jueves, 30 de noviembre de 2017

Ganas de vos





El tema no sólo es tranquilizar al Colo y sus temores sino también a los miedos de la madre, que no solamente los vuelca en las 'nenas' que son las más chicas sino que también los traslada al Colo. Será porque de todos los varones es el más chico? Sea lo que sea, ese temor hace que el Colo, sea un chico sumamente inseguro. Además lo controla y lo mezquina bastante y el Colo no hace mucho para evitar ese control y disfrutar de la libertad que tienen los más grandes. En fin.

De ahí que me resulta imposible, hacer como hice con el Gonza, de ir al campo, un viernes, aprovechando que Luciano se queda a dormir de la madre y quedarnos a dormir allá y pasar el sábado teniendo sexo y disfrutándonos. Así que combinamos encontrarnos un sábado, tipo 10, después de haberlo dejado a Luciano en el trabajo y de hacer algunas compras en el centro. El asunto era si quería ir al campo o quedarnos en la ciudad e ir al departamento del Gasti. 

El Colo prefirió está vez quedarse en la ciudad. Así que eso fue lo que hicimos. Compramos en un pequeño negocio del barrio del Gasti, cosas para desayunar y nos fuimos directamente al departamento. Ahí desayunamos y estuvimos hablando de miles de cosas diferentes que nos estaban pasando. Después nos empezamos a 'franelear' (acariciar) al tiempo que nos acordábamos de nuestro primer encuentro y de todo lo que sentimos y vivimos esa vez. 

Obviamente, nuestra calentura fue aumentando hasta que nos empezamos a desnudar. Me gusta lamer la piel blanquísima, llena de pecas, que tiene el Colo y que me ofrece, permanentemente para que yo la saboree. Lo mismo que su pija y su culito lampiño que me vuelve loco lamer y dilatar con mi lengua primero y con mis dedos después, para volverlo totalmente expugnable y poder penetrarlo y recorrerlo a mi gusto y placer durante un buen rato. 

Después nos duchamos y pedimos nuestro almuerzo a un restaurante cercano que nos lo envió por medio de un delivery. Luego vimos tele y nos comenzamos a franelear y a calentar nuevamente y en menos tiempo del que me llevó a contar esto, volvimos a la cama, nos desnudamos totalmente (estábamos en ropa interior) e hicimos otro '69' con la diferencia de que yo me dediqué a chupar la pija del Colo mientras él con su lengua y sus dedos comenzaba con mi dilatación. 

Poco después y esta vez yo, como 'pasivo', recibía en mi boca, como debe ser, la caliente, espesa y abundante descarga seminal del Colo, hecho que volvería a repetir un rato después cuando me penetró y me hizo suyo por segunda vez. Luego, nos volvimos a duchar y ya no tuvimos tiempo para más. Alcancé al Colo hasta cerca de la casa de un amigo y quedamos en llamarnos para concretar otro 'encuentro' próximamente. Después fui a buscar a Luciano, al club donde hace natación. 

Como siempre, le mandé un 'wsp' avisándole que ya había llegado y esperé en el auto a que saliera. Pero, después de estar un buen rato esperando, decidí enviarle otro 'wsp' preguntándole si le faltaba mucho. Como no me contestó, esperé un rato más y finalmente, decidí entrar al club y buscarlo. Pero, en los lugares que lo busqué, no lo encontré. En la piscina quedaba un grupo de personas pero no Luciano. Tampoco en los vestuarios, ni en el bar ni en la sala de masajes ni en ningún lado. 

No habrá ido a nadar esa tarde? Le mandé un 'wsp' a Enzo, el hermano de Luciano, preguntándole por el hermano, pero me dijo lo que yo suponía: había ido a nadar. Hice lo mismo con Carlitos y con cada uno de los 'pollitos'. Todos me decían lo mismo: que se había ido a nadar. Coño! La verdad que ya comenzaba a alarmarme. Había pasado casi media hora y de Luciano ni noticias. No sabía que hacer. Luciano no tiene tantos amigos con quien estar. Además, sabe que paso siempre a buscarlo. 

Si hubiera hecho otros planes seguro que me lo habría dicho... Así que decidí llamarlo. El teléfono sonó hasta que me derivó al contestador automático. La verdad no sabía que hacer. En eso estaba cuando recibí el primer 'wsp' de Luciano: 'ya salgo', luego, un segundo después, otro: 'estoy saliendo'. Finalmente, decidí ir a su encuentro. Y lo encontré sonriente y relajado. Me dio un beso y me agarró de la mano. Así mientras íbamos al auto, desarrollamos el siguiente diálogo:

Yo: dónde estabas?

Luciano: me estaba bañando... 

Y: yo fui a buscarte y no te encontré.

L: lo que pasa que no había agua caliente en el vestuario de los mayores, así que me fui al vestuario de los menores. 

Y: y te dejaron bañarte en ese vestuario? 

L: sí, le dije al encargado que tenía 16.

Y: y se la creyó?

L: supongo que sí. Además no había nadie duchándose.

Y: y no escuchaste mis mensajes o cuándo te llamé por teléfono? 

L: no. Debe ser porque el vestuario está hecho con hormigón armado que interfiere la señal de celular. Porque los 'wsp' me llegaron todos juntos. Y apenas los recibí, te contesté al 'toque' (rápido).

Y: sí, está bien, como te demoraste tanto, pensé que no habías venido. Le hablé a Enzo y a Carlitos pero no tenían idea.

L: está bien, no problem.

Y: por suerte fue nada más que un 'desencuentro', pero me hiciste 'cagar' (asustar). Ya no sabía que pensar! Y si te llegaba a pasar algo me muero!

L: en serio lo decís? Si me hubiera pasado algo, enseguida te hubieras enterado. Las malas noticias 'corren' (se saben) rápido. Además, en el celular tengo tu número, como primer número de emergencia. Así que si me pasa algo, al primero que llaman es a vos. Después, sigue mi mamá, mi hermano y también Carlitos, así que por ese lado, estoy cubierto.

Y: bueno, está bien, pero no quiero ni pensarlo. Qué querés que hagamos? Querés que vayamos a algún lado? 

L: la verdad que estoy 'muerto' (muy cansado). Vamos a tomar algo y después compramos algo para comer y nos volvemos al campo, dale? Tengo 'ganas de vos' y que estemos solos esta noche... Sí? Querés?

Qué le voy a decir? Que no? Este pibito me 'puede' (gobierna). Hace y deshace 'a piacere' (a placer). Hace lo que quiere conmigo y no puedo ponerle límites. El sentimiento que tengo para con él, es más fuerte que yo. Por suerte, por ahora, todo lo que hacemos, lo hacemos consensuadamente. Siempre en forma amigable, conciliadora, amistosa, mancomunada. Luciano es sumamente dócil, sumiso y obediente a mis caprichos más increíbles. Creo que no concientiza el poder que tiene sobre mí. Podría ser despótico, tirano y arbitrario, como Joffrey Baratheon, el pendejito que hace de rey, en la serie 'Guerra de Tronos' y yo sería su Sansa Stark. Bueno o malo, aceptaría ser su esclavo. En cambio, Luciano, me deja ser su dueño. Amo a este pibito como pocas veces amé en esta vida y él, me devuelve, con creces, y con hechos, todos los sentimientos que yo deposito en él. Espero que estas sensaciones, duren y perduren, por los siglos de los siglos. Amén! Jeeeeee...





4 comentarios:

  1. Me encanta que os améis tanto, ojalá os dure muchos años... Toda la vida.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, JOSEP. Ojalá que como decís, este amor que nos profesamos dure toda la vida. Hoy por hoy, mi futuro lo veo vinculado a Luciano pero viste como en la vida? Vaya uno a saber que nos depara el destino. Mientras tanto, tratamos de disfrutarnos y de disfrutar la vida lo mejor que se pueda!

      Besos!

      Eliminar
  2. Son muy bonitas palabras de amor, pero es curioso que justo antes nos hayas contado tu estupenda sesión de sexo con Colo y hecho alusión a otras con Gonza. Lo cortés no quita lo valiente, como suele decirse, y más en la isla.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sigo siendo el 'caballo de la sabana' que siempre fui, ALUCINAITO, y tal cual como me dijo el Sebi, cuando éramos chicos. Puedo hacer mil cosas con un montón de 'diositos' y creerme libre de hacerlas, pero siempre vuelvo al que me tiene atado, en este caso, Luciano. Es mi destino, soy un infiel fiel o un fiel infiel, como más te guste... Jeeeeee...

      Besos!

      Eliminar