jueves, 20 de septiembre de 2018

Acuerdo muy especial





Una de las variantes que contemplamos, antes de llegar a un acuerdo, con el dueño de la casa por el pago del alquiler, fue además de todas las elucubraciones que hicimos, también sopesamos en su momento, la posibilidad de mudarnos a la casa que tiene el padre del Pela en el barrio y que a cambio de reciclarla en lo que podíamos, nos dejaba la casa sin pagar alquiler. Sólo teníamos que afrontar el costo de los servicios que usáramos. Y debido a que, para reciclar la casa, hay que hacer un desembolso de dinero más que importante, decidimos no embarcarnos en ese proyecto.

Pero, cuando el alquiler de la nueva casa vieja, debido a la alta cotización del dólar, subió a casi $ 12.000, tuvimos que volver a contemplar esa posibilidad. Así que el Pela, consiguió de nuevo, la llave de la casa de los abuelos, porque yo la quería volver a ver. Así fue, que una tarde, que terminé de trabajar temprano, pasé por la casa del Pela y juntos fuimos a la casa de los abuelos. Apenas entramos, volví a sentir la misma desazón de la primera vez. A esa casa, hay que hacerle muchos arreglos para hacerla medianamente habitable.

Primero de todo, limpieza profunda. Después, picar y revocar algunas paredes que están muy deterioradas. Pintar exterior e interiormente las paredes y las aberturas. Y reparar algunas cosas que están dañadas o que están feas, por la antigüedad de la misma casa o por el uso o por lo que fuera. Ejemplo: los sanitarios del baño y las alacenas de la cocina. Nada de otro mundo, pero todo implica gastos. Tiene de ventaja, un dormitorio en suite, que sería para la Agus. Tiene otra ventaja: dos dormitorios más y un baño. Y hay una tercer ventaja: hay lugar para guardar dos autos.

Estaba como para pensarlo. Las dudas me carcomían. Tiene un plus extra, que ni cuando vivíamos en el pueblo, lo teníamos. Un enorme jardín atrás, con árboles frutales (naranjo, limonero y mandarino). También hay rosales, 'malvones' (geranios), jazmineros, hortensias, otras plantas de flores y una enorme enredadera que cubre toda la pared del fondo, la que da con el vecino. Eso, bien cuidado, debe semejarse al paraíso. Incluso, hay lugar (porque no tiene) para hacer un enorme parrillero para hacer asados. Realmente, en su época de apogeo, ese jardín debe haber sido muy hermoso...

El Pela estaba agachado entre medio del yuyaje que cubría casi todo y miraba atentamente algo que había levantado del suelo. Yo, pensando en voz alta, dije: hermoso, muy hermoso... El Pela me miró e inmediatamente me preguntó si se lo decía a él. Y se vino a mi lado. No tuve más remedio que mentirle. Estaba pensando en el jardín, cuando era jardín y no en él precisamente, pero estos gaycitos de ahora, son tan sensibles y narcisistas, que viven del halago y de los elogios. Y el Pela, es uno de ellos. Así que desarrollamos un diálogo más o menos de este tenor.

Yo: y sí, no se lo voy a decir al vecino de al lado...

Pela: yo te gusto?

Y: no, boludo, todas las veces que salimos, fue porque Carlitos me obligó porque él se quería encamar con Luciano... Claro que me gustás! Más que gustar, te quiero, pende...

P: jijijiji... Me encanta que me digas que me querés... 

Y: dale, 'bola' (boludo), si sabés que te quiero una 'banda' (mucho)... lo que pasa que no te lo puedo decir delante de todos, sino cuando estamos solos... 

P: yo también te quiero...

Y: bueno, entonces espero que Luciano no se entere por vos, de nuestros encuentros y que los hagamos más seguidos...

Y abrazándolo, lo atraje hacia mí y levantándole un poco el mentón, le besé los labios. Primero suavemente y luego, cada vez, poniendo más énfasis. Así que terminamos dejando de nuestras respectivas lenguas, bailaran dentro de nuestras bocas. Y mientras esto pasaba, le metí mis dos manos, por debajo de la bermuda y de su boxer y le agarré las nalgas y se las masajeé. El Pela, no ofreció ningún tipo de resistencia y me dejó hacer. El también metió su mano en mi entrepierna y me agarró la pija por encima del pantalón y comenzó a masajearla, buscando la erección de la misma.

Mi idea era que el Pela me hiciera un 'pete' (felación) y hasta ahí. El sol estaba cayendo y pronto sería de noche y en la casa no había luz eléctrica. Con esa idea, me desabroché rápidamente mi pantalón, para que el Pela tuviera más libertad en sus manos. Lo único que tenía que hacer, era bajarme el pantalón y el slip y engullirse mi pija que ya estaba 'al palo' (erecta). Seguimos besándonos y franeleándonos. El Pela me pajeaba y yo le agarraba las nalgas con firmeza. En eso estábamos, cuando por demás de excitado, le metí un dedo en el agujero del culito del Pela... Y el Pela reaccionó.

Pela: nnn... no... no...

Yo: no querés?

P: no... digo sí... sí, sí, está bien... 

Y: es que estoy re caliente y vos me volvés loco... 

P: pero, y Luciano?

Y: qué tiene Luciano?

P: Luciano es tu pareja... 

Y: sí, boludo, ya sé, pero con Luciano tenemos un 'acuerdo muy especial'... nos damos permiso de 'encamarnos' (tener sexo) con otro, siempre que no haya sentimientos y sólo sea por calentura, entendés?

P: pero si vos me querés y yo te quiero, hay sentimientos... 

Y: ya sé 'bobi' (tonto), obvio que hay sentimientos... somos amigos no? Más que amigos! Amigos con derechos... Y Luciano, lo sabe, como yo sé que él siente cosas por Carlitos... El acuerdo es tener sexo sin sentimientos, con desconocidos, entendés? Con amigos, siempre vamos a tener sentimientos, aunque sea el de amistad. 

P: sí, pero seguro que no va a decir nada?

Y: pero no... qué va a decir? Además, yo no le pienso contar nada y vos tampoco, o sí?

P: bueno... está bien, pero acá no... vamos adentro...

Y: bueno... vamos...

El Pela me llevó hasta el segundo dormitorio donde estaban desarmados muchos muebles, entre ellos, la cama matrimonial de los abuelos. Sobre la pared, estaba apoyado el colchón de dos plazas. El Pela no me dio opción y quiso que lo ayudara para hacer un espacio entre todos los muebles y poder tirar el colchó en el suelo. Para un 'pete' tanto quilombo? Le dije que no hiciera tanto lío, que lo hacíamos de parado y listo! A lo que el Pela me contestó que no, porque quería hacerlo bien. Yo pensé: hacerlo bien? Tanto quilombo por un pete?  

Minuto a minuto, oscurecía cada vez más, pero todavía recibíamos el resplandor de los últimos rayos del sol. Después de colocar el colchón en el suelo, el Pela se sentó en él y me arrastró con él. Seguimos franeleándonos como lo estábamos haciendo afuera, en el jardín, nada más que ahora, acostados sobre el viejo colchón, estábamos mucho más cómodos. Obvio, que el Pela, dejó que lo desnudara mientras, el Pela, hacía otro tanto conmigo. Ahí fue cuando me 'cayó la ficha' (me di cuenta). El Pela no me iba a hacer un 'pete' como yo creía. El Pela quería que lo cogiera/follara...

Hacía bastante tiempo que no tenía sexo con el Pela. Saber que me lo iba a 'hacer' (coger/follar) hizo que mi pija se pusiera increíblemente dura y cabeceante.  Me encanta el Pela. Me gustan los adolescentes con nalgas bien redondeadas y paradas y así son las nalgas del Pela. El solo hecho de que nuestros cuerpos desnudos estuvieran en contacto hizo que nos sintiéramos transportados a un mundo mágico de placer. Y aunque el Pela, estaba lleno de dudas y temores, como si fuera la primera vez que lo penetraba, se dejó llevar y obediente y sumiso, nos entregamos a un tiempo de goce.

Después de haber estado 'transando' (caricias, besos, masturbaciones y felaciones) un buen rato, me acomodé lo mejor que pude entre las piernas del Pela y lo penetré. Despacio primero y con más énfasis después, hasta lograr un ritmo suave pero uniforme de penetración, sin apuros pero sin pausa y bastante despacio, cuidando que el dolor no estuviera presente y provocara en el Pela, una mala experiencia. El pibito me enloquece y quiero repetir estos encuentros, todas las veces que podamos. Finalmente, llené con mis acostumbrados hectolitros de leche, las cavidades semi vírgenes del Pela. Después, me dediqué a masturbarlo con mi mano y mi boca, hasta que eyaculó, abundantemente dentro de mi boca, semen que un poco tragué y otro poco, dejé escapar de mi boca, para caer sobre el vientre y el bajo vientre del Pela. Luego, terminamos abrazados en silencio. Yo hubiera querido extender ese momento de placer, pero la noche ya se cernía sobre nosotros y los dos teníamos que regresar. Así que nos limpiamos con una sábana que estaba cubriendo un mueble y decidimos regresar a nuestras respectivas casas, no sin antes, conseguir de parte del Pela, la aprobación de un nuevo y próximo encuentro. 






6 comentarios:

  1. ¡Luckitas malo!
    Antes de leer el post leí lo que escribiste de la primavera, la fiesta de cumple de Luciano y todo eso del amor. Pero claro, el Pela está más bueno que el pan y aunque sólo querías un pequeño pete, así sin sentimiento, excluyendo la amistad, pues al final acabó todo en un pequeño polvo sin importancia (qué ojalá se repita pronto). Menos mal, que además de mucho amor por Luciano (feliz cumpleaños, por cierto), tienes con él un pacto que se estira y estira como la masa de la pizza. En fin, si los sentimientos de todos están a salvo, el sexo está muy bien, ¿no?
    Disfruta del fin de semana ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, ALUCINAITO, no seas vos el malo! Amo a Luciano por sobre todas las cosas pero también a mi prójimo (léase Pela, Colo, Carlitos y cualquier otro 'diosito') como a mí mismo! Jaaaaa...

      Besos!

      Eliminar
  2. Ya sabes que te envidio. Espero que todo te vaya bien con ese chico y que no interfiera en tu relación con Luciano.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JOSEP: amo a Luciano y sé que él me ama. Tenemos un acuerdo para que nada ni nadie interfiera en nuestra relación. Sé que es como jugar con fuego, pero mientras no nos quememos, está todo bien... Jeeeee...

      Besos!

      Eliminar
  3. Hola Lu, donde esta escrito que solo se puede amar a una persona???
    No lo entiendo. Yo siempre ame a mas de un chico y salvo en una sola ocacion que dos se pelearon por mi en la calle y tuve que poner orden no paso a mayores. Les explique que nadie es dueño de una persona y por lo tanto no tiene exclusividad sobre ella y que yo los queria a los dos por igual.
    Eso ahora se soluciono con la tecnologia, cuando alguien quiere venir manda mensaje preguntandome si estoy disponible .
    Abrazo Lu.
    Arman.

    ResponderEliminar
  4. No está escrito en ningún lado, eso de tener que amar a una sola persona, ARMAN, de ahí que vengo postulando y defendiendo a capa y espada mi 'poliamoría'. Pero, entiendo a aquel que no comparte esta idea. No es fácil, digerir, que la persona que amamos, en ese momento, está encamado con otro mientras nosotros miramos televisión. Algo así como un 'cornudo consciente'.

    Disiento con vos, en eso de que lo quieres a los dos por igual. Yo creo que los niveles del amor son tantos que nos resulta imposible identificarlos, pero iguales, nunca lo serán.

    Te lo digo, porque amo a muchos 'diositos' pero a no todos por igual. Algo así como esa situación que plantea que en un naufragio, debes salvar a uno de todos los chicos que decís que amás por igual. Sólo a uno. El elegido será porque lo amas más que al resto.

    En cuanto a la tecnología, lo solucionó por ese lado que describes, pero si tienes y convives con una pareja estable, la tecnología no te ayuda en nada por más que te pregunten si estás disponible.

    Besos!

    ResponderEliminar