lunes, 20 de noviembre de 2017

Amigo con derechos





El Colo cumplió 19 años. Organizó un encuentro para los amigos más íntimos y, obviamente, también me invitó, como debía ser. Como correspondía. Pero como la mentira tiene 'patas cortas', mi mentira le hizo honor al refrán. El Colo no invitó a Luciano. Porque aunque sabe que tenemos algún tipo de relación, nunca se lo 'blanqueé' (denuncié) ni tampoco nunca le dije que éramos pareja, sino simples amigos 'con derechos'. Porque por la manera de ser del Colo, si le digo la verdad no me da más 'bola' (atención), de ahí que prefiero que desconozca los detalles. 

Aún así, tengo que cuidarme de no 'pisarme' (traicionarme). Ni con Luciano ni con el Colo. Y aunque Luciano perdona mis infidelidades, porque él tiene sus 'encamadas' (sexo) con Carlitos, y yo lo dejo hacer, prefiere que yo le 'blanquee' con quien ando. Yo podría 'blanquear' al Colo, pero, también está el Gonza, y realmente no sé por cuál decidirme. Para colmo, ahora apareció el Pela, quien me ocasiona más indecisión todavía. Luciano mientras esté 'picoteando' con Carlitos, seguro que no me va hacer problemas, salga con quien yo salga, por aquello de la justicia 'recíproca' pero...

Así que tengo que pensarla bien antes de dar cualquier paso. Y mi asistencia al cumpleaños del Colo, lo pude negociar con el hecho de que, si 'dormía' esa noche con Carlitos, yo podía ir al cumpleaños del Colo sin mayores problemas. Así que así se lo planteé a Luciano: que un ex alumno del colegio me había invitado a su cumpleaños y para que él no se quedara solo podía decirle a Carlitos de ir a dormir con él o sino ir los dos, al departamento del Gasti. Luciano me dijo que la iba a pensar y me preguntó si el pibito que cumplía años era gay y me pasaba 'algo' con él. 

Le dije la verdad pero a medias. Que ya le había hablado del Colo y que me gustaría que se conocieran porque tienen casi la misma edad y el Colo está pasando por algunas circunstancias parecidas a las de él (léase Luciano). Y que me gustaría integrarlo a nuestro grupo más íntimo porque el Colo también tiene vergüenza que otros lo reconozcan como gay y por eso mismo, las veces que lo invité a mi casa de la ciudad, me dijo que no. Incluso, le mentí diciéndole Luciano, que le había dicho al Colo que nosotros éramos 'pareja' para que no tuviera pruritos para acercarse y aún así no quiso. 

Y como sé positivamente que el Colo está sufriendo su homosexualidad me gustaría acercarlo a nosotros pero hasta ese momento no había tenido suerte. Así que esa fue la versión 'oficial', claro que la 'extraoficial' es otra. Así que pude ir a los festejos del Colo por el cumpleaños, que hizo en un bar. No éramos muchos, y, a algunos chicos, los conocía del colegio. Otros, eran del club donde practica básquet y uno solo, de la facultad, del que se hizo muy amigo aunque ya se conocían no sé de donde. Y, aunque yo era el más 'mayorcito', la pasamos bien.

El Colo 'histeriqueó' conmigo como cuando nos conocimos en el asado del colegio. Como me senté a su lado, no hubo entre nosotros, muchas miradas pero las que hubo, fueron tan intensas que tuve miedo que alguno se diera cuenta que 'algo' entre nosotros había. Después, las caricias en la mano, en el brazo y en la pierna, se sucedieron permanentemente durante toda la noche y me hicieron calentar hasta límites increíbles. Para colmo, en varias oportunidades, el Colo me tocó la pija, que la tenía re parada. Pero no hubo oportunidad de nada. Ni siquiera cuando fuimos juntos al baño.

Porque por mucho que le propuse, no quiso hacer nada. Y eso que lo metí en uno de los 'cagaderos' (wc) y lo franeleé y besé hasta el delirio, pero, no hubo manera de convencerlo que se dejara coger/follar. Tampoco quiso chupármela ni pajearme ni nada. Tenía miedo que alguien entrara y nos encontrara en esa sospechosa situación de encontrar a dos tipos juntos metidos en un 'cagadero'. Así que volvimos a la mesa, con menos orina pero con más líquido seminal y yo con una calentura que era de no creer. Después, cuando terminó todo, lo llevé a la casa.

Antes de llegar, estacioné en una estación de servicios de una avenida que pasa cerca de la casa. Cargué nafta y tomamos un helado adentro del auto y no había gente cerca, nos dimos permiso para hacer algunas 'cosas' que el Colo no se había animado a hacer en el baño del bar. Nos 'franeleamos' un buen rato y nos pajeamos y nos felacionamos recíprocamente hasta eyacular. El Colo me pone a mil y yo también a él. Después, hablamos de nosotros y de lo que estamos pasando, sintiendo y haciendo. El Colo la tiene clara: no quiere ser mi novio ni tampoco, mi 'pareja'. Quiere seguir haciendo lo que estamos haciendo. Ergo, ser muy buenos amigos 'con derechos' pero hasta ahí. Así que aproveché para blanquearle todavía más mi relación con Luciano, aunque esta vez le dije que mi relación con Luciano era 'abierta' y que nos íbamos a permitir ciertas 'infidelidades' y que justamente por eso me gustaría que se conocieran. El Colo me dijo que la iba a pensar pero que no me prometía nada. Lo único que me prometía era que íbamos a seguir siendo amigos 'con derechos' durante muuuucho tiempo... jeeeeeee...





8 comentarios:

  1. Es decir, que Colo no quiere ser tu novio ni tu pareja, sino tan sólo amigo con derecho a roce, pero aún así no quieres dejarle claro que Luciano es tu pareja con derecho a otros roces, porque eso haría que te dejara. No lo termino de entender muy bien, salvo que sea un ejemplo de perro del hortelano. Si él no quiere exponerte como pareja, no entiendo muy bien el sentido de pedirte exclusividad, cuando más que exclusividad lo que te está pidiendo es clandestinidad, y se puede muy bien ser una multitud (isla) clandestina. ¡¡¡Uuuuuuhhhhhhhhhh!!!

    ResponderEliminar
  2. Jaaaa... Estás 'leyendo' la situación perfectamente, ALUCINAITO! El Colo se comporta como 'el perro del hortelano': no come ni deja comer. En este caso, el Colo no quiere nada serio, pero sí me exige 'exclusividad'. Si fuera hijo único, como el Sebi, sería comprensible su actitud, pero ellos son seis! Entonces?

    Sí entiendo lo de la 'clandestinidad'. En ese sentido, es muy parecido a Luciano y a mí, ya que no quiere que nadie sepa su 'orientación' sexual. En el caso del Colo, lo justifico porque todos los hermanos son muy 'machitos' y muy 'minitas', además de ser, toda la familia, muy religiosos y de comunión diaria. Creo que todo eso, es lo que más le pesa pero cada persona es un mundo y es muy difícil conocer a fondo sus verdaderas motivaciones. En fin, es lo que hay.

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Por lo que entiendo ese chico aún no ha asumido sus preferencias sexuales y lo que eso significa, una cosa es que quiera mantenerlo en secreto y la otra es que no quiera ni novio ni pareja. Aún le queda mucho camino por recorrer. Espero que no sea de esos que no consiguen aceptarse nunca o que no lo hacen hasta muy tarde...

    ¡Suerte!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es tan así, JOSEP. Creo que el Colo sabe lo que quiere, solamente que como vivimos en una sociedad muy homófoba (aunque esta tendencia está cambiando), aún cuesta mucho, reconocer o admitir la homosexualidad, más si uno pertenece a cierta clase social (media y alta) o está fuera de los ámbitos artísticos. En fin, es lo que hay.

      Besos!

      Eliminar
  5. ¡INSISTE; a parte de ser un corruptor de inocentes, eres una máquina de heteros! una vez "descorchados", entregados en cuerpo y ALMA, tras SUFRIR la falta de correspondencia exclusiva con la que han llegado al despertar sexual...; la primera rotura de corazón deja una profunda llaga para seguir experimetando por ese camino; no se olvida, por lo que siempre puede quedar como un desahogo, pero queda la mente abierta; no tan cerrada, como parece insinuar Josep, con lo de "asumirse" en las preferencias sexuales. La sexualidad, NO ES UN DESTINO; es un tránsito, para la felicidad; o, al menos, la satisfación. ¿O uno tiene que ASUMIRSE como pajero? ¡Anda ya!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmmm... no creo que el Colo sea 'hetero' ni tampoco 'inocente', BETULIN, ya que, no es sólo 'pasivo', sino que también fue 'activo' conmigo muchas veces. Quizás, por el hecho de que tanto vos como Josep vivan en Barcelona (la Sodoma de Europa) con realidades tan diferentes a las nuestras, es que lleguen a tener un juicio equivocado.

      También puede deberse a la idiosincrasia o a la mentalidad de nuestra sociedad, pero muchos chicos gays (y no gays también, como lo puedo comprobar, conversando con mis alumnos y alumnas), llegan a tener sexo por 'calentura' y no por 'amor'. De ahí, que nadie 'rompe' el corazón de nadie.

      Por otra parte, por qué no asumirse como 'pajero'? Acá (y seguramente también allá) hay una infinidad de gays de todas las edades, que a la hora de tener sexo, tienen 'ciertas' preferencias, con la cual llegan, como bien vos decís, a la satisfacción. Qué le vas a hacer? Como dicen ustedes, la gustos, los colores... jeeeeee...

      Besos!

      Eliminar
  6. ¡TANTOS SE CONSUELAN CON SUCEDÁNEOS! que te concedo el que alguien se pueda ASUMIR como pajero.

    ResponderEliminar