sábado, 29 de septiembre de 2018

No soy de madera




El viernes 21, Luciano cumplió 21 años. Y esto que escribo a continuación, lo escribí el año pasado, cuando cumplió 20... 'Veinte años de los cuáles, tres me los dedicó a mí [ahora serían 4] haciéndome el tipo más feliz del mundo, sabiendo que tuve (tengo) a mi lado, durante los últimos mil días, al 'diosito' más increíble que alguien puede tener en este planeta, aunque debo reconocer, que hay muchos 'diositos' pululando por todos lados, incluso de los 'colores' (razas) y etnias más increíbles. Porque al igual que las brujas, 'que los hay, los hay'. Pero, gozar de Luciano, es increíble!

Y los festejos, que lo estamos haciendo costumbre, comenzaron el jueves 20 a la noche en la cena y terminaron, en nuestro dormitorio, cuando lo llené de mi leche, a la 1.30 del viernes 21. Después seguimos brindándonos mimos, caricias, besos y abrazos, mientras compartíamos, un 'porrito' de marihuana, celebrando sus 21 años y nuestro amor, que se mantiene incólume a pesar del tiempo transcurrido. Y eso, lo pudimos hacer, porque solucionamos el tema 'Agus'. Aprovechando que nuestra sala de estar es bastante amplia, decidimos hacer allí el dormitorio de la Agus.

De esa manera, matamos tres pájaros de un solo tiro. Logramos la independencia que habíamos perdido, le dimos libertad de movimientos a la Agus y volvimos a dormir, todos, cómodamente cada uno en su lugar y como la Vida manda. Fue la Agus, la que tuvo la idea de traer la cama de doble plaza de su departamento. Sacar los sofás de nuestra sala de estar y colocarlos en el comedor y en su lugar, instalar la cama de ella.  Una arcada, a la que pusimos una cortina, separa los ambientes y le da a la Agus la intimidad que necesita. 

A la mañana del 21, nos levantamos y cuando fuimos a desayunar, descubrimos que la Agus, nos había preparado un desayuno increíble, mezcla de americano, continental y de campo. Más que desayuno, era auténtico 'brunch' (desayuno-almuerzo) anticipado. Y de paso, le dio su regalo de cumpleaños a Luciano: un estuche con un perfume y un desodorante de Versace, que le debe haber salido un 'huevo' (testículo) o un ovario, en este caso. Puta madre, pensé, yo que le pensaba regalar una chomba de marca, ahora, el regalo de la Agus, me obligaba a mejorar el mío. 

Habíamos decidido ir a almorzar juntos, porque Luciano, por más peleado y/o disgustado que esté con la madre, quería ir a 'mamenguear' (mimosear) con la madre, y había decidido festejar su cumpleaños 21, con la madre, la tía solterona y la abuela. Y obviamente, Enzo, el hermano y Carlitos, para variar y terminar la noche como Dios manda, cogiendo/follando. Así que aproveché y me fui al centro a complementar mi regalo. Habíamos convenido encontrarnos tipo 13.30 horas y Luciano, había decidido no ir al gym, así podíamos pasar más tiempo juntos.

Al final, le compré un jean y la chomba. Ahora sí que estaba más o menos acorde a lo que había gastado años anteriores: un celular, el año pasado y un fin de semana en un hotel 5 estrellas, el año anterior. Antes de entrar al restaurante, le di en el auto, el regalo de cumpleaños. Creo que Luciano, no esperaba regalo este año, debido a nuestra 'economía de guerra', pero al decir de mi viejo, 'si hay miseria que no se note' decidí seguir adelante con la idea del regalo. Además, Luciano se lo merece. Después de almorzar y hacer varios brindis y una larga sobremesa, a las 16, lo dejé en su trabajo. 

Me despedí de Luciano hasta el día siguiente, pasado el mediodía, que lo iba a buscar al trabajo y que de allí, íbamos a ver que hacíamos, ya que no teníamos planes. Así fue que, regresé a la nueva casa vieja. La tarde estaba espléndida y la Agus no estaba. Sino hubiera dejado la Eco en la cochera, me hubiera ido por ahí, a ver si encontraba a alguien con quien entretenerme. Pensé quien podía estar 'libre' pero el único que se me ocurrió fue el Pela. Aunque el primero que me vino a la mente fue el Colo, pero enseguida me acordé que estaba de novio con el Gasti. En fin.  

Al final, le mandé un 'wsp' al Pela, preguntándole por donde andaba. La respuesta me llegó rápido: estaba con unos amigos, patinando en skate, en un parque cercano. Me preguntó por qué y le dije que tenía ganas de verlo. Pero, contrariamente a lo que yo pensaba, me dijo que no podía dejar a los amigos porque iban a sospechar cualquier cosa y me propuso que nos encontráramos al día siguiente, sábado, por la tarde, en la casa de los abuelos. Le dije que no iba a poder, porque cuando Luciano no trabaja, no se despega de mi lado. Así que convinimos encontrarnos durante la semana...

Por lo visto, nada me salía bien. El Colo con el Gasti, Carlitos con Luciano, el Matius quizás con el 'Pollo', el Pela con los amigos heteros y para conseguir alguna cita con el resto de los 'diositos' es más fácil conseguir entrevistar al Papa durante todo el día, que conseguir una hora de cama, con algunos de ellos. Al menos, si estuviera en el campo, lo tenía al Juanma a mano. O al Tomi. O a Nico. O a Pablito... Pablito! Cuánto tiempo sin saber de él y con todos los 'ratones' (fantasías) que tenía yo con ese pibito! Y al final, nunca fuimos más allá de la transa... 

Al final, 'ajo' (a joderse) y 'agua' (aguantarse). Definitivamente, me iba a tener que sacar la calentura con una paja. Así que, desaprovechando la fantástica tarde, terminé en la nueva casa vieja, donde me duché y me acosté un rato. Puse a cargar el celular y me quedé dormido. Entre sueños, escuché la voz de la Agus que me despertó. Me desperecé y vi que ya era de noche. La Agus me hablaba de la cocina pero no entendía que me decía.  Así que me levanté y me vestí así nomás, ya que no tenía otros planes para esa noche, que comer algo, mirar tele y volver a la cama. 

La Agus, estaba en la cocina, con algunos bocaditos de sushi que había comprado porque estaba antojada. Y compró para todos, pero no recordó que a mí no me gustaban ni que Luciano iba a cenar con la madre y se quedaba a dormir en la casa. Así que los bocados de sushi le iban a sobrar. Yo, a falta de mejor cosa, me hice unos sandwiches calientes de jamón y queso. Así que cenamos eso y para que el viernes fuera 'especial', bebimos champagne y brindamos por Luciano, por nosotros y por mil cosas más. Cuando se terminó el champagne, abrimos una segunda botella de la misma bebida y que yo había comprado pensando beberla el día siguiente, a la noche, cuando vinieran a casa, los 'pollitos BB' y otros 'pollitos' a celebrar los 21 años de Luciano. Pasada la medianoche, decidimos irnos a dormir porque estábamos más que 'alegres' (ebrios). Y como estábamos los dos solos, aprovechando que Luciano, no estaba, nos acostamos juntos. Mientras nos estábamos desnudando, nos empezamos a 'franelear' (acariciar) y a besar. Y cuando nos acostamos, fue el acabose...Seguimos 'franeleándonos' (acariciándonos) y besándonos. Y cuando la Agus comenzó a pajearme y chuparme la pija casi con desesperación, fue la señal que esperaba. Por más que no me gustan las mujeres, no sé por qué la Agus es mi debilidad, y como no soy de madera, lo que tenía que pasar, pasó...







jueves, 20 de septiembre de 2018

Acuerdo muy especial





Una de las variantes que contemplamos, antes de llegar a un acuerdo, con el dueño de la casa por el pago del alquiler, fue además de todas las elucubraciones que hicimos, también sopesamos en su momento, la posibilidad de mudarnos a la casa que tiene el padre del Pela en el barrio y que a cambio de reciclarla en lo que podíamos, nos dejaba la casa sin pagar alquiler. Sólo teníamos que afrontar el costo de los servicios que usáramos. Y debido a que, para reciclar la casa, hay que hacer un desembolso de dinero más que importante, decidimos no embarcarnos en ese proyecto.

Pero, cuando el alquiler de la nueva casa vieja, debido a la alta cotización del dólar, subió a casi $ 12.000, tuvimos que volver a contemplar esa posibilidad. Así que el Pela, consiguió de nuevo, la llave de la casa de los abuelos, porque yo la quería volver a ver. Así fue, que una tarde, que terminé de trabajar temprano, pasé por la casa del Pela y juntos fuimos a la casa de los abuelos. Apenas entramos, volví a sentir la misma desazón de la primera vez. A esa casa, hay que hacerle muchos arreglos para hacerla medianamente habitable.

Primero de todo, limpieza profunda. Después, picar y revocar algunas paredes que están muy deterioradas. Pintar exterior e interiormente las paredes y las aberturas. Y reparar algunas cosas que están dañadas o que están feas, por la antigüedad de la misma casa o por el uso o por lo que fuera. Ejemplo: los sanitarios del baño y las alacenas de la cocina. Nada de otro mundo, pero todo implica gastos. Tiene de ventaja, un dormitorio en suite, que sería para la Agus. Tiene otra ventaja: dos dormitorios más y un baño. Y hay una tercer ventaja: hay lugar para guardar dos autos.

Estaba como para pensarlo. Las dudas me carcomían. Tiene un plus extra, que ni cuando vivíamos en el pueblo, lo teníamos. Un enorme jardín atrás, con árboles frutales (naranjo, limonero y mandarino). También hay rosales, 'malvones' (geranios), jazmineros, hortensias, otras plantas de flores y una enorme enredadera que cubre toda la pared del fondo, la que da con el vecino. Eso, bien cuidado, debe semejarse al paraíso. Incluso, hay lugar (porque no tiene) para hacer un enorme parrillero para hacer asados. Realmente, en su época de apogeo, ese jardín debe haber sido muy hermoso...

El Pela estaba agachado entre medio del yuyaje que cubría casi todo y miraba atentamente algo que había levantado del suelo. Yo, pensando en voz alta, dije: hermoso, muy hermoso... El Pela me miró e inmediatamente me preguntó si se lo decía a él. Y se vino a mi lado. No tuve más remedio que mentirle. Estaba pensando en el jardín, cuando era jardín y no en él precisamente, pero estos gaycitos de ahora, son tan sensibles y narcisistas, que viven del halago y de los elogios. Y el Pela, es uno de ellos. Así que desarrollamos un diálogo más o menos de este tenor.

Yo: y sí, no se lo voy a decir al vecino de al lado...

Pela: yo te gusto?

Y: no, boludo, todas las veces que salimos, fue porque Carlitos me obligó porque él se quería encamar con Luciano... Claro que me gustás! Más que gustar, te quiero, pende...

P: jijijiji... Me encanta que me digas que me querés... 

Y: dale, 'bola' (boludo), si sabés que te quiero una 'banda' (mucho)... lo que pasa que no te lo puedo decir delante de todos, sino cuando estamos solos... 

P: yo también te quiero...

Y: bueno, entonces espero que Luciano no se entere por vos, de nuestros encuentros y que los hagamos más seguidos...

Y abrazándolo, lo atraje hacia mí y levantándole un poco el mentón, le besé los labios. Primero suavemente y luego, cada vez, poniendo más énfasis. Así que terminamos dejando de nuestras respectivas lenguas, bailaran dentro de nuestras bocas. Y mientras esto pasaba, le metí mis dos manos, por debajo de la bermuda y de su boxer y le agarré las nalgas y se las masajeé. El Pela, no ofreció ningún tipo de resistencia y me dejó hacer. El también metió su mano en mi entrepierna y me agarró la pija por encima del pantalón y comenzó a masajearla, buscando la erección de la misma.

Mi idea era que el Pela me hiciera un 'pete' (felación) y hasta ahí. El sol estaba cayendo y pronto sería de noche y en la casa no había luz eléctrica. Con esa idea, me desabroché rápidamente mi pantalón, para que el Pela tuviera más libertad en sus manos. Lo único que tenía que hacer, era bajarme el pantalón y el slip y engullirse mi pija que ya estaba 'al palo' (erecta). Seguimos besándonos y franeleándonos. El Pela me pajeaba y yo le agarraba las nalgas con firmeza. En eso estábamos, cuando por demás de excitado, le metí un dedo en el agujero del culito del Pela... Y el Pela reaccionó.

Pela: nnn... no... no...

Yo: no querés?

P: no... digo sí... sí, sí, está bien... 

Y: es que estoy re caliente y vos me volvés loco... 

P: pero, y Luciano?

Y: qué tiene Luciano?

P: Luciano es tu pareja... 

Y: sí, boludo, ya sé, pero con Luciano tenemos un 'acuerdo muy especial'... nos damos permiso de 'encamarnos' (tener sexo) con otro, siempre que no haya sentimientos y sólo sea por calentura, entendés?

P: pero si vos me querés y yo te quiero, hay sentimientos... 

Y: ya sé 'bobi' (tonto), obvio que hay sentimientos... somos amigos no? Más que amigos! Amigos con derechos... Y Luciano, lo sabe, como yo sé que él siente cosas por Carlitos... El acuerdo es tener sexo sin sentimientos, con desconocidos, entendés? Con amigos, siempre vamos a tener sentimientos, aunque sea el de amistad. 

P: sí, pero seguro que no va a decir nada?

Y: pero no... qué va a decir? Además, yo no le pienso contar nada y vos tampoco, o sí?

P: bueno... está bien, pero acá no... vamos adentro...

Y: bueno... vamos...

El Pela me llevó hasta el segundo dormitorio donde estaban desarmados muchos muebles, entre ellos, la cama matrimonial de los abuelos. Sobre la pared, estaba apoyado el colchón de dos plazas. El Pela no me dio opción y quiso que lo ayudara para hacer un espacio entre todos los muebles y poder tirar el colchó en el suelo. Para un 'pete' tanto quilombo? Le dije que no hiciera tanto lío, que lo hacíamos de parado y listo! A lo que el Pela me contestó que no, porque quería hacerlo bien. Yo pensé: hacerlo bien? Tanto quilombo por un pete?  

Minuto a minuto, oscurecía cada vez más, pero todavía recibíamos el resplandor de los últimos rayos del sol. Después de colocar el colchón en el suelo, el Pela se sentó en él y me arrastró con él. Seguimos franeleándonos como lo estábamos haciendo afuera, en el jardín, nada más que ahora, acostados sobre el viejo colchón, estábamos mucho más cómodos. Obvio, que el Pela, dejó que lo desnudara mientras, el Pela, hacía otro tanto conmigo. Ahí fue cuando me 'cayó la ficha' (me di cuenta). El Pela no me iba a hacer un 'pete' como yo creía. El Pela quería que lo cogiera/follara...

Hacía bastante tiempo que no tenía sexo con el Pela. Saber que me lo iba a 'hacer' (coger/follar) hizo que mi pija se pusiera increíblemente dura y cabeceante.  Me encanta el Pela. Me gustan los adolescentes con nalgas bien redondeadas y paradas y así son las nalgas del Pela. El solo hecho de que nuestros cuerpos desnudos estuvieran en contacto hizo que nos sintiéramos transportados a un mundo mágico de placer. Y aunque el Pela, estaba lleno de dudas y temores, como si fuera la primera vez que lo penetraba, se dejó llevar y obediente y sumiso, nos entregamos a un tiempo de goce.

Después de haber estado 'transando' (caricias, besos, masturbaciones y felaciones) un buen rato, me acomodé lo mejor que pude entre las piernas del Pela y lo penetré. Despacio primero y con más énfasis después, hasta lograr un ritmo suave pero uniforme de penetración, sin apuros pero sin pausa y bastante despacio, cuidando que el dolor no estuviera presente y provocara en el Pela, una mala experiencia. El pibito me enloquece y quiero repetir estos encuentros, todas las veces que podamos. Finalmente, llené con mis acostumbrados hectolitros de leche, las cavidades semi vírgenes del Pela. Después, me dediqué a masturbarlo con mi mano y mi boca, hasta que eyaculó, abundantemente dentro de mi boca, semen que un poco tragué y otro poco, dejé escapar de mi boca, para caer sobre el vientre y el bajo vientre del Pela. Luego, terminamos abrazados en silencio. Yo hubiera querido extender ese momento de placer, pero la noche ya se cernía sobre nosotros y los dos teníamos que regresar. Así que nos limpiamos con una sábana que estaba cubriendo un mueble y decidimos regresar a nuestras respectivas casas, no sin antes, conseguir de parte del Pela, la aprobación de un nuevo y próximo encuentro. 






viernes, 14 de septiembre de 2018

La sangre y el río




LA NUEVA CASA VIEJA.

Bueno, finalmente la sangre, una vez más no llegó al río y la suerte me sigue acompañando. Aunque no todo es suerte. Algo así como '10% de inspiración y 90% de transpiración'. Pero como son varios los temas, los voy a tratar separadamente. Uno de los temas, es el alquiler de la nueva casa vieja y el otro tema, es el 'affaire' entre Ramiro y Emannuel JM, en el cual yo quedé en el medio, tipo invitado de piedra. Por suerte, todo salió bien.

Después de evaluar todas las posibilidades (irnos a vivir al departamento de la Agus -muy pequeño- o irnos a la casa del campo de mi viejo, -con un desembolso económico importante- o irnos a la casa de fin de semana de los Lucchessi -ídem a la casa de campo de mi viejo- o irnos a la casa de mi viejo -impensable para Luciano- o ir a la casa de la abuela del Pela, donde volví a verla, acompañado del Pela, y donde pasó, algo que no buscaba en ese momento pero bueno, la carne es débil... 

Al final nos decidimos. Trataríamos de llegar a un acuerdo con el propietario y 'puentear' (eludir) a los de la inmobiliaria y sino llegábamos a una solución, no nos quedaba otra opción, que volver al campo. Así que nos reunimos con el tipo, en la misma nueva casa vieja. Grande fue nuestra sorpresa, al ver que el viejito que vivía abajo, era el dueño. La segunda sorpresa fue cuando vimos que el tipo no tenía propuestas propias. La tercer sorpresa, fue cuando aceptó, rápidamente, llegar a un acuerdo.

Y al nuevo contrato, en pesos, decidimos que, si todo el mundo usaba el índice de inflación por qué nosotros, íbamos a ser diferentes? Así que de entrada, acordamos todo: a partir de este mes, pagaríamos en pesos y teniendo en cuenta la inflación del mes anterior -agosto- (4%). Es decir, de $ 5.100 que veníamos pagando, teníamos que pagar, $ 5.304 (muy lejos de los $ 11.400 que hubiéramos tenido que pagar si manteníamos al dólar como variable de aumento).

Me llamó la atención que el tipo aceptó todo lo que le proponíamos, sin decir 'mu' (protestar nada). Él no había llevado propuestas personales, así que en menos de una hora, habíamos resuelto un intríngulis, que a nosotros nos mantuvo ansiosos durante varios días. Todo muy raro pero también muy comprensible, para cualquier persona con un poco de sentido común. El dueño de la nueva casa vieja estaba muy conforme con nosotros y nosotros con la casa.

Además, el tipo corría el riesgo de que volvieran a pasar varios años hasta que pudiera alquilar la casa, como ya le había pasado. Así que supusimos que esa era la causa por la cual, el fulano, aceptó rápidamente nuestra propuesta. Estaba contento con nosotros porque parecía que la casa seguía deshabitada. Al trabajar, Luciano y yo, estamos ausentes casi todo el día y el tipo que es quisquilloso, huraño y solitario le agrada eso y tolera nuestras actividades en el poco tiempo que estamos en casa.

EMMANUEL JM.

Así que por el lado de la casa, todo resultó bien. Y por el otro lado, con el affaire entre Ramiro y Emmanuel JM, no me quedó otra opción que hablar con Emmanuel JM y contarle como venía la 'cosa'. Y a diferencia de lo que yo pensaba, reaccionó en forma totalmente opuesta, a lo que yo esperaba. Se puso más que contento, al saber la reacción de Ramiro y me explicó con 'pelos y señales' (detalladamente) que había hecho adrede absolutamente todo.

Y como yo no entendía nada, me explicó, más o menos lo que Ramiro me había contado, pero agregó que al principio lo hizo porque tenía 'rabia' (encono) contra Ramiro porque creía que su noviecito tenía un affaire con un chico vecino. Entonces, Emmanuel JM urdió ese plan. Comenzó a frecuentarme porque como era el 'nuevo' y gay y con una personalidad con aires de superioridad, sabía que lo discriminarían y lo aislarían. Pero el plan, se le fue de las manos.

Porque lo que comenzó como un plan inocente, y para darle celos a Ramiro, le contaba inventando situaciones inequívocas como ciertos roces y caricias que recibía de mi parte. Siempre narrándole todo con cierto aire de inocencia pero mucho de picardía, despertando en Ramiro, los celos lógicos. Pero, todo dio un giro inesperado, cuando Emmanuel JM se dio cuenta, que se había enamorado de mí. Fue en ese momento, cuando dejó de contarle a Ramiro de él, de mí y de lo que hacíamos.

Y para acentuar su acercamiento a mí, ideó lo de las clases extraescolares. Plan que le salió mal, cuando yo rechacé el ofrecimiento y se lo pasé a la Agus. Así y todo, Emmanuel mantuvo su plan original y le confesó a Ramiro, que yo era quien la daba esas clases de apoyo. Y que entre nosotros no pasaba 'nada' pero dejaba entrever que sí. Esa confesión, fue la frutilla del postre y la que encendió las alarmas de Ramiro y fue cuando me vino a ver y a contar lo que estaba pasando y sintiendo. 

Así que no tuve otra opción, que decirle a Emmanuel JM, que hablara urgentemente con Ramiro y que le aclarara que, entre nosotros, no había ningún tipo de relación amorosa y mucho menos, sexual. Que obviamente, me encantaba, que él sintiera algo por mí, pero al igual que hice con el Gonza, tuve que aclararle que lo que él sentía, quizás no fuera amor, sino algunas de las variantes de este sentimiento, ya que Emmanuel tampoco tenía una idea clara de lo que estaba sintiendo. 

También le pedí encarecidamente, que tuviera mucho cuidado con lo que decía, porque si bien entre nosotros, existía un sentimiento de afecto indefinido, no podíamos perder de vista, que aunque él se reconocía gay, todavía era menor de edad, y yo, su docente. Y que en caso de una denuncia, yo corría un riesgo bastante grande. Emmanuel JM me dijo que eso no iba a pasar y que se iba a encargar de hablar con Ramiro y contarle la verdad. Y así quedamos. Esta vez tampoco pasó nada. Pero temo que en cualquier momento pase 'algo'. Estos chicos (y chicas), tienen todas sus hormonas alborotadas y están tan sexuados como confundidos, que algunos quieren y no quieren, otros son o se hacen y otros, buscando nuevas experiencias, no le tienen asco a nada. Y mi ética, que si bien en este momento está muy sólida, supo de algunos altibajos y temo, que los vuelva a tener. Hoy por hoy, me siento un zorro dentro de un gallinero. Por ahora, el zorro se está portando bien, pero su instinto, está ahí, intacto...






jueves, 6 de septiembre de 2018

Malas mías





Esto de 'mala mía' es una expresión actual que se usa mucho acá (desconozco si en otros lugares) cuando uno asume la culpa de que algo salió mal. Y en este caso, tengo que asumir varios errores, que realmente cometí sin querer, pero bueno, son errores y me hago cargo. Uno de ellos es el económico. Como dice mi viejo, me faltó 'cintura' (habilidad) para darme cuenta que, cuando cerré el trato de pagar el alquiler de la nueva casa vieja, en dólares,  me estaba mandando una 'cagada' (error).

Quizás, él no lo hubiera cometido, debido a las cosas que le tocó vivir. Una de ellas, es la devaluación feroz de nuestra moneda. Porque cuando alquilamos la nueva casa vieja, allá por marzo, el dólar estaba a $ 17 y U$S 300 era la quinta parte de mi sueldo. Pero con la última devaluación, el dólar, subió a $ 40 y el futuro se nos pone negro, ya que tenemos que pagar de alquiler por la vieja casa nueva lo mismo que deberíamos pagar por un departamento grande y lujoso en una avenida cercana.

Pero, que se puede hacer? Tenemos dos salidas: una es hablar con el dueño y convenir un nuevo alquiler, teniendo en cuenta, otros parámetros (la relación sueldo/alquiler) o rescindir el contrato y buscar otra cosa. Pero esto de 'cambiar de caballo en medio del río' (cambiar de casa), no me tranquiliza nada, especialmente por todo el dinero que tenemos que desembolsar por la rescisión del contrato, más la mudanza, el anticipo que hay que pagar para alquilar otro lugar y muchos etcéteras.

Así que no sé qué vamos a hacer. Mientras tanto acá, las cosas siguen subiendo de precio y está todo muy caro. Todavía nos queda la opción de volvernos a la casa de campo pero también necesitaríamos bastante dinero para poder hacerlo, ya que además del dinero a gastar por la rescisión del contrato, gastaríamos mucho dinero en ponerle 'GNC' (Gas Natural Comprimido) a la Ecosport para que lo use como combustible, ya que acá, la nafta, también aumentó increíblemente.

Y es eso o gastar un 'platal' (mucho dinero) para desplazarnos en ómnibus. Porque con los aumentos  del combustible, el pasaje entre el pueblo y la ciudad aumentó muchísimo y va a aumentar más todavía si, como dicen, el gobierno le quita el subsidio al transporte. O sea que, como verán, las cosas se nos están complicando. Además. tenemos que tener en cuenta, nuestro desplazamiento entre el campo y el pueblo y de la estación de ómnibus a nuestro trabajo. Todo un quilombo.

Y en este orden de cosas, si bien la idea de que lo 'prepare' (ayude extraescolarmente) a Emmanuel José María (léase Emmanuel), fue buena, pasándole la 'changa' (trabajo temporario) a la Agus, porque le sirvió a la Agus, de incentivo, para salir del pozo depresivo. Pero, la otra 'mala mía' fue con Emmanuel. No sé, hice lo que hice con todo el ánimo de hacer lo mejor y resulta que ahora se me vuelve en contra todo como un 'búmerang'.

Desde que entró al colegio, a principios de año, Emmanuel se distinguió por algunas características especiales y no tanto por su orientación sexual. Emmanuel es gay, algo afeminado pero muy pedante y con aires de superioridad que el resto de los alumnos detestan. Pero, en general, es muy buen alumno y muy aplicado. También es buena persona hasta donde lo conozco. Especialmente, cuando a la tarde va al gabinete psicológico donde conversamos de todo y nos podemos conocer más

Y acá viene, lo extraño. Días pasados, me paró en la calle un chico que yo no conocía, de unos 18/19 años, semidiosito, que me preguntó si yo era 'fulano de tal' y cuando le dije que sí, me preguntó si tenía una ratito porque quería hablar conmigo. Le pregunté cuál era el motivo y me contestó que quería hablar de un amigo en común: Emmanuel. Y no sé que percibí en ese chico, que hizo que le dijera que sí y que fuéramos a un bar cercano. Mi radar gay algo detectó pero fue una señal débil.

La verdad que, aunque no lo conocía, sentí confianza en ese chico. Me dijo que se llamaba Ramiro y que era amigo de Emmanuel. Al principio fue demasiado tímido y estaba ansioso y nervioso, a tal extremo que le temblaban las mandíbulas y se mostraba, expectante y alerta a todo lo que pasaba a nuestro alrededor. Creo que se había arrepentido de haber ido y de poder, hubiera salido de allí huyendo. Pero, lo que lo inquietaba, era más fuerte e hizo que se quedara.

Al principio le costó hablar. Yo lo dejé hasta que se animara y me dijera lo que había ido a decirme. Finalmente, me dijo que era gay. Que era muy amigo de Emmanuel desde que eran chicos. Que lo quería mucho y que ese sentimiento era recíproco. Y que al principio, eran amigos 'íntimos' (con derechos) y ahora, novios. Qué se gustaban y se querían y que esperaba que Emmanuel terminara la secundaria, para irse a vivir juntos, como era el deseo de ambos.

Me confirmó que él (Ramiro) estaba algo preocupado por Emmanuel y por la relación que tenían. Más que nada porque el mismo Emmanuel le había dicho que yo soy gay o bi y que yo le gustaba mucho. Al principio no le dio importancia a esa confesión, aunque sintió celos. Y con el paso del tiempo, Emmanuel no hacia otra cosa que hablar de mí y de nuestros encuentros en el gabinete por la tarde. Y ahora, le había dicho que iba a ir a mi casa para que le diera apoyo extraescolar en inglés.

Ramiro creía que Emmanuel y yo estábamos 'saliendo' porque fue el mismo Emmanuel, quien le dijo que quería interrumpir el noviazgo. Todo apuntaba a que me lo estaba 'haciendo' (teniendo sexo) a Emmanuel. Le aclaré a Ramiro, que Emmanuel era un excelente chico, tanto como persona y como alumno y que si bien pasaba gran parte del día conmigo, solamente éramos amigos y no teníamos otra relación más que la de docente-alumno. No pasaba otras cosas y mucho menos relacionarme afectiva y sexualmente con él, tener sexo o algo por el estilo. Argumenté que Emmanuel era menor de edad y que me podía meter en serios problemas de tener algún otro tipo de relación, que no fuera la del docente-alumno. Y así seguí durante muchos minutos. Pero mis argumentos no sirvieron de mucho, ya que Ramiro, me dijo que yo era un lindo 'tipo' y que podía conseguir muchos chicos y lo que él únicamente me pedía, era que no me aprovechara de Emmanuel y lo desalentara en seguir adelante en la relación que tenía conmigo y todo eso. No hubo dios que lo convenciera de que, entre Emmanuel y yo, no pasaba nada. Y con esa convicción se fue dejándome un amargo sabor en la boca. La primera vez que tengo una relación amistosa no sexual con un pibito y no me creen! Si es para no creer!