sábado, 15 de junio de 2019

1 de junio: 13 horas (1 pm)





Recién a la 1 de la tarde del sábado, mi alma volvió a mi cuerpo. Arquímedes decía que le den un punto de apoyo y que con una palanca podía mover el mundo. Y tenía razón, nada más que en la Argentina del siglo XXI, el 'punto de apoyo' viene a ser una buena cantidad de dinero que destinado a algún fulano en especial, aplica su 'palanca' (influencia) y con eso mueve el mundo. No debería ser así, pero, es. No me equivoqué con el 'don'. Lástima que está muerto. Pero el viejo Lucchessi, desde Buenos Aires, cuando lo anoticiaron que podía haber pasado, hizo un par de llamados y 'voilá'...

El viejo Lucchessi presionó algún punto neurálgico y todo, un enorme engranaje de gente interesada, entre federales y gendarmes, se comenzó a mover. El viejo Lucchessi manejaba los hilos desde Buenos Aires y los títeres (léase policías) a más de 300 km de distancia, se movían al son de la música que hacía sonar el viejo. Por favor, y yo me vengo a 'empomar' (coger/follar) a la hija, cuando sé que los Lucchessi odian a los gays... Pero, a Dios que no se le ve la vara pero igual castiga, le mandó el único hijo varón y su único sobrino varón bien 'trolos' (gays).

Y la única hija mujer que tiene, se enamoró perdidamente, nada más y nada menos, de un gay (o no tanto) que le embarazó a la hija y no una, sino dos veces, y que gracias a mí, la Vida le va a dar el primer nieto o nieta... En fin... Sigo con lo 'otro'... En gendarmería, reconocieron que hubo varios 'procedimientos' en el que intervinieron conjuntamente con la policía 'federal' y que probablemente, los chicos que buscábamos estaban demorados en las instalaciones de la 'federal'. Pero no tenían otras precisiones y que teníamos que ir a 'tal' lugar, para obtener esa información.

Eso parecía 'el cuento de la buena pipa'. Era algo de nunca acabar, pero algo más de esperanza había. Al menos, si los detenidos eran el Pipi y Luciano, estaban vivos y eso, no era moco de pavo. En el edificio de la policía 'federal' nos hicieron dejar nuestros datos y los documentos y nos condujeron a una sala de espera, donde no había nadie. Solo un pequeño mostrador y un escritorio y varias sillas. Pero no había más nada. O sí, en un ángulo de ese salón, una cámara de video grababa todos nuestros movimientos. Seguramente, también escuchaban lo que decíamos, así que dejamos de hablar.

Un rato más tarde, entró un fulano vestido de civil y le dijo al abogado que fuera con él, mientras nosotros, seguíamos esperando ahí. Como sospechábamos que además de vernos también nos escuchaban, quisimos usar el whatsapp para poder hablar entre nosotros, enviándonos mensajes de 'wsp'. Pero, esa habitación no nos dejaba tener señal de internet ni de nada. con razón ns habían dejado el celular! Ahí adentro no servía para nasa! Para jugar algunos jueguitos pero para nada más. Qué garrón! Esos de la Federal, tienen la cara de boludos, pero no son boludos... En fin...

Al cabo de una hora más o menos, volvió el abogado del viejo Lucchessi y le dijo al Enzo que lo acompañara, mientras nosotros tuvimos que seguir esperando en ese lugar. En ese momento, me tranquilicé. Si habían llamado al Enzo era porque es el hermano de Luciano y seguramente, querían corroborar datos de identidad y otros datos que solamente él podía darles y todas esas cosas. Por suerte, el Enzo, cumplió ya los 18 años y es mayor de edad, porque sino, no hubiera podido hacer nada y nos tendríamos que haber 'fumado' (soportado) a la vieja loca de la madre.

Bah, me imaginaba que era para algo de eso. Nuestro diálogo había caído en un pozo. La hora pasaba y nosotros seguíamos ahí. En eso, se abrió la puerta y entró otro tipo de civil, que nos dijo que saliéramos y nos condujo a la oficina del jefe de la Federal. Ahí estaba el Pipi, Luciano, el Enzo y el abogado del viejo Lucchessi parados frente a un escritorio, donde había otro tipo, vestido de uniforme y dos tipos más que lo flanqueaban, parados, vestidos de civil. Cuando nos acercamos al grupo, el de uniforme, que parecía ser el jefe, nos miró distraídamente y al instante, lo reconocí!

Un escalofrío, grande, intenso y profundo, me recorrió todo el cuerpo, desde la nuca hasta los pies! Richard! El tipo me miró, absorto y asombrado, como buscando en su memoria quién era yo y de dónde me conocía. Me dí cuenta, que el tipo me reconoció pero no dijo nada. Y como no dijo nada, yo tampoco dije nada. El abogado de los Lucchessi dijo que ya estaba todo arreglado y que nos podíamos ir. Que había sido todo un malentendido y que se alegraba de que se hubiera podido solucionar todo. Así salimos rápidamente. De reojo volví a mirar a Richard y por la cara de asombro, me di cuenta, que recordó quién era yo. Ya en la calle, abracé fuerte a Luciano y nos besamos como nunca. Ahí, el boludo, que había aguantado haciéndose el machito, se puso a llorar y nos hizo lagrimear a todos. Y cuando le pregunté al abogado si nos podía decir que era lo que había pasado, mirando al Enzo y sin que el Enzo se diera cuenta, nos dijo que el Pipi y Luciano ya nos iban a contar. Y bueh, era cosa de tener paciencia... El mal trago ya había terminado...





8 comentarios:

  1. Y si, toda un relato; asi quién no comienza a parir patillas. Es muy curioso como este tipo de situaciones tienden a perseguirte.

    La vida le gusta buscarte regalitos para pasar tu dia, "bueno ya le dimos pendejitos ahora demosle esto como bonus" jaja

    Pero bueno todo salio bien, y tengo mucha curiosidad sobre que fue lo que paso en si.

    Como siempre cuidate y te manda un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es DANIEL, la Vida sigue deparándome sorpresas de todas las formas y tamaños casi todos los días de mi vida. Pero no creo que me haya elegido a mí especialmente. Creo que la Vida sorprende a todos, lo que pasa, es que algunos la vivimos con más intensidad que otros.

      La Vida es una especie de película o de obra de teatro, donde cada uno toma el rol que prefiere. No a todos les gusta ser protagonistas de sus vidas y no le ponen la impronta y la 'pimienta' necesaria para la que la vida sea más o menos interesante.

      De allí que hay vidas intensas y otras no tanto y algunas simplemente, son una sucesión de eventos insulsos y aburridos. Pero, esa impronta la da cada uno, por eso el título del blog y lo que me viene definiendo desde que era chico y que estoy plenamente convencido que cada uno es el arquitecto de su propio destino.

      Besos!

      Eliminar
  2. Anónimo18/6/19 0:51

    Ademas de contarnos q sucedio.....refrescanos quien es Richard ? Abrazos Charlieindio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acá te dejo CHARLIEINDIO, el enlace de la primera entrada (son varias también) en la que hablé de Richard... https://yo-soy-el-arquitecto-de-mi-destino.blogspot.com/2019/03/cosas-que-pasan-1.html

      Son estas vueltas que da la Vida, la que me llama la atención. Este mundo es un pañuelo o como decía no me acuerdo quién, todo tiene que ver con todo... Jaaaaaa...

      Besos!

      Eliminar
  3. Tan de confianza es el abogado este que la comiste la boca a Luciano frente a él, o simplemente fue un moco por la falta de sueño y... demás circunstancias? Ja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quise comentar antes de dudar si postear y ahora sí confirmé quien pedo es Richard. Huh. Tantas cosas de tu vida son tan de película que sin ninguna ironía me pregunto si pensas contactarlo por curiosidad y/o conveniencia, jajaja

      Eliminar
    2. Si hubiera sido el viejo Lucchessi con todo lo homófobo que es, no sé si me hubiera animado a besarlo a Luciano, delante de él. Ya bastante tuvo cuando fuimos a cenar un día a la casa y terminó todo en un tole-tole que hizo que la Agus se viniera a vivir con nosotros (Luciano y yo).

      Pero este abogado trabaja para los Lucchessi. No es uno de los socios de la firma, es un tipo relativamente joven y cuando le explicamos que estaba pasando con la desaparición de Luciano y el Pipi, así como le blanqueé el 'tema' del Pipi, le tuve que blanquear también, por qué era yo, el que estaba tan interesado en Luciano y tuve que darle detalles de la personalidad de Luciano, que ni el Enzi conocía.

      Así el abogado del bufete de los Lucchessi, supo que éramos una pareja gay y de ahí que cuando, liberaron a Luciano, lo besé en la boca sin miramientos de ningún tipo y sin tampoco pensar que estaba el Enzi presente, ya que a Luciano no le gustan mis muestras de afecto frente a los suyos, a sus amigos y al resto de la gente que lo conoce y que no lo conoce en ese orden... En síntesis, no le gusta que me muestre afectuoso con él si hay testigos conocidos o no... Jaaaaaaa...

      Besos!

      Eliminar
  4. Todo va bien cuando acaba bien. Me ha alegrado mucho que pudierais besaros y llorar juntos.

    Los que tenemos mucha más edad que tú sabemos que esas cosas, como encontrarte a Richard donde menos esperabas, pasan, que nos encontramos a quien menos esperamos en el sitio más insólito. Me han pasado cosas sorprendentes. Recuerdo una ocasión en que me quedé muy descolocado. Algún día os la contaré en mi blog.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar