martes, 5 de septiembre de 2017

Nubarrón




El sábado pasó sin pena ni gloria hasta que a la noche, Luciano, el Matius, el 'Pollo' y yo fuimos a escuchar a una banda de rock en donde toca un primo de Luciano. Le hicimos extensiva la invitación al resto de los 'diositos' pero por diferentes motivos no pudieron ir. Al día siguiente, domingo, iban a ir a la casa de fin de semana del Matius, ya que yo iba a la casa del Gonza a almorzar como había convenido con los padres. Ahora creo que no debería haber aceptado la invitación pero... 

Además, tenía muchas ganas de estar con el 'pendex'. Y esa era una oportunidad inmejorable, más que tenía la 'venia' (permiso) de los padres para acercarme más al 'pendex' (claro que ellos no pensaban que nosotros habíamos intimado). Luciano se iba a almorzar a la casa de Carlitos y yo me iba a agregar para la hora de la merienda. Después, habíamos pensado ir a cenar a la casa de fin de semana del Matius que los domingos por la noche, se hizo el lugar de reunión casi inevitable de los 'diositos'.

Con los padres del Gonza, quedamos en encontrarnos el domingo al mediodía. Los padres del Gonza me habían pedido encarecidamente que no llevara nada pero igual, compré flores para la madre y una botella de buen vino para el padre, con toda la intención que la tomáramos en el almuerzo. Viven muy cerca del colegio, en una zona residencial de alta categoría y en un piso muy alto de un edificio nuevo y terriblemente lujoso. El Gonza bajó a abrirme la puerta y juntos, subimos por el ascensor.

Me recibió la madre del Gonza, deshaciéndose en lamentos y explicaciones, me dijo que el esposo había tenido que viajar urgentemente a una ciudad cercana, porque se le presentó un problema en la fábrica donde trabaja y él es el responsable de la producción. Yo le dije que no se preocupara, le entregué mis 'presentes' y juntos fuimos al living-comedor donde la mesa ya estaba puesta. El almuerzo transcurrió sin problemas y en un clima agradable. Obviamente hablamos de la jornada en las sierras de Córdoba, del Gonza y de mi vida.

Al finalizar el almuerzo, la mujer sirvió el postre y luego tomamos café. Finalmente, le dijo al Gonza que me mostrara las fotos que había sacado del viaje a las sierras y que había alojado en la computadora de su habitación. Así que hasta allá fuimos, mientras la madre, levantaba la mesa, lavaba y ordenaba todo. El dormitorio del Gonza es el dormitorio típico de un pibito de 16 años, aunque lo que más a la vista está, es un televisor grandísimo colgado de una de las paredes.

El Gonza encendió el televisor y la compu y unos cuantos segundos después estábamos viendo las fotos que había sacado en las sierras de Córdoba. Realmente, algunas de ellas, eran muy graciosas y muchísimas, muy bien logradas. Incluso, las en blanco y negro, estaban espectaculares y los primeros planos en algunas y las tomadas con grandes angulares en otras, me llamaron la atención. Ante mi inquietud, el Gonza me dijo que él y su papá eran aficionados a la fotografía y que la practicaban mucho.

También había filmado algunos videos pero eran pocos aunque bastante buenos, especialmente de los profesores en las diferentes actividades en las que nos habíamos desempeñado. Yo estaba maravillado. Detrás de la fachada de 'pibito' terrible había un ser humano de una sensibilidad exquisita que provocaba mi admiración. Después, me mostró otras fotografías que había hecho en otros lugares y algunas hechas posters y que denotaban una gran pasión y habilidad por el arte de la fotografía. 

Al final, me invitó a jugar con la 'play' (PS4) pero le dije que mucho no me gustaban los juegos virtuales aunque igualmente me mostró una enorme colección de ellos, con los que jugaba en sus tiempos libres. En un momento, colocó un juego donde nos instalamos virtualmente no sé en qué circuito europeo listo para enfrentarnos en una carrera de motos GP. En ese momento, apareció la madre del Gonza preguntándonos si queríamos merendar. El tiempo había pasado sin que lo notáramos y yo tenía que irme...

Le dije eso. Que tenía otro compromiso con algunos amigos con los que había comprometido a encontrarnos más o menos a esa hora. El Gonza y la madre creo que se desilusionaron un poco, pero no podía hacer otra cosa. Me despedí de ella y el Gonza bajó conmigo hasta la puerta del edificio. Le dije que la había pasado re bien en la casa y que esperaba que no fuera la última vez que me invitaba. El Gonza me dijo que yo podía ir todas las veces que quisiera pero que le hubiera gustado que hubiéramos hecho 'algo'. 

Le dije que yo le había prometido eso pero que me parecía que su casa y con la madre en ella, no era ni el lugar ni el momento para hacer nada de nada. Que ya veríamos como hacer para estar solos y hacernos el amor realmente como lo queríamos. Me acompañó hasta el auto y le pedí que entrara al mismo. Los vidrios polarizados nos aislaban del exterior. La tarde se extinguía y como no había gente en los alrededores aproveché para besarlo en la boca y franelearlo a fondo hasta que mi calentura se hizo indominable. 

Me desabroché el pantalón y me saqué la pija que ya la tenía re parada. Luego, desabroché el pantalón del Gonza e hice lo mismo. Y así volvimos a repetir lo que habíamos hecho en mi bolsa de dormir cuando fuimos a Córdoba. Como 'víctima o victimario'. Nos besamos apasionadamente e intercambiamos una masturbación que duró varios minutos y que gozamos como si hubieran sido horas. En un momento dado, y como el Gonza miraba demasiado mi pija, lo tomé de la nuca y lo fui acercando lentamente a mi pija. 

El pibito dejó que le llevara la cabeza hasta que logré que toda mi pija entrara en su boca. Después le guié con la mano sobre su cabeza para que hiciera el movimiento eyaculatorio mientras yo seguía masturbándolo. El Gonza, al cabo de un buen rato, derramó su semen sobre mis dedos, que formando una especie de paraguas sobre su glande, impidieron que la leche se derramara por el tapizado del auto. Yo 'acabé' poco después, los hectolitros de leche a los que estoy acostumbrado. Le avisé al Gonza con tiempo, lo que estaba por pasar, para que pudiera quitar su boca y siguiera solamente con la mano, la masturbación que me estaba haciendo. El Gonza estaba feliz y yo también. Mientras nos limpiábamos con pañuelitos de papel, le prometí que ya íbamos a buscar un momento y un lugar seguro y tranquilo, para hacer eso que tanto deseábamos. Me dijo que estaba bien y que esperaba que fuera pronto. Que él gustaba mucho de mí y que estaba muy caliente conmigo y que 'nada ni nadie' iba a interrumpir ni interponerse en nuestra relación. Después seguimos besándonos hasta que nos despedimos. Yo me quedé pensando, en el Colo y en Carlitos, que siempre fueron tan flexibles en la relación que tienen conmigo y en lo que me había dicho el Gonza: que 'nada ni nadie' iba a interrumpir ni interponerse en nuestra relación. No se convertirá el Gonza en un nuevo nubarrón en mi horizonte? 



10 comentarios:

  1. Anónimo6/9/17 2:40

    Q historia Lu .....increibleeeeee ! Q manjar debe de ser el Gonza .....como el Colo pero mas peque y algun parecido con Carlitos ....q placer hermano !! ...q de Dioses por Dios ....hace mucho no te escribia pq lo hacia desde el Ipad y no se pq cuando apretaba para ver lo q escribia .....desaparecia sin dejar rastros. jajaja fuerte abrazo y siga avanzando q la vida es una sola y lo q vale es el aqui y el ahora. Charlieindio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, CHARLIEINDIO. Viste como es esto, 'el zorro pierde el pelo pero no las mañas'... jaaaaa...

      Por ahora sigo en mi 'onda', la de los 'diositos' adolescentes aunque ahora estoy estirando mis ´tentáculos' a algunos jóvenes con los que últimamente me estoy relacionando pero todo es muy nuevo todavía como para contarlo.

      En cuanto a los Ipad son traicioneros y no tenés que fiarte nunca en ellos. El colegio de facilitó uno para mis tareas laborales y no termino de entenderlo porque ese 'bicho' tiene vida propia y no hace lo que quiero sino lo que él quiere! jaaaaaaa...

      Besos!

      Eliminar
  2. Bueno, al menos la chupadita tuvo lugar en el auto y no en la casa, con la madre creyendo que en el cuarto del nene el admirado psicólogo se encontraba con la sorpresa de las dotes artísticas de la criatura.
    ¿Son realmente seguros los vidrios polarizados?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vos sabés, ALUCINAÍTO, que después de ese momento y felicitándome por haber evitado hacer algo en la casa del Gonza, que tranquilamente podíamos haber hecho, me puse a pensar que son contados con los dedos de las manos, las veces que tuve sexo en casa ajena y solamente cuando me sentía muy confiado.

      En cuanto a los vidrios polarizados son segurísimos. Aunque trates de ver lo que hay en el interior de un auto que tiene los vidrios polarizados, no vas a ver nada aunque te apoyes en el mismo vidrio. Las tonalidades son variadas y disminuye en el parabrisas pero a la ECO la había estacionado a 45º y de culata, por lo que el frente de la 'chata' miraba al tránsito. Pero como este es la tarde del domingo era nulo en esa zona, no hubo problemas en ese sentido y me atreví a hacer, lo que hicimos.

      Besos!

      Eliminar
    2. Tienes un sentido de la propiedad inmobiliaria muy AMPLIO.

      Eliminar
    3. No puedo dejar de ser 'patrón de estancia', BETULIN! Jeeeee...

      Besos!

      Eliminar
  3. Esperemos que ese nubarrón se disipe pronto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es todo un tema, JOSEP. Yo sé que todos queremos la 'exclusividad' con la pareja de turno que tenemos. Salvo yo que con esto de la poliamoría reconozco la posibilidad, de tener más de un 'partenaire'.

      Igualmente, aunque todavía no lo hablé con el Gonza, lo voy a tener que hacer pronto, porque él ya conoce la existencia de Luciano y todo lo que siento por él. Y salvo que albergue esperanzas que yo me separe de Luciano para 'noviar' con él, no le veo salida a ese 'nada ni nadie se interpondrá entre nosotros'.

      Además en algún momento, le voy a tener que blanquear mis relaciones con Carlitos y el Colo. Vamos a ver como reacciona. Es jovencito y está muy caliente conmigo y no creo que se cierre a su idea y sí confío en que se abrirá a la mía. La idea de la 'isla' siempre la tengo presente, lástima que todavía son tan chicos... jeeeeee...

      Besos!

      Eliminar
  4. Anónimo7/9/17 16:33

    Hola, soy nuevo en tu blog y he leído un par de escritos, pero no tantos ya que son bastantes jeje... ¿A qué te refieres con "la isla"?

    Acá en México prohibieron los vidrios polarizados, por el tema de los secuestros, debe verse sí o sí lo que hay dentro del auto. Para momentos pasionales debemos irnos a lugares oscuros y sin nadie más al rededor si no queremos gastar en hoteles jeje.

    Me gusta mucho cómo escribes, hasta estoy pensando en hacer un blog también. Saludos!
    -Alexis

    ResponderEliminar
  5. Hola ALEXIS, gracias por leerme. Una 'isla' es el nombre que le puse a un grupo cerrado de amigos gays que tienen sexo entre ellos. Es 'cerrado' porque teóricamente ninguno de los integrantes puede tener sexo con un 'chico' que sea ajeno al grupo. Esto nos permite tener sexo seguro, además de afianzar algunas sensaciones y sentimientos, como la 'poliamoría'. Fue una buena experiencia pero terminó porque uno de los integrantes tuvo sexo con otro chico ajeno al grupo con tanta mala suerte que nos terminamos contagiando todos de VPH. En fin.

    En cuanto a los vidrios polarizados, es todo un tema. Están aprobados únicamente en mi ciudad y en 2 o 3 ciudades más de mi país, pero en el resto del territorio argentino, están prohibidos. Claro que están prohibidos colocarlos pero no están prohibidos los autos nuevos 0 km que ya los traen de fábrica.

    Como verás, una de las tantas contradicciones que los argentinos, nos damos el lujo de tener.

    Besos!

    ResponderEliminar