las cosas fueron muy distintas.

      Evidentemente, todo tiene riesgos, y una nueva amistat (con o sin derecho a cama) también, pero yo no iba por ahí.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Odio a esos atracadores callejeros, realmente me enferman.

    No se puede negar que tienes mucha suerte. Ya me gustaría a mí tener un catalizador como el tuyo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo suerte, JOSEP, no lo voy a negar. Tampoco voy a negar que a David se le trasluce que es gay y en una sociedad machista como la mía, el gay, si es un chico más todavía, es pasible de cualquier tipo de ataque (golpiza, asalto, robo y/o cualquier otro acto violento). Y chicos/jóvenes/adultos gays hay por todos lados en el mundo. Solamente es necesario, animarse y abordarlos (la mayoría tiene agua...) jeeeee...

      Besos!

      Eliminar